jueves 8, diciembre 2022
spot_img

Elecciones peruanas son la antesala del choque entre pro y antifujimoristas

La candidata presidencial peruana por el partido Fuerza Popular, Keiko Fujimori, saluda a sus seguidores tras votar hoy, domingo 10 de abril de 2016, en un colegio electoral de Lima (Perú). EFE

Lima, 10 abr (Sputnik).- Con un alto porcentaje de indecisos (cerca del 40 por ciento) y un clima de confusión ligado a la exclusión de varios favoritos antes de la votación, 23 millones de peruanos se disponen a votar en unas elecciones que podrían ser el prólogo de un choque entre pro y antifujimoristas en la segunda vuelta.

«Las últimas semanas se ha mostrado más polarización en la campaña entre el anti y el profujimorismo, esto es una especie de adelanto de lo que pasará en la segunda vuelta, pero todavía no queda claro», dijo a Sputnik Nóvosti Carlos Fernández, director de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya.

La principal constante de este tortuoso proceso electoral, en el que fueron inhabilitados dos candidatos con posibilidades de victoria, ha sido la ventaja de Keiko Fujimori, hija del expresidente del mismo nombre (1990-2000), quien sin embargo no parece en condiciones de alcanzar el 50 por ciento de los votos necesarios para convertirse en presidenta este domingo.

Así, la incógnita de este domingo es quién ganará el segundo puesto: el centroderechista Pedro Pablo Kuczynski o la izquierdista Verónika Mendoza

Los sectores opuestos a Keiko han protagonizado varias marchas contra la candidata, decididos a impedir que llegue al poder un familiar del expresidente Fujimori, actualmente encarcelado por violaciones de los derechos humanos, corrupción y espionaje

PERUANOS ESCÉPTICOS CON LA POLÍTICA

Descreídos, elección tras elección los peruanos han demostrado tener poca confianza en la continuidad en los partidos y preferir a los «nuevos en política», haciendo surgir presidentes como Alejandro Toledo o el saliente Ollanta Humala, que terminaron sus mandatos con baja aprobación y pocas posibilidades de continuar en el poder.

El fujimorismo logró sin embargo resurgir en la persona de Keiko, quien capitaliza la popularidad de su padre en ciertos sectores de la población y especialmente en las pequeñas provincias peruanas.

Alberto Fujimori aplicó una política social focalizada en los sectores más pobres, visitando pequeños pueblos a los que «nunca» había llegado un presidente, explicó a Sputnik Nóvosti el politólogo Carlos Fernández.

El expresidente «rehabilitó más del 80 por ciento de las carreteras del país, dañadas por falta de mantenimiento durante el primer Gobierno de Alan García (1985-1990), lo que benefició a un sector rural importante que dependía de esas vías de comunicación».

LOS TEMAS DE LA CAMPAÑA

La corrupción, la inseguridad y la posibilidad de que Alberto Fujimori sea indultado por su hija han sido el tema dominante de la campaña, que se produce en plena desaceleración económica.

El país andino registró en 2015 un crecimiento del 3,5 por ciento y este año conocerá un nuevo descenso, cuando en los últimos años registraba cifras entorno al siete por ciento.

Ante esta situación, la izquierdista Mendoza propone un cambio de modelo, ya que hasta la fecha Perú formó parte de los países que se mantuvo dentro de una política económica de corte liberal, apoyada en las buenas cotizaciones de los precios de las materias primas.

La corrupción, tema recurrente en Perú, ha sido la panacea de los candidatos «nuevos», como Julio Guzmán, en un momento figura ascendente de los sondeos antes de ser inhabilitado por las autoridades electorales por un problema de procedimiento.

«Los mismos candidatos a la presidencia (…) tienen dirigentes, o ellos mismos, con procesos judiciales a cuestas y algunos hasta sentenciados», afirmó el politólogo Carlos Fernández.

El expresidente Alan García (1985-1990 y 2006-2011), candidato por la Alianza Popular Revolucionaria Americana (centroizquierda), «tiene varios juicios a cuestas»; el expresidente Alejandro Toledo (2001-2006), de Perú Posible (centro) «también tiene juicios en curso», explicó el especialista, director de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya.

En la recta final de la campañam, Keiko Fujimori aseguró que no indultaría a su padre, pero muchos consideran esta promesa como una maniobra.

Tras un proceso preelectoral que suscita dudas y ha recibido numerosas críticas, ningún candidato tiene este domingo la certeza de convertirse en el próximo presidente de Perú. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias