domingo 2, octubre 2022
spot_img

El «efecto dominó» entre los pequeños partidos amenaza a Dilma Rousseff

Río de Janeiro (Brasil), 13 abril (Sputnik).- La salida en la noche del martes del Partido Progresista (PP) y del Partido Republicano Brasileño (PRB) de la alianza de gobierno en Brasil situó a la presidenta Dilma Rousseff en una difícil situación de cara a la votación del ‘impeachment’ o moción de censura del próximo domingo.

Con esa decisión de última hora, Rousseff perdió virtualmente los 47 votos del PP y los 22 del PRB, sin embargo, la evaluación de la Presidencia no fue tan pesimista ya que en ambas formaciones se contaba con numerosos sectores contrarios al ‘impeachment’, por lo que la pérdida real no debería superar los 20 votos.

De hecho, en estos momentos la contabilidad del sector oficialista se sitúa en un apoyo aproximado de 148 votos, contando con los 9 votos de los diputados fieles al Gobierno del PP, aunque sin contar los apoyos que mantendrá en el Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), que podrían llegar a 20 votos en las mejores circunstancias.

Así lo habría confirmado una fuente del partido al diario Folha de Sao Paulo, sin embargo, la cada vez mayor tensión entre Rousseff y el vicepresidente Michel Temer, antiguo presidente nacional del PMDB, podría llevar a una ruptura definitiva con los escasos aliados que mantiene en el que hasta hace un mes fue su principal aliado de gobierno.

Por todo ello, el éxito en la votación del próximo domingo, marcada para las 17h (20h GMT), dependerá de una estrecho margen de apenas 5 ó 10 votos que estarían siendo negociados personalmente por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien ejerce en estos momentos como articulador de la base oficialista en busca de los 172 votos necesarios para frenar el ‘impeachment’.

El ambiente en la oposición del país es de completa euforia puesto que «el efecto dominó» podría acabar de decantar a los últimos indecisos hacia el lado a favor del ‘impeachment’.

Además, es importante resaltar el papel activo del vicepresidente Temer a la hora de atraer a los líderes de las pequeñas formaciones hacia la oposición, algo que ocurrió en el caso del PP y el PRB, cuyos líderes de reunieron con él antes de cambiar de idea.

Cabe recordar que el pasado martes las maniobras de Temer en contra de Rousseff provocaron que la presidenta lanzase un duro discurso desde el Palacio de Planalto en el que acusó al vicepresidente de ser uno de los «jefes del golpe» junto al presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha, principal impulsor del proceso de ‘impeachment’. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias