lunes 26, septiembre 2022
spot_img

Dilma exhibe la fortaleza de sus apoyos durante acto con el Movimiento Sin Tierra

Río de Janeiro (Brasil), 1 abr (Sputnik). – La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, realizó este viernes un acto en el Palacio de Planalto de Brasilia junto a los líderes del Movimiento Sin Tierra (MST), principal movimiento campesino del país y gran aliado en las zonas rurales del Partido de los Trabajadores (PT).

«Debemos mantenernos en guardia y plantar resistencia a las tendencias antidemocráticas. También debemos enfrentar las provocaciones, de los procesos de persecución contra las autoridades que piensan de determinada manera», destacó Rousseff en un discurso con tono de amenaza hacia los poderes fácticos que buscan su salida de la Presidencia de Brasil.

En este sentido, la presidenta señaló que «las reglas del juego no pueden romperse sin comprometer todo el juego» y que su ruptura «convierte la relación entre las personas en un problema», es decir, una nueva referencia a los intentos de la oposición por polarizar el país entre los partidarios del ‘impeachment’ o moción de censura de Rousseff y de quienes defienden su mandato legítimo.

Tras las palabras dela presidenta, el director nacional del MST, Alexandre Conceiçao, arremetió contra el «uno por ciento de los brasileños que desean el éxito del golpe» y prometió que los movimientos sociales como el MST «no saldrán de las calles hasta acabar con el golpe que está en marcha», una promesa a tener en cuenta si se piensa que el movimiento cuenta con cientos de miles de afiliados en todo Brasil.

Durante el acto contra el golpe, la presidenta Rousseff realizó la expropiación simbólica de tierras en los estados de Goiás, Pernambuco, Maranhao, Minas Gerais, Río Grande del Norte, Pará, Ceará, Mato Grosso del Sur, Sergipe, Paraíba y Paraná, todo ello a través de 25 decretos que permitirán la aplicación de la reforma agraria y el asentamiento de familias campesinas y quilomberas, es decir, descendientes directos de antiguos esclavos rurales.

El MST está considerado como uno de los movimientos campesinos más importantes de América Latina y ha sido homenajeado en múltiples ocasiones por intelectuales de izquierda como el norteamericano Noam Chomsky quien llegó a calificar al MST como «el movimiento popular más estimulante del mundo» durante el Foro Social Mundial celebrado en Porto Alegre en febrero de 2003.

Con el de este viernes, ya son más de una decena el número de homenajes de apoyo a la presidenta Dilma Rousseff por parte de movimientos sociales, intelectuales y fuerzas de la izquierda brasileña e internacional en las últimas semanas y que se oponen tajantemente a la consecución de un golpe parlamentario en Brasil, un apoyo que en la noche del jueves movilizó a 705.000 brasileños en 25 estados de todo el país. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias