domingo 2, octubre 2022
spot_img

Colombia dejó a Estados Unidos sin sus terceros JJ.OO. en los últimos 12 años

Houston (EE.UU.), 30 mar (EFE).- El fútbol de Estados Unidos vivió una jornada agridulce después de ver como la primera selección goleaba 4-0 a la de Guatemala en eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018, pero la Sub-23 perdía 1-2 ante la de Colombia y se quedaba sin el boleto para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Ambos resultados muestran que el programa de desarrollo del deporte del fútbol a nivel de selecciones, que dirige el alemán Jurgen Klinsmann, ha tocado fondo, especialmente en cuanto se refiere a incrementar la calidad en el fútbol de base.

Colombia le dio un recital de buen juego a Estados Unidos en el Toyota Stadium de Frisco (Texas), donde quedó demostrado que el fútbol cafetero a nivel de selecciones es superior al de las barras y las estrellas.

La demostración es que Colombia vuelve a estar en unos Juegos Olímpicos después de 24 años de ausencia, la última vez que clasificó fue para los de Bardelona 1992.

Mientras que Estados Unidos se queda fuera por terceros Juegos Olímpicos en los últimos 12 años después de no haber estado en Atenas 2004 ni en Londres 2008.

Klinsmann que tiene al frente de la Sub-23 a su amigo, el exjugador austríaco Andrea Herzog, confiaba primero haber conseguido el boleto en el torneo preolímpico de la Concacaf que se celebró en año pasado en Estados Unidos, pero al final no pudo lograr más que el tercer puesto que le permitió ir al repechaje contra Colombia.

Pero los jóvenes valores del equipo de Estados Unidos han demostrado que les falta rodaje en la competición internacional y que el nivel que encuentran en la Liga Profesional de Fútbol (MLS) no es el mejor cuando les toca enfrentarse a rivales como Colombia.

El delantero Roger Martínez, el verdugo de Estados Unidos, marcó los dos goles del triunfo del equipo cafetero, a sus 21 años ya tiene la experiencia de estar en el fútbol de la primera división de Argentina con el Racing Club de Avellaneda.

Mientras los jugadores colombianos reaccionaron con aplomo a la presión después que vieron como un autogol del defensa Déiver Machado ponía el empate (1-1) en el marcador, los de Estados Unidos perdieron el control, los nervios y comenzaron a entrar con el pie por delante en lugar de buscar el segundo gol y aprovechar el momento que estaba a su favor.

Algo que si hizo Colombia, que a diferencia de Estados Unidos, corrigió errores del primer partido disputado en Barranquilla (1-1) en cuanto a aprovechar las oportunidades de gol, y fue de menos a más en el juego del centro del campo y en defensa.

De ahí que Estados Unidos tendrá que replantearse de nuevo el programa del desarrollo del fútbol de base y también de la selección nacional que a pesar que goleó 4-0 a la de Guatemala, sigue sin progresar como equipo y definición de un estilo propio de juego.

Sin estar en los Juegos Olímpicos de Verano y haber quedado fuera de la competición de la Copa Confederaciones Rusia 2017, el fútbol de selecciones de Estados Unidos ahora ya no tiene más objetivos que cumplir de cara al 2018 que lograr la clasificación al Mundial, misión que ya se ha convertido en rutina dentro de la Concacaf.

De momento es segundo en la clasificación del Grupo C y no tendrá ya competición de eliminatorias hasta el próximo septiembre, cuando tratará de asegurar el pase a la hexagonal final.

Mientras, en el medio, el próximo junio, la selección de Estados Unidos será la anfitriona de la Copa América Centenario, donde tendrá, al menos la oportunidad de adquirir experiencia.

Eso si, Klinsmann, sigue apostando por los jóvenes valores que se han quedado fuera de los Juego Olímpicos de Río de Janeiro 2016, y a los mejores les da la oportunidad de llegar al primer equipo como hizo con el juvenil Christian Pulisic, de 17 años, que debutó unos minutos con la selección ante Guatemala, pero que muchos consideran hubiese sido de mayor utilidad todo el partido ante Colombia.

Haber quedado eliminados de los Juegos Olímpicos es no haber cumplido con uno de los objetivos principales que se había planteado el presidente de la Federación de Estados Unidos, Sunil Gulati, cuando contrato a su amigo Klinsmann.

Estados Unidos no podía pasarse otros Juego Olímpicos consecutivos sin la presencia del equipo nacional y lo que era más importante, la selección Sub-23 debía demostrar progresos con su fútbol.

Nada de eso ha sucedido y aunque Klinsman seguirá al frente del programa de desarrollo del fútbol de Estados Unidos, también su labor seguirá cada vez más cuestionada.

Klinsmann asegura que el proceso debe tener su tiempo y sobre todo recuerda que tal vez dentro del fútbol de Estados Unidos no existe el nivel tan alto como el que algunos directivos de la MLS, en su afán de hacer negocio, quieren vender a través del mundo.EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias