domingo 25, septiembre 2022
spot_img

ONU condena violencia en Oaxaca y pide diálogo con magisterio en México

Ciudad de México, 21 de jun (Sputnik).- El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) en México, Jan Jarab, condenó este martes la violencia en las protestas del magisterio contra la reforma educativa en Oaxaca, al sur del país, y exhortó al diálogo para superar la crisis.

La ONU-DH «condena los hechos violentos» ocurridos en los pueblos serranos de Nochixtlán y Hacienda Blanca, Oaxaca, el domingo pasado, en los que murieron diez personas y un centenar más fueron heridas, incluyendo policías.

Además, el organismo internacional «repudia el asesinato del periodista Elpidio Ramos Zárate», en la ciudad costera Juchitán, Oaxaca, cuando estaba cubriendo otros hechos de violencia y saqueos.

«Lamento la pérdida de vidas y la afectación a la integridad de las personas lesionadas; en estos difíciles momentos, expreso mis condolencias a los familiares», dijo Jarab, representante en el país latinoamericano del Alto Comisionado de la ONU en la materia, Zeid Ra’ad Al Hussein.

El representante en México hizo un exhorto a los involucrados: «Mi Oficina hace un llamado para que se evite la violencia y las partes involucradas privilegien el diálogo sobre la confrontación, con el fin de prevenir la repetición de situaciones como las ocurridas», dijo en un pronunciamiento escrito.

La ONU-DH, establecida permanentemente desde 2002 en México tras la rebelión indígena de Chiapas, llama al gobierno y autoridades a «investigar de forma independiente, pronta, exhaustiva e imparcial» los hechos suscitados, «deslindar las responsabilidades, atender y reparar adecuadamente a las víctimas».

Asimismo, exhorta a «garantizar el pleno acceso a la asistencia médica requerida por todas las personas heridas», luego de las denuncias de que en algunos centros médicos y hospitalarios donde atendían a policías, les fue negada la asistencia a los civiles heridos.

La ONU-DH recuerda al Gobierno de Enrique Peña que cuando en una acción de protesta se presentan situaciones de violencia que «ameritan recurrir, como último recurso, al uso de la fuerza, las autoridades deben sujetarse a los principios de razonabilidad y proporcionalidad, evitando violaciones al derecho a la vida e integridad física».

Muchas víctimas y ONG mexicanas han señalado que las autoridades hicieron un «uso desproporcionado de la fuerza».

Asimismo, exige que toda privación de la libertad debe respetar el derecho al debido proceso, luego de denuncias de personas incomunicadas o desparecidas tras las protestas.

Recordó finalmente la necesidad en México de «aprobar una ley general sobre el uso de la fuerza» de las fuerzas de seguridad y garantizar una efectiva rendición de cuentas en su aplicación.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias