jueves 8, diciembre 2022
spot_img

Rousseff intentará obtener un Gobierno más cohesionado tras la salida del PMDB

Río de Janeiro (Brasil), 30 mar (Sputnik).- La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, trabaja este miércoles en la reconstrucción de su base de gobierno después del anuncio el pasado martes del Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), que decidió abandonar la alianza con la líder del Partido de los Trabajadores (PT).

En concreto, Rousseff intenta rellenar el hueco dejado por los 69 diputados del PMDB en la Cámara de los Diputados a través de un bloque menor pero más cohesionado con el Partido Progresista (PP), el Partido de la República (PR) y el Partido Social Democrático (PSD), que sumará un total de 129 votos, insuficiente todavía para lograr los 172 votos para frenar el ‘impeachment’ o moción de censura.

Al parecer, los presidentes del PSD y el PP, Gilberto Kassab y Ciro Nogueira, ya habrían accedido a mantener el apoyo a la presidenta a cambio de que miembros de su partido accedan a los ministerios que serán desocupados por el PMDB como Turismo, Deportes o Puertos, mientras que los ministros pemedebistas de Salud, Marcelo Castro, y Agricultura, Katia Abreu, permanecerán en sus cargos.

Además, según los últimos rumores de la prensa del país, el líder del PMDB en la Cámara de los Diputados, Leonardo Picciani, podría hacer oídos sordos a la ruptura proclamada el martes por la Dirección Nacional de su partido y mantener el apoyo de en torno a 15 y 20 diputados en la Cámara Baja lo que dejaría a Rousseff muy cerca de su objetivo contra el ‘impeachment’.

También resultó muy significativo el apoyo velado del presidente del Senado, Renan Calheiros, que como uno de los líderes más importantes del PMDB que se mantiene fiel a Rousseff expresó su deseo de que el ‘impeachment’ no logre sumar los votos necesarios en la Cámara de los Diputados que le obliguen a posicionarse contra su hasta ahora aliada incondicional; además, Calheiros evitó acudir a la proclamación de la ruptura.

Por todo ello, los próximos días prometen ser una carrera contrarreloj de Rousseff por atraer los suficientes apoyos que le proporcionen un Gobierno en minoría en la Cámara de los Diputados pero que le permita sobrevivir a la votación por el ‘impeachment’ que podría producirse entre el 17 y el 21 de abril y que podría conllevar su suspensión por espacio de 180 días hasta la votación en el Senado.

Cabe recordar que en la noche del martes la asesoría de comunicación del Palacio de Planalto de Brasil, sede oficial de la Presidencia, confirmó a varios medios de comunicación del país la cancelación de la visita de Rousseff a Estados Unidos programada para el día 31 de marzo con motivo de la cumbre sobre seguridad nuclear promovida por el Gobierno estadounidense. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias