domingo 2, octubre 2022
spot_img

Colombia: Unánime respaldo regional a diálogo de paz entre Gobierno y ELN

Montevideo (Mesa Américas), 31 mar (Sputnik).- El anuncio de inicio formal de negociaciones de paz entre el Gobierno de Colombia y el Ejército Nacional de Liberación (ELN), la segunda guerrilla del país, fue celebrado por mandatarios de varios países latinoamericanos, el secretario general de la OEA y la propia insurgencia de las FARC.

«Comprometo todo el apoyo y buena voluntad de Venezuela para que 2016 sea el año de la paz en Colombia», dijo el presidente de ese país, Nicolás Maduro, durante un acto de entrega de ayudas a familias pobres en la ciudad de Caracas.

El mandatario recibió en el Palacio de Miraflores a las delegaciones que firmaron la agenda de las conversaciones, encabezadas por Frank Pearl, del Gobierno de Colombia, y «Antonio García» (alias de Eliécer Chamorro), del ELN.

«Queremos contribuir en todo lo que podamos para la paz en Colombia», añadió Maduro.

Venezuela será uno de los cinco países anfitriones de las conversaciones, que también se realizarán en Brasil, Chile, Cuba y Ecuador; en este último país estará instalada una mesa pública, según un documento con los detalles del acuerdo difundido el miércoles por la oficina del Alto Comisionado para la Paz del Gobierno colombiano.

Ecuador, que será el primer anfitrión de las negociaciones a partir de septiembre, también expresó su respaldo al proceso de paz.

«Ecuador muestra su compromiso con los esfuerzos para construir la paz en Colombia. En ese sentido, acogerá la primera mesa de diálogo entre el Gobierno de Colombia y los representantes del ELN», anunció la cancillería de ese país en un comunicado.

Estos países, junto a Noruega, serán los garantes del proceso.

También el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, celebró la noticia.

El anuncio «constituye un paso concreto y esperanzador hacia una paz anhelada durante décadas por todo el pueblo colombiano, por nuestro continente y por el mundo. Les deseamos el mayor éxito», expresó el diplomático uruguayo en un comunicado.

El Gobierno de Colombia y el ELN anunciaron que el proceso para alcanzar la paz se basa en una agenda de seis puntos: participación de la sociedad civil, democracia para la paz, víctimas, transformaciones para la paz, seguridad para la paz y dejación de armas, y garantías para el ejercicio de la acción política.

«Este es el momento de buscar la paz», dijo el presidente Juan Manuel Santos en una cadena de televisión al hacer el anuncio.

Las conversaciones exploratorias y secretas entre las partes se realizaron entre el 27 de enero de 2014 y el 30 de marzo de 2016 en Ecuador, Venezuela y Brasil.

La propia guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), la mayor y más influyente insurgencia de ese país, saludó la decisión desde La Habana, donde su dirigencia negocia desde 2012 un acuerdo de paz con el Gobierno de Santos.

En un mensaje por la red Periscope, el jefe negociador de las FARC, alias «Iván Márquez», dijo que «celebra la etapa pública de este diálogo» que consolida así «el camino hasta la obtención de una paz completa».

GUERRILLA CATÓLICA

El ELN se alzó en armas en 1964, el mismo año que las FARC; pero a diferencia de esta, es una guerrilla de orientación católica e izquierdista, integrada por entre 1.500 y 3.000 combatientes, según diversas estimaciones, aunque cuenta con una extensa red de apoyo que incluye cuestiones de enfermería, cocina y logística.

Desde sus orígenes, el ELN se nutrió en la Teología de la Liberación, una corriente católica progresista de América Latina, y su liderazgo contó con sacerdotes como el célebre Camilo Torres, defensor de las causas de los pobres que cayó en el primer combate del que participó en 1966, y el español Manuel Pérez Martínez, muerto de causas naturales en 1998.

Su líder máximo es Nicolás Rodríguez Bautista, alias «Gabino», quien encabezó los diálogos exploratorios con el Gobierno.

El ELN se encuentra en 16 de los 32 departamentos de Colombia, especialmente en Norte de Santander, Arauca, Cesar, Bolívar (norte), Antioquia (noroeste), Cauca y Nariño (suroeste).

Aunque sostiene la lucha armada para denunciar males sociales y combatir la explotación capitalista nacional e internacional, por lo que sus actos de hostilidad más frecuentes son voladuras de oleoductos y torres de electricidad, sus frentes también siembran minas antipersonal y practican secuestros extorsivos y la minería ilegal como forma de financiar sus actividades. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias