domingo 25, septiembre 2022
spot_img

UCR : La piedra en zapato de los grupos dominantes

Columna Poliédrica

La Universidad de Costa Rica (UCR), desde su creación, ha tenido como uno de sus principales objetivos aportar el conocimiento y los argumentos que permitan a la ciudadanía entender los diferentes procesos que se desarrollan en la sociedad costarricense. Evidentemente se trata de una misión que se realiza por medio de la formación que da a sus estudiantes y por la participación de sus diferentes académicos en los debates temáticos que se han dado desde que surgió esta institución a la vida nacional.

La UCR se ha desarrollado en diferentes etapas. Una primera en la que el énfasis estuvo puesto en la formación de los profesionales que necesitaba el país en los diferentes campos para ello, a inicios de la segunda mitad del siglo XX, produjo una reforma académica en la que se incluyó las humanidades o estudios generales; con ello se procuró combatir a los “bárbaros especialistas” y formar estudiantes críticos que pudieran analizar la realidad nacional de manera integral. Cualquier graduado de esta casa de estudios puede dar fe de lo que han representado las humanidades en su formación.

Una segunda etapa está relacionada con la reforma universitaria que, entre otras cosas, apostó por los estudios de posgrado y su vínculo con la creación de nuevo conocimiento a través de la investigación. En efecto, especialmente a partir de la década del setenta del siglo pasado, la UCR se propuso capacitar a muchos de sus docentes para que vinieran a ejercer la docencia y la investigación en los programas de posgrado y en las incipientes unidades de investigación que se habían comenzado a crear en aquellos años.

El desarrollo de esta estructura no supuso el descuido de la formación de sus estudiantes y tampoco desentenderse de su labor social para con los costarricenses. Las segunda etapa se comenzó a desarrollar paralelamente con la experiencia acumulada de la primera etapa y con un compromiso decidido para con los grupos más vulnerables de la sociedad costarricense, el Trabajo Comunal Universitario (TCU) y los proyectos de extensión o acción social que se han ejecutado en diferentes comunidades son fiel reflejo de esta historia.

Todas estas etapas no han estado ajenas a coyunturas en que algunos grupos han mostrado su intolerancia en relación con una institución que realiza este tipo de acciones y que ha tenido posiciones disidentes con los grupos ideológicamente dominantes. Dicho de otro modo, a lo largo de su existencia, la UCR ha tenido que enfrentar a grupos que pretenden acallar su accionar y su voz ante los diferentes problemas nacionales, felizmente hasta ahora, las cosas no han llegado a los extremos que se han dado en otras latitudes en que las universidades han sido reprimidas por medio de los organismos represivos del Estado.

En nuestro contexto la forma en que se ha manifestado la intolerancia de los grupos dominantes es por medio de la restricción presupuestaria. Se utiliza la amenaza de la disminución presupuestaria como una forma de acallar a la universidad, minimizando sus aportes en todos los campos del saber y tratando de poner a la población en contra de una institución que tiene sobrados atestados y méritos en favor del bienestar de la mayoría de costarricenses.

Es una tristeza que las autoridades universitarias y los universitarios en general, tengan que dedicar tiempo a contestar y aclarar las mentiras, estupideces y falsedades que se dicen a través de los medios de comunicación. Ya todos conocemos cuáles son esos medios de comunicación, cuáles son los grupos y los personajes públicos que se dedican a ese accionar; dichosamente, siempre ha habido ciudadanos que entienden la importancia que ha tenido y tiene la UCR en la sociedad costarricense.

Vale la pena decir y repetirlo las veces que sean necesario, la docencia, la investigación y la acción social que hace la UCR solo es posible por las personas que realizan estas actividades. No hay forma que entiendan sus detractores y los que ingenuamente creen su discurso, que las clases las imparte el profesor, que los proyectos de investigación los realizan los investigadores y que la acción social en las comunidades requiere de personas de carne y hueso.

Lo hemos dicho en otras ocasiones y lo reiteramos también ahora. El análisis de pavimentos de una carretera requiere de una persona que sepa de ingeniería de materiales para establecer, por ejemplo, su resistencia; el análisis de las mareas y del comportamiento del océano, implica tener a un ser humano que se haya preparado para realizar ese tipo de investigación; la creación de sueros para neutralizar el veneno de ciertos especímenes implica tener a un académico que pueda estudiar y producir el suero; en fin, hay personas que no quieren entender que los objetivos y funciones de la UCR tiene que ser desarrollado por personas de carne y hueso.

La inversión económica que la sociedad costarricense ha hecho y hace en la UCR ha sido retribuida con creces durante más de setenta y cinco años de existencia. No solo estamos hablando de los miles de graduados que han sido formados en sus aulas, sino de los múltiples aportes que han hecho sus diferentes Centros e Institutos de investigación en los diferentes campos del conocimiento; de igual forma, no se puede desconocer el impacto que ha tenido en las comunidades los diferentes proyectos de TCU y las múltiples iniciativas para favorecer a los ciudadanos menos favorecidos.

Quienes hablan en contra de la UCR muestran su ignorancia y su desconocimiento del papel fundamental que esta institución ha tenido y tiene en la sociedad costarricense. Es necesario que la población se entere todo lo que se hace allí por su bienestar y para ello la universidad tiene que redoblar sus esfuerzos informativos porque, claro está, no puede esperar que los medios de comunicación y los periodistas que allí trabajan quieran hacerlo.

(*) Andi Mirom es Filósofo

columnapoliedrica.blogspot.com

Más noticias

19 COMENTARIOS

  1. Un balance es lo correcto.La UCR es autonoma en su funcionar,mas no en su financiamiento.Somos los costarricenses los que aportamos los dineros provenientes de impuestos para que la Universidad se desarrolle.
    Costa Rica que vive de lo que genera la empresa privada debe tener un aliado en la UCR.Una universidad donde los estudiantes sean los privilegiados y no el exceso de beneficios de sus funcionarios.Una universidad donde los que egresan han estudiado carreras acorde con lo que el pais demanda laboralmente.
    Y la gran contradiccion y malestar que causa es que la UCR es el gran hervidero de ideas foraneas a la idiosincracia costarricense, propaladas en contra de la empresa privada que es la que le da sustento economico a la misma universidad y a los estudiantes que egresen de ellas por medio del trabajo.
    Claro esta, que se exceptuan al 60% de los estudiantes que aspiran a ser empeleados publicos.Para vivir de quien ? De nuevo del gran enemigo ,la empresa privada.

    • Totalmente equivocado en su apreciación de que Costa Rica vive de lo que genera la empresa privada. Una gran parte de la demanda interna es generada por el sector público, y gracias a ello subsisten empresas privadas, de ahí que podríamos decir que parte del sector privado vive del sector público. Su ligereza en afirmar que la empresa privada es la que da sustento a la universidad, es de igual manera totalmente errónea. Será acaso que los empleados públicos no pagan impuestos? Es más, le garantizo que en promedio los empleados públicos pagan más impuestos que los empleados del sector privado (no pueden evadir impuestos). Y por último, le pregunto? la gran prensa al servicio de los grandes grupos de poder económico de este país si puede propalar ideas foráneas a la idiosincrasia de costarricense (tratados de libre comercio, persecución a los que piensan diferente a las ideas neoliberales, imposición de modelos económicos liberales, etc.) y eso no lo ven mal. Por lo menos en la universidad hay libertad de cátedra (supongo que sabe que es), libertad de expresar ideas que es permitida en ciertos medios privados.

      • El gobierno paga impuestos obtenidos de la riqueza generada por el sector privado a base de Coacción, el dinero ya estaba en las arcas del Gobierno para comenzar, decir que los empleados públicos pagan impuestos es un tecnicismo, por cambiar 100 colones de una bolsa del pantalón a otra no se consiguen 200.
        Si lo que usted dice es correcto, el sector privado no necesitaría pagar impuestos dado que el gobierno sería auto-suficiente.

        • Mmm, me pregunto, será quizás que los empleados privados pagan sus impuestos como tiene que ser? Digo no es factible que un empleado público diga que gana menos para disminuir renta, caja, entre muchas otras. Será que se nos olvida que la evasión de impuestos es más de un 8% del PIB, siendo esto 2 puntos porcentuales por encima del déficit fiscal. Pero bueno me parece que su contraargumentación fue ligera de contenido. Pero bueno, seguimos con el hecho erróneo e incoherente de decir que es «un hervidero de ideas foráneas» ¿pero que es esto? En serio señor, digame ¿cuál es la idiosincracia costarricense?, o es que seguimos bajo es dominación ejercida por la costumbre y la legitimización de lo que impone la clase dominante de este país. Me parece que el hecho de ver estas realidades por las personas que nos formamos la UCR, nuestra Alma Mater es lo que les choca, ver que no todos somos domesticados, aspiración trasmutada a realidad desde los 70’s. Pero bueno a fin de cuentas, construimos al costarricense en la zona Sur del país, con los pueblos indigenas y los grupos que luchan por un poquito de tierra para cultivar y vivir, esa es la idiosincracia que construimos la de nuestros pueblos originarios, jamás através de la tv gringa y sus pseudos especialistas, aquellos que muestran realidades objetivas, puras y claras. Son esos estudiantes chancletudos que critican la realidad y ven las injusticias en Savegre los mismos que traen ideas foraneas, impuestas por TLC’s, por programas internacionalidades y una globalización en la que estamos inmersos desde los años 90.

      • Creo que el Estado tiene serios problemas para concebir la rentabilidad de la productividad nacional entre lo cuantitativo y lo cualitativo. Las funciones del Estado son fundamentales y de enorme importancia pero difícilmente podrá compararse con el sector privado como fuente de financiamiento y generadora de recursos económicos. Los empleados públicos de Costa Rica son una minoría muy pequeña y muy cara. La demanda interna generada por el sector público es mínima y costosa. Lo digo sin ninguna intención de desvirtuar las funciones del sector público. Creo también que el tema del poder está muy desgastado ya… El supuesto ¨pensamiento dominante¨ atribuido al ¨neoliberalismo¨ es una postura ideológica que lo único que busca es encubrir la problemática generada por las estructuras de las universidades públicas del país. Si existe un poder y un dominio que está impidiendo modernizar las estructuras universitarias y democratizar el poder en Costa Rica, este se encuentra en las élites académicas. Ya lo dijo L.G.S. en alguna oportunidad: ¨Las universidades públicas no deben de estar en un paraíso fuera de este mundo¨. Si retomamos la historia, la UCR no fue creada para ser una universidad de élite.

      • ¿El estado se sostiene con los impuestos que el estado mismo paga? Ese discurso sindical, muy a conveniencia propia, carece de lógica, según eso entre más ganen los empleados públicos y más beneficios tengan mejor para el país… que bonito ¿no?

    • Doña Flor, ¿Se refiere usted a las ideas foráneas del Consenso de Washington, que entre algunos sectores académicos de la UCR cuentan con tanto vigor y gozan de muy buena salud? ¿O a las ideas foráneas de los rankings mundiales de universidades, que están dictando desde afuera la política académica en esa institución?

  2. La educación pública superior Subsidiada para los Ricos por los Pobres (como la UCR) es la cosa más atroz inventada por la Elite y que haya gente que la quiera hacer ver como parte de la resistencia contra los Grupos Dominantes francamente me enferma.

  3. Ni la empresa privada ni el sector público, somos los costarricenses que pagamos impuestos los que hacemos posible la UCR. Coincido que la UCR hizo grandes aportes hasta la década de los 80`s, al igual que la UNA y luego el ITCR. ¿Pero HOY? De la oferta académica del sector universitario público cuánta se ajusta al siglo XXI, cuánta sigue en el siglo XIX. ¿Cuánto del gasto de las universidades públicas se invierte en investigación? ¿Es razonable que un funcionario universitario reciba ingresos que superan 5 a 1 al que recibe un similar en el sector privado? Cuanto invierte el país en un estudiante universitario, para que luego de 6 o 7 años de esfuerzo salga al mercado laborar y no logre trabajo porque sus competencias son para un mundo que ya no existe!!!!!

  4. Tiene sobrada razón Mirom, sobre la UCR y sus detractores. Sin embargo, hablando de la pasadas elecciones, Jensen, un gringo, y Vargas un ramonense, prevalecieron los entreguistas quienes escogieron seamos manejados por foráneos, los cuales siempre estarán de por vida matriculados a sus intereses externos. No en balde extranjeros manipulan en forma mediática la opinión pública, importándoles un pepino nuestro destino institucional y logros sociales. Sin embargo, una minoría externa han aboga por defender con más valentía y coraje a nuestra patria, que los propios nativos. Por otro lado, dependen donde se formen esos dirigentes, irán a traicionar irremediable y fatalmente nuestra Costa Rica. Ejemplos tenemos por montones: Anabel, Casas, Sánchez, OAS., Napoleón Pacheco, etc., etc. He aquí como seguiremos durmiendo con el enemigo.

  5. 60% de sus estudiantes pueden financiar sus carreras universitarias tanto en la UCR como privada, sólo un 22% ocupan una asistencia real. El 80% del presupuesto de va en salarios, 15% en becas y sólo 5% en infraestructura.
    Decir que empresa pública mantiene la privada demuestra ignorancia y poca lectura, los de los casi 2millones de personas que trabajan sólo 15% es para el público. El otro 85% mantiene a ese 15%. Lo mas seguro es que si dependemos de la pública pero en cuanto hidrocarburos, electricidad y eso pasa por la inmoral competencia que nO tenemos.Nada como los cursos generales lava cerebros de que el Estado es bueno y lo privado es malo, donde de cada 100 personas empleadas 85 trabajan en lo privado

  6. Siempre las divisiones, público, privado. En realidad somos solo costarricenses.Se criminaliza lo público y se exalta lo privado, solo hablan de corrupción en lo público y en lo privado qué, esa es la mentalidad que los medios neoliberales le están metiendo a la gente, pero no hablan de la criminal defraudación fiscal, en los países capitalistas es un crimen no pagar impuestos pero acá muchos lo ven muy bien, y entonces el peso del Estado que siempre ha de existir recaerá en los más pobres.
    Los papeles de Panamá pusieron en entredicho tantas prédicas neoliberales, y no es sorpresa ya se se sabía. Entonces no nos matemos entre sí, todos nos necesitamos y todos somos Costa Rica, trabajemos mejor, seamos éticos, honrados, solidarios, dejemos ese egoísmo de querer hacernos ricos de la noche a la mañana. Dejemos de dividir, dejemos de defender nuestro reducto y veámonos como sociedad.

  7. Creo que cambiaron el tema inicial de esta discusión. Realmente, debemos reconocer que la UCR -especialmente antes de los 90´s- ha aportado mucho al desarrollo costarricense. Si ahora hace «menos», también hay que reconocer que hay más casas de enseñanza que también aportan, llámese ITCR, UNA, UNED, aunque no en la misma proporción. No obstante, siempre debe haber un balance. No es posible echar y echar abono para que la tierra no produzca. Alguien debe pedir cuentas. Y no debería llegar hasta el pueblo, quien es el que realmente paga. La misma rectoría debería hacerlo, la Rectoría debería pararlo…! Cómo miden, a nivel de Recursos Humanos, si le están pagando más de lo que deberían pagar a una persona? Es ético que una secretaria en la UCR gane más de 4 veces lo que ganaría, en un puesto similar, en la empresa privada, o pública inclusive? Sólo por «antiguedad»? Luego de 20 años de «antiguedad» se hace el trabajo mejor que cuando se tenían 8 años de experiencia en el mismo puesto? Una cosa es el ajuste inflacionario, y otra aumentos más que proporcionales. Soy graduado, a mucho orgullo, de la UCR, no obstante, siento que se ha tergiversado el tema de la «autonomía». Ah… Es importante recalcar que, dar cuentas, no es sinónimo de perder autonomía… No creo que exista una sola persona, una sola entidad que no deba dar cuentas.

  8. Estoy recordando un informe del BM sobre las universidades de élite y las recomendaciones que le realizaron a los países sobre dichas universidades respecto a los intereses nacionales en educación superior. No es lo mismo tener una universidad de primer mundo que un sistema de educación superior que cubra las necesidades de todo un país. Se continúa discutiendo sobre la autonomía universitaria y su importancia para un país con un sistema democrático, sobre la triestamentalidad de la educación pública superior y la importancia que esto tiene para el país pero siempre valorando y desde una perspectiva histórica. No se están tomando en cuenta las nuevas tendencias de la educación basadas en la autonomía del estudiante y el desarrollo de las metodologías potenciadas por las TIC. El concepto de universidad está cambiando y no podemos evadir los problemas que existen en la educación superior de nuestro país. Hay que reconocer los logros obtenidos pero también los problemas existetes de cara al siglo XXI. Manejamos criterios del siglo pasado y ni siquiera existe congrencia política entre los sectores público y privado. Cada día aumenta la población estudiantil de las universidades públicas pero también cada día representan a un sector más pequeño de la totalidad de la población estudiantil de la nación. Ya son minoría y antes de tener universidades de élite, es necesario garantizar la excelencia, el acceso y la cobertura de dicha educación para todos los costarricenses.

  9. Porcentajes van y vienen pero no se cita ninguna fuente. Cuando se habla en términos tan generales, no se puede comparar verazmente las contradicciones. Quién mantiene a quién, es un reduccionismo exagerado para explicar la economía nacional.
    Si bien es sumamente necesario mejorar la comunicación UCR-sociedad en términos de su financiamiento, no podemos reducir la UCR a una fábrica de profesionales para alimentar la empresa privada. Siendo una institución de investigación, aprendizaje y acción social, no se puede medir simplemente por el número de personas graduadas.
    El artículo de Mirom se enfoca precisamente en esa reducción de la UCR en particular, pues es donde se gesta la crtítica autónoma a las estructuras de poder. Es además donde se construye el saber más allá de su pertinencia financiera o las necesidades del mercado, el cual no es el único fin de la academia, como la maquinaria neoliberal nos impone a pensar.
    De manera superficial podemos ver la agenda de la UCR (https://www.ucr.ac.cr/actividades/semana/), compararla con las actividades que cualquier universidad privada ofrece, y las diferencias serán abismales, pues diferentes son sus naturalezas.
    Lejos de aceptar a ciegas los errores de la UCR (como las modalidades de horario que no se ajustan al modelo de explotación laboral que vivimos en CR o los altísimos salarios de algunos catedráticos), debemos criticar constructivamente a la institución costarricense más influyente gracias a quienes la edifican día a día. Pues es innegable que el Poder babea de rabia contra toda resistencia bien orquestada y fundamentada, cosa que no se puede lograr en un escenario como el de la educación privatizada.

    Y una notita más… Las mejoras salariales en la UCR tienen un histórico de lucha, sindicatos, asambleas, y otras organizaciones, inexistentes en el ámbito privado. Quizá en lugar de simplemente desear que los empleados públicos tengan un salario igual de ridículo cque el de muchos privados, debería de pensarse en unir fuerzas y conquistar los derechos que las empresas privadas niegan como requisito de contratación. Es una lucha difusa que pocos pasos ha dado, pero quizá la única forma para que la explotación deje ser la norma que se nos obliga a vestir con orgullo.

  10. La UCR no es la piedra en el zapatos de los grupos dominantes, todo lo contrario; es la piedra angular de la desigualdad y la exclusión social; la UCR ha sido parte fundamental del desarrollo que tenemos pero no podemos atribuirle solo lo bueno y buscar los responsables de lo no tan bueno en otras partes; ¿que tenemos en Costa Rica que funciona mal? En el estado, predominan los egresados de la UCR en los altos mandos ¿como funciona el estado? ¿donde estudian las personas más adineradas? ¿Es incuestionable la UCR? ¿Esta libre de vicios e irregularidades?
    Las becas en las universidades públicas deben ser únicamente para los pobres, los familiares de los funcionarios no deben tener ninguna preferencia, plantear eso es tan descabellado. En nombre de la excelencia le pagamos los estudios a mucha gente pudiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias