lunes 26, septiembre 2022
spot_img

Sentencia de empresario argentino cómplice de la dictadura es paradigmática

Buenos Aires, 29 mar (Sputnik). – La condena de un empresario argentino a 12 años de prisión por persecución, detención ilegal y torturas contra uno de sus trabajadores durante la última dictadura (1976-1983) constituye un símbolo por ser la primera en su tipo, dijo a Sputnik Nóvosti el abogado querellante Óscar Rodríguez.

«Es una sentencia paradigmática que marca una profundidad democrática», celebró Rodríguez.

Marcos Levín, uno de los empresarios más importantes de la norteña provincia de Salta, fue condenado el lunes por los delitos de privación ilegal de la libertad y tormentos agravados del trabajador y sindicalista Víctor Cobos.

«Estamos con una alegría inmensa no solo porque se hizo justicia, sino porque es la primera causa del país de este tipo; es simbólica», subrayó Rodríguez.

Levín era el dueño de la principal compañía de autobuses de Salta, La Veloz del Norte, cuando Cobos, que ingresó a la compañía en 1972, fue nombrado delegado sindical de los trabajadores y pasó a formar parte de la comisión directiva de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

El juicio probó que la UTA «era un objetivo prioritario para las fuerzas militares de la época, según consta en los anexos del Plan Sistemático del Gobierno de facto».

Cobos fue arrestado el 22 de enero de 1977, acusado de una supuesta estafa a la empresa.

Detenido por el subcomisario y también empleado de La Veloz del Norte, Víctor Hugo Bocos, y por el jefe policial Víctor Hugo Almirón, Cobos fue trasladado a la comisaría cuarta de Salta.

Allí fue torturado durante días y obligado a firmar una declaración en la que acusaba a sus compañeros y aceptaba el robo a la empresa, tras lo que fue derivado a un penal de la provincia y liberado tres meses después.

Pese a la condena del Tribunal Oral Federal de Salta, Levín no irá a prisión por el momento.

El empresario «estuvo en libertad durante el juicio, así que al haberse presentado en juicio, tiene derecho a seguir en libertad hasta que quede firme la sentencia», lamentó el abogado Rodríguez.

Se prevé que la defensa apele el fallo ante la Cámara de Casación.

En caso de que este tribunal de segunda instancia confirme la condena, los abogados de la víctima pedirán la encarcelación efectiva.

«Que se condene en Salta a un empresario tan fuerte significa el desembarco de lo que, pretendemos, sea el juzgamiento del poder económico», añadió el jurista.

Para Rodríguez, la justicia argentina ha progresado pues no se limita a «la repetición de juzgar a policías de segunda o tercera responsabilidad, sin que llega al empresariado, donde empezamos a discutir en serio y la justicia se revela importante», estimó.

El tribunal condenó también a Bocos y a Almirón a 12 años de reclusión, mientras el expolicía Enrique Cardozo recibió una pena de ocho años de prisión por ser el ejecutor de las torturas a Cobos.

Para el fiscal Francisco Snopek este «es un caso paradigmático de represión militar con participación empresarial», ya que Levín y fuerzas de seguridad realizaron «maniobras ilegales para que la actividad sindical no existiera más».

A casi 10 años del primer juicio por delitos lesa humanidad, tras la derogación en 2005 de las leyes de impunidad que protegían a los responsables de la dictadura, más de 2.300 personas han sido imputadas hasta el momento, 669 han sido condenadas y 62 han sido absueltas. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias