lunes 29, noviembre 2021
spot_img

La inestabilidad política se vuelve a adueñar de Nepal

Katmandú, 13 may (EFE).- Apenas pasada la conmemoración del primer aniversario del terremoto que golpeó al país con saña, Nepal vuelve a sumergirse en su inestabilidad política crónica y la permanente amenaza de ruptura del frágil Gobierno de coalición, mientras el reloj corre en contra del primer ministro, Sharma Oli.

No habían pasado diez días del aniversario del terremoto que el 25 de abril de 2015 acabó con la vida de casi 9.000 personas, y el Partido Comunista Unificado (UCPN-M, maoísta), principal aliado del gobernante Partido Comunista (CPN-UML, marxista leninista) de Oli anunciaba el 4 de mayo que se retiraba del Ejecutivo para forzar la caída del primer ministro.

Sin embargo, en menos de 24 horas los maoístas dieron marcha atrás a su decisión tras una reunión del Ejecutivo en la que se llegaron a acuerdos que con cuentagotas han ido saliendo en la prensa, pero que pasan por importantes concesiones y la eventual salida del Gobierno del primer ministro.

«Por favor no se confundan, el Gobierno es estable y está cumpliendo adecuadamente con su responsabilidad», indicó el miércoles Oli durante una reunión en Katmandú con embajadores y representantes de organismos internacionales y del Banco Mundial, el Banco Asiático de Desarrollo y la Agencia de Cooperación Internacional de Japón, unos de los principales donantes para Nepal.

El mensaje del primer ministro nepalí fue, sin embargo, glosado con una inquietante aclaración: «todos los gobiernos son temporales y así es mi Gobierno», dijo el líder del UML.

Según los maoístas, el principal compromiso asumido por el primer ministro fue dar paso a alguien nuevo del UCPN una vez sean aprobados los presupuestos para el próximo año fiscal (del 16 de julio de 2016 al 15 de julio de 2017).

«El UML, en un pacto de caballeros, se ha comprometido a entregar el liderazgo después de apoyar el presupuesto para el próximo año. Si el UML no cumple su compromiso nuestro partido le retirará el apoyo», explicó a Efe el secretario del UCPN, Barsha Man Pun.

Eso significa que a Oli no le quedan más de dos meses de Gobierno, con lo que no llegaría ni a cumplir un año en el poder tras ganar en las elecciones al anterior primer ministro, Sushil Koirala, líder del Partido del Congreso Nepalí (NC), con el que el UML había formado coalición hasta entonces.

Incluso, Pun afirmó que ya hay nombre para el cargo que ocupa Oli, el del presidente maoísta, Puspa Kamal Dahal.

Oli ha venido gobernando desde el 11 de octubre al frente de una coalición compuesta con los maoístas y hasta una docena de formaciones políticas menores.

El UCPN es la tercera fuerza política en el Parlamento, con 83 de los 601 asientos, y sin su apoyo el UML se quedaría a 46 escaños de tener mayoría parlamentaria.

El acuerdo del 5 de mayo, que Dahal firmó no sin presiones también de miembros de su propio partido que consideraban que tal acción supondría dar un «mensaje equivocado», contempla nueve puntos.

Uno de ellos es la incorporación de los partidos madeshi, de la región sureña del Terai, a una coalición de Gobierno de consenso.

Estos partidos protagonizaron entre septiembre y febrero una protesta que bloqueó la frontera con la India sumiendo al país en el desabastecimiento total y una crisis profunda que destrozó la economía apenas meses después del terremoto.

La protesta, de la que Katmandú responsabilizó a la India por considerar que respaldó el bloqueo de productos al país en apoyo de los madeshi, se desató por el rechazo de estos grupos a la división administrativa aprobada en la Constitución con el 90 % de los representantes en el Parlamento nepalí.

El acuerdo del 5 de mayo también establece que Oli consulte con los maoístas el nombramiento de los cargos importantes de Gobierno y públicos.

El portavoz de los maoístas, Dina Nath Sharma, declaró a Efe que la prioridad de los maoístas es liderar un Gobierno de consenso con el apoyo del UML, el NC y los madeshi.

Oli no ha dicho nada al respecto, pero en el UML aseguran que el primer ministro está dispuesto a dejar el Gobierno en cualquier momento.

«Ambos partidos han acordado seguir adelante juntos por ahora», dijo a Efe el miembro del Buró Político del UML Bishnu Rimal.

«Le hemos dejado claro a los maoístas que el UML no tiene ningún apetito por el poder y que el primer ministro Oli está dispuesto a renunciar en cualquier momento en caso de que Dahal consiga el apoyo para liderar un Gobierno de consenso», añadió. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias