miércoles 28, septiembre 2022
spot_img

Centroderecha colombiana bombardea fórmula para blindar acuerdo de paz con las FARC

Bogotá, 13 may (Sputnik).- Representantes de la derecha y del centro político de Colombia criticaron este viernes por inconstitucional la solución alcanzada el jueves entre el Gobierno y las FARC para asegurar el blindaje jurídico de los acuerdos de paz que las dos partes negocian en La Habana.

El presidente Juan Manuel Santos y el líder máximo de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), alias ‘Timochenko’, buscan que los acuerdos «por el solo hecho de ser convenidos y firmados» entre ambos «tengan automáticamente la categoría de normas con fuerza constitucional», criticó en un comunicado el procurador general Alejandro Ordoñez.

La fórmula acordada supone la celebración de un plebiscito para que la ciudadanía se pronuncie a favor o en contra del Acuerdo Final de Paz, y la posterior aprobación de una ley para darle estatus constitucional y categoría de acuerdo especial en los términos del artículo 3 Común a los Convenios de Ginebra.

Para Ordóñez, una vez que las delegaciones del Gobierno y las FARC suscriban esa solución, el resto del país no podrá expresar su opinión sobre ellos.

«Usted, señor presidente, y ‘Timochenko’ pretenden que ni siquiera la voluntad del pueblo, expresada a través de los mecanismos que hoy dispone la Constitución, pueda modificar tales acuerdos, tampoco el Congreso de la República ni ahora, ni en el futuro», señala el procurador.

Según esta lógica, el acuerdo especial «surge con la firma del mismo, para lo cual resulta irrelevante cualquier otro procedimiento que permita la expresión de la voluntad popular», como el plebiscito.

Otro tenaz opositor a las negociaciones de paz, el senador y expresidente derechista Álvaro Uribe (2002-2010), consideró en declaraciones a Caracol Radio que lo negociado entre el Gobierno y las FARC es «un golpe de Estado a la democracia», ya que, señaló, «han acordado sustituir la Constitución colombiana para garantizarle plena impunidad al cartel de cocaína más grande del mundo».

Uribe fue más lejos e hizo un llamado a la «resistencia civil pública, pacífica, argumentada y persistente para evitarlo (el acuerdo) o para seguir trabajando y derogarlo».

Para el partido que lidera Uribe, Centro Democrático, elevar a categoría de acuerdo especial aquellos tratados que abordan múltiples materias es usar indebidamente las normas del Derecho Internacional Humanitario.

Por su parte, la senadora Claudia López, del partido Alianza Verde (centro), señaló a la emisora Blu Radio que «las partes se pasaron de la faja (se extralimitaron)».

«El Gobierno cedió en lo que las FARC querían, que era saltarse al Congreso, a los colombianos e ir directamente a Ginebra a que se puedan volver los acuerdos un tratado internacional», dijo López.

En su opinión, la fórmula pactada hace de «La Habana (sede de las negociaciones) una constituyente, del Congreso una notaría y de los colombianos unos súbditos».

Gobierno y FARC mantienen diálogos de paz en la capital cubana desde noviembre de 2012 con el objetivo de poner fin a un conflicto armado interno de más de medio siglo, que ha causado al menos 7,8 millones de damnificados y más de 220.000 muertos, según reportes oficiales. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias