viernes 30, septiembre 2022
spot_img

AI y Oxfam exigen investigación por muerte 11 campesinos en 2012 en Paraguay

México, 12 jul (EFE).- Amnistía Internacional (AI) y Oxfam exigieron hoy una investigación imparcial sobre la muerte de 11 campesinos durante un desalojo violento de 2012 en Curuguaty, Paraguay, así como reparación para las familias de las víctimas.

En un comunicado conjunto fechado en Ciudad de México, las organizaciones señalaron que seis policías y 11 campesinos murieron durante el violento desalojo en las tierras conocidas como Marina kue, ubicadas en el departamento de Canindeyú, el 15 de junio de 2012.

Sin embargo, añadieron, que en el juicio -finalizado el lunes- solo fueron abordadas las muertes de los agentes policiales.

Señalaron que, en conjunto con otras organizaciones locales e internacionales, «han expresado su preocupación en diferentes oportunidades ante el rechazo del Ministerio Público de investigar la muerte de los once campesinos».

Hasta ahora «no ha explicado de forma convincente los motivos por los cuales no investigaron tales muertes, ni la presunta alteración de la escena del crimen y las alegaciones de tortura y otros malos tratos durante las detenciones policiales a campesinos», señaló Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de AI, citada en el comunicado.

En línea con los estándares internacionales de los que Paraguay hace parte, las autoridades están obligadas a realizar investigaciones imparciales sobre toda denuncia de violaciones a derechos humanos, y garantizar que las familias de las víctimas tengan acceso a una reparación integral.

El texto cita información de organizaciones locales de derechos humanos en el sentido de que en los últimos 25 años, al menos 115 dirigentes y miembros de organizaciones campesinas han sido asesinados o están desaparecidos en el contexto de la disputa por la distribución equitativa de la tierra.

«En Paraguay, 1,6 % de los propietarios poseen 80 % de la tierra agrícola y ganadera, lo que ha generado que miles de campesinos organizados demanden una efectiva implementación de la reforma agraria, contemplada en la Constitución», puntualizó Simon Ticehurst, director de Oxfam para Latinoamérica y el Caribe.

De acuerdo con el comunicado, pobladores de la zona, varios de ellos víctimas y familiares, del desalojo de 2012, llevan más de 10 años demandando el uso de tierras de propiedad estatal en el marco de la reforma agraria.

En el juicio oral y público, única causa impulsada para esclarecer lo ocurrido en Curuguaty, fueron condenados 11 campesinos por homicidio, asociación criminal e invasión de inmueble, sin dar respuesta a los temas de verdad y justicia en el caso de los campesinos asesinados, apuntó.

Tampoco se explicó la cuestión relativa a la propiedad de las tierras en disputa, aún pendiente en el ámbito de la justicia civil.

Oxfam y AI pidieron una investigación «exhaustiva, independiente e imparcial» de la privación de la vida, las denuncias de tortura y otros malos tratos, y las diversas violaciones a los derechos humanos cometidas en el contexto de los hechos de junio de 2012.

El tribunal a cargo del caso condenó el lunes a penas de entre 4 y 30 años de cárcel a los 11 acusados, en una sesión que transcurrió en medio de protestas de los abogados y de parte del público asistente.

La matanza de Curuguaty sirvió de base al entonces opositor y hoy gobernante Partido Colorado para impulsar la destitución del presidente Fernando Lugo en un juicio político tildado de irregular por instituciones como el Mercosur y la Unión de Naciones Suramericanas. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias