sábado 24, septiembre 2022
spot_img

Israel ha tratado a más de 2.000 heridos sirios en tres años

Safed (Israel) / Majdal Shams (Altos del Golán), 27 mar (Sputnik). – Fares tiene 24 años y es de una zona rural cercana a Damasco, la capital de Siria. Explica que es agricultor y que pisó una bomba sin explotar que le provocó graves heridas en una pierna.

«Los chicos del Ejército Sirio Libre (ESL) me llevaron hasta la frontera» con Israel, cuenta Fares en su cama en el hospital Ziv de la localidad de Safed, en el norte de Israel.

En la misma habitación, custodiada por soldados israelíes, hay otros dos hombres sirios ingresados. A los tres los ha operado el doctor Alexander Lerner, jefe del departamento de Ortopedia del centro médico.

«Fares tiene una gran pérdida de hueso, unos 20 cm. Le hemos hecho un trasplante y creo que es posible que se recupere», explica el médico.

Fares lleva ingresado un mes. Al principio se sentía «en un lugar extraño» -Israel y Siria son enemigos-, pero ahora asegura sentirse «cómodo».

No obstante, prefiere no revelar su apellido por miedo a represalias contra él cuando regrese a su casa o contra su familia, de la que dice haber perdido la pista.

Afirma que no es combatiente de ninguno de los grupos rebeldes que se enfrentan al régimen del presidente sirio, Bashar el Asad, pero ciertas inconsistencias en su relato hacen pensar todo lo contrario.

En el hospital nadie habla de su identidad ni la de ningún paciente sirio. Probablemente, el Ejército israelí, que lo evacuó, tenga más datos, pero no son relevantes, ya que Israel ofrece tratamiento médico, desde hace tres años, a heridos sirios sin tener en cuenta si son civiles o combatientes.

«Seguimos una política profesional médica. Si alguien necesita que lo atendamos, lo hacemos. No escaneamos a la gente que requiere asistencia médica», indica el portavoz del Ejército israelí, Peter Lerner.

«Hay mujeres, niños, hombres y personas que han participado en combates», señala el portavoz militar.

«La zona al otro lado de la frontera está extremadamente mermada, hay pocos médicos, casi no quedan instalaciones sanitarias», dice Lerner.

El Ejército no niega que entre los heridos que curan los médicos israelíes haya combatientes del Frente al Nusra (filial de Al Qaeda en Siria) y de un grupo afiliado al Daesh (acrónimo en árabe del Estado Islámico (EI), grupo considerado terrorista por muchos países, entre ellos Rusia).

«No voy a especular sobre si hay miembros del EI y Al Nusra. Si alguien viene a la valla de la frontera sin piernas, como ser humano, no lo puedes dejar desangrándose hasta que se muera», recalca Lerner.

Él mismo explica que el 80% del territorio sirio que colinda con la frontera israelí está en manos de Al Nusra y «los últimos 10 kilómetros, más al sur, están controlados por las Brigadas Shuhada al Yarmuk (Mártires de Yarmuk), leales al EI».

La frontera entre Israel y Siria se encuentra en los Altos del Golán, territorio sirio mayoritariamente ocupado por Israel desde 1967 y anexionado desde 1981.

Entre ambos lados de la frontera existe una zona tapón que limita con la línea del armisticio de 1974 que firmaron los dos países.

Durante la guerra, más de 100.000 sirios -la mayoría árabes drusos y también circasianos- huyeron o fueron expulsados de sus tierras. Israel nunca permitió que regresaran.

En la guerra de 1973, Siria reconquistó una gran parte del sur del Golán, pero finalmente, el Ejército israelí lo recuperó. Israel destruyó diversas aldeas sirias en el Golán y construyó colonias judías.

Casi todos los sirios del Golán tienen familia en el otro lado de la frontera y sufren la guerra a nivel emocional. Desde los pueblos drusos de la zona ocupada por Israel se han oído las explosiones de las bombas y se han divisado columnas de humo negro en edificios durante toda la guerra.

En el último mes la situación se ha tranquilizado mucho, probablemente por la influencia del cese de hostilidades pactado entre el régimen sirio y los rebeldes, aunque el Frente al Nusra y el Daesh no están incluidos en la tregua.

No obstante, los heridos sirios siguen llegando a Israel. El Ejército no revela el sistema por el que los evacúa. «No quiero especificar cómo se lleva a cabo la entrada de heridos porque es un canal que queremos mantener, pero se trata más bien de un acuerdo entre caballeros», aclara el portavoz del Ejército israelí.

En los hospitales de Israel se ha atendido a más de 2.000 sirios en tres años. Médicos y personal sanitario de las fuerzas israelíes reciben a los heridos en la frontera y deciden dónde trasladarlos.

A veces llegan con notas escritas a mano en un trozo de papel por los médicos que los han atendido en Siria.

Algunos tienen las piernas o los brazos destrozados y parece que no podrán recuperarse nunca, pero casi todos sobreviven.

El doctor Lerner enseña fotos de heridas terribles, de cuerpos mutilados de niños, mujeres y hombres. Él y su equipo hacen milagros, reconstruyen extremidades.

Tienen experiencia en este tipo de heridas por los atentados sufridos en Israel y la atención a soldados heridos.

En el hospital Ziv han recibido tratamiento médico -por valor de unos 15.000 dólares por paciente- más de 600 sirios desde diciembre del 2013. Nueve de ellos murieron, los demás sobrevivieron y el Ejército israelí los dejó en la frontera para que regresaran a Siria.

Los militares alegan que solo un herido pidió no regresar a Siria y se le pudo mandar a Jordania. «A los sirios llevan muchos años diciéndoles que somos el archi-enemigo, nadie ha pedido nunca quedarse en Israel», alega Peter Lerner.

Israel y Siria están aún en guerra, aunque no sea abierta. Muchos de los heridos, que llegan inconscientes, sienten pánico cuando se despiertan en un hospital israelí.

Pero en la asociación pro-derechos humanos Al Marsad, de los Altos del Golán, aseguran que muchos sirios estarían dispuestos a quedarse como refugiados en Israel y recriminan que este país no acoja a sirios que huyen de la guerra.

«¿Por qué Israel es el único país vecino de Siria que no alberga refugiados? Está muy bien que dé tratamiento médico a los que lo necesitan, pero luego los devuelve a la guerra», indica Nizar Ayub, director de Al Marsad, con sede en la localidad de Majdal Shams.

«Según la ley internacional y las convenciones que ha firmado, Israel está obligado a aceptar refugiados sirios, aunque esté en guerra con Siria, pero en cambio, está devolviendo niños a la guerra», denuncia Ayub.

«Cuando empezó la guerra, Israel declaró que tenía campos de refugiados preparados para albergar a sirios, pero nunca lo hizo», dice el director de Al Marsad.

«Israel tiene dos opciones: o crear zonas seguras para civiles dentro de Siria y protegerlas o aceptarlos como refugiados. Es un deber de todos los Estados», añade Ayub.

Salman Fakhr Eddin, miembro de Al Marsad, lamenta que a los heridos se los devuelva a Siria sin haberles hecho una rehabilitación.

En algunos casos, las prótesis necesarias se han pagado con donaciones particulares o de ONGs, en otras, con los impuestos de los israelíes.

Otra de las críticas de Al Marsad es que a los combatientes que se da asistencia médica, se los devuelve a Siria aunque pertenezcan a grupos yihadistas como el Frente Al Nusra y el Daesh.

«Israel tendría que mantenerlos en custodia y no dejar que vuelvan a Siria a cometer actos terroristas», señalan Ayub y Eddin.

La evacuación y tratamiento de presuntos combatientes de grupos rebeldes heridos, y sobre todo, de posibles yihadistas, despierta rechazo en muchos drusos del Golán.

La mayoría de ellos estaba a favor de Asad cuando empezó la guerra, pero con el tiempo, la población se ha dividido entre partidarios del régimen y de la oposición.

Todos coinciden, no obstante, en el rechazo hacia los yihadistas, especialmente Daesh, según indican desde Al Marsad.

En junio del 2015, una turba atacó a una ambulancia custodiada por el Ejército israelí que trasladaba a dos sirios heridos de bala en las piernas.

Los asaltantes creían que eran yihadistas, hecho que nunca se confirmó. Mataron a uno de los heridos y dejaron en estado grave al otro. Varias personas fueron arrestadas y un hombre y una mujer fueron procesados. (Sputnik)

Más noticias

1 COMENTARIO

  1. Cuántos heridos atendió la Caja Costarricense gratuitamente durante los ataques terroristas de USA contra el pueblo de Nicaragua durante los años 1979-1990???

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias