sábado 4, diciembre 2021
spot_img

A ochenta años de la Guerra Civil Española (Final)

A la memoria de Pedro Castro Espinoza, mi tío abuelo un antifascista cabal y consecuente.

Quinta parte y final.

“Tras la caída de Cataluña, en 1938, se produjo el exilio en masa de republicanos a Francia. Huían de la guerra iniciada dos años antes y muchos terminaron en los campos de internamiento habilitados por el gobierno francés de Daladier. Cerca de 440.000 republicanos españoles se refugiaron en el país vecino (220.000 soldados y milicianos. 170.000 mujeres, niños y ancianos, 40.000 inválidos y 10.000 heridos). Muchos de ellos regresaron a España al poco tiempo. El resto, cerca de 100.000 personas constituyeron el llamado exilio permanente. Combatieron en la segunda guerra mundial, principalmente en Francia, pero asimismo en la Unión Soviética y el norte de África. Unos 9.000 republicanos españoles acabaron siendo deportados a campos de concentración nazis, recuerda el profesor de Historia Contemporánea en la Universitat de València, Albert Girona. “Sorprende la pasividad de los países democráticos y la Sociedad de Naciones ante el drama humanitario” (Enric Llops El historiador y periodista Carles Senso y el docente Ximo Vidal publican “La ignominia de l’ oblit REPUBLICANOS DE LA RIBERA (VALENCIA), EN LOS CAMPOS DE EXTERMINIO NAZIS en Rebelión del 1-08-16).

Además de la derrota y el largo camino del exilio hacia Francia, en medio de aquel duro invierno de 1938-1939, pasando Los Pirineos a pie para internarse en la Cataluña francesa o región de  Perpignan, el comportamiento cruel y despiadado de las autoridades francesas que encerraron a los republicanos en los llamados campos de internamiento de Argeles, Gurs, Sant Cebrià de Roselló, Barcarés, Stepfonds y Ribesaltes, muchos de los cuales fueron enviados a los campos de concentración nazis, al ser ocupada Francia por las fuerzas alemanas, donde murieron alrededor del 65% de ellos(ibid), vinieron a agravar y a multiplicar la tragedia de los vencidos, como consecuencia de las acciones e inacciones de quienes dejaron abandonada la república española a su suerte, maltrataron a quienes se vieron obligados a atravesar la frontera y luego, no sólo huyeron cobardemente cuando se produjo la invasión del nazifascismo alemán, sino que pasaron luego a colaborar con Hitler y sus secuaces, a través del gobierno de Vichy, un régimen que entregó a los franquistas a exiliados republicanos como el catalán Luis Companys, quien había estado al frente de la Generalitá de Cataluña, durante los años de la república, siendo fusilado por los franquistas en 1940.

En un vivo contraste con lo anterior, tenemos que algunos de estos experimentados combatientes de los partidos del Frente Popular o anarquistas de la FAI CNT se unieron a las fuerzas de la Legión Extranjera Francesa en el norte de África terminando, con el paso del tiempo, muchos de ellos uniéndose a la División Leclerc, encabezada por el general gaullista del mismo nombre, los que después de haber combatido en Italia, participado en la Campaña de Normandía. tomaron parte decisiva en la liberación de París, en agosto de 1944, cuando una columna de republicanos españoles fue la primera en entrar a la capital francesa, por el sector de Montparnasse, llevando banderas de la Segunda República Española en los tanques que utilizaron para el combate, los que llevaban nombres como Guadalajara o Albacete, que recordaban los duros combates en la Sierra de Guadarrama, durante los años de la guerra civil española. En cambio del lado francés, no fue sino hasta el año de 2015, cuando el gobierno francés reconoció su responsabilidad en esos hechos, habiendo pasado ya setenta años de aquellos dramáticos acontecimientos.

El atraso en términos científicos e intelectuales que dejó la larga dictadura franquista sumió a España en el mayor de los atrasos, debiendo emigrar una gran cantidad de científicos e intelectuales, los que nutrieron al quehacer científico de países como Argentina y México, unas naciones en las que encontraron refugio miles de ellos, es otro de los elementos a considerar, en términos de la larga duración histórica, para enjuiciar los actos de aquel régimen totalitario que contó con la complicidad de tantos, para destruir las conquistas más importantes de la España de los primeros años del siglo veinte.

Es por todas estas razones, fundadas en hechos comprobados tan graves que no resulta, de ningún modo fácil, la tarea de analizar y ubicar  todos componentes,  causas y consecuencias de un hecho histórico tan complejo como fue la Guerra Civil Española, ni en ningún momento ha sido esa nuestra pretensión. Sin embargo, lo que no se puede aceptar de ninguna manera es la equívoca asunción del olvido del pasado histórico, siempre tan caro a las fuerzas reaccionarias e incluso nostálgicas de su pasado fascista, en muchos casos no tan lejano como pretenden sus epígonos que andan por ahí, jactándose de semejantes hazañas. Es  de suyo impresionante poder observar  las múltiples formas dentro las que se exterioriza, de manera ideológica, la dura costra de cinismo de muchos de quienes no quieren hablar de los crímenes del régimen surgido de la guerra civil, cuando en realidad el paso del tiempo ha traído la necesidad imperiosa de establecer la verdad  de lo ocurrido, tal y como nos lo dice el periodista José Maldavsky, en su texto Los osarios de Franco (Les charniers de Franco, Le Monde diplomatique Janvier 2003): “Después de setenta años de silencio, españoles buscan los restos de unos 30 000 republicanos fusilados al borde de las carreteras, “desaparecidos” durante la terrible represión de la guerra civil (1936-1939). De hermanos o de hermanas, de hijos y de nietos de las víctimas del franquismo que quieren exhumar sus osamentas de las fosas comunes y de los osarios anónimos, a fin de dar una sepultura decente a sus muertos y reivindicar su memoria” A los deudos de aquellos republicanos asesinados ni siquiera se les ha concedido ese elemental derecho, lo que sería el único camino para construir una verdadera democracia mirando de frente a la verdad, jamás ocultándola como ha ocurrido durante las más de tres décadas transcurridas desde el inicio de la llamada transición española, a la que sería mejor calificar de régimen postfranquista donde los privilegiados de la dictadura, muchos de ellos convertidos en franquistas vergonzantes, mantuvieron intacto su poder político, económico e incluso ideológico, siempre en contra o en detrimento de los vencidos en la guerra civil, y al menos de dos generaciones de sus descendientes. Las gentes de la derecha del común que conforman varias generaciones asimiladas a lo que se ha dado llamar una especie de franquismo sociológico, fundamentado en la negación de los crímenes del fascismo español, por lo general evitan enfrentarse al hecho de que. “Hay que referirse a un país en el que los 40 años de terrible represión de dictadura franquista son aceptados de forma más o menos amplia, sin el más mínimo reproche social. Todos podemos conocer en nuestro entorno a alguna persona que legitime de forma velada (y muchas veces explicita) el golpe militar del 36, pero, eso sí, no acepta que se le llame descriptivamente facha. En su defensa siempre hablan de las atrocidades que cometieron ambos bandos en la guerra civil, haciendo un planteamiento falso que omite el levantamiento contra el orden republicano constitucionalmente establecido y la represión posterior a la guerra. Igualmente hemos vivido alguna historia familiar que se tiene oculta, que cuando se habla sobre ella aparece un silencio incómodo, casi vergonzoso, que indica que eso no debe tratarse, que ya pasó y debe olvidarse. Lo observamos a diario. “Yo no soy fascista, soy patriota”, “Es que la República era un caos”, “Con Franco en España se vivía bien”, “Hablar de memoria histórica es reabrir heridas”…y un largo número de frases cuyo único objetivo es dar una imagen suavizada de lo que fue una cruel dictadura que asesinó a miles de personas. Pasar la página, pelillos a la mar” (Fran Delgado  EL TRUCO FRANQUISTA en Rebelión 29.07.16).

La gran variedad, extensión y profundidad de los crímenes del régimen franquista, sobre todo a través de las décadas de los cuarenta y los cincuenta, torna aún más graves los intentos reiterados, presentes en el medio académico español contemporáneo, de atenuar la naturaleza de aquel régimen totalitario, dándole la simple  o más benigna connotación de autoritario, cuando en realidad “Fueron 40 años de franquismo que marcaron profundamente la idiosincrasia, la actitud y los comportamientos políticos que calaron en una generación, que se trasladó a las siguientes y que perviven en la actualidad. Es lo que se ha denominado franquismo sociológico, un hecho de tolerancia social por el que se aceptan los comportamientos fascistas como algo no especialmente malo, que, unido a una élite proveniente del régimen que protagonizó el cambio de régimen(la llamada transición, a partir del Pacto de la Moncloa) sin perder el poder económico, político y mediático, lideraron una transición gatopardista que sirviera para asegurar su posición privilegiada, es lo que nos ha conducido hasta la situación de nuestros días” (Ibidem).

Una mención especial amerita los graves crímenes cometidos contra las mujeres del bando republicano que cayeron prisioneras, una vez concluida la guerra civil, para no hablar de las que fueron ejecutadas sumariamente. En ellos tomaron parte, las órdenes religiosas de monjas católicas que como parte de ese fascismo, al estilo del catolicismo integrista español, vejaron a estas mujeres de muchas formas llegando a quitarle sus hijos que jamás les fueron devueltos, un inmenso dolor que muchas de ellas debieron llevarse a la tumba. Estas monjas en complicidad con otros cancerberos de aquel régimen tomaron parte en la tortura psicológica y física de muchas de estas mujeres que llegaron a ser asesinadas o incluso a verse privadas de su condición elemental de humanidad, a lo largo de los muchos años que duró su condición de prisioneras políticas, si es que lograron sobrevivir a las condiciones espantosas a que se vieron sometidas por el sombrío régimen fascista de los fachas españoles, los que procuraron mediante el miedo sofocar cualquier intento de libertad o de eliminar el recuerdo de algunas de las conquistas alcanzadas durante los pocos años que duró la Segunda República Española. Nuestro deber moral está del lado de la verdad, la justicia y del mirar de frente a la verdad histórica, siempre pensando en que tales hechos no vuelvan a ocurrir jamás.

(*) Rogelio Cedeño Castro, sociólogo y catedrático de la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA).

Más noticias

6 COMENTARIOS

  1. Interesante artículo, evidentemente usted solo cuenta la parte de la historia que quieres hacer ver como la verdad absoluta, a mi abuelo le tocó el bando contrario, a mi tío abuelo le tocó el bando rojo y murió en la guerra. Estimado señor, háblenos también un poco sobre los crímenes republicanos que fueron bastantes también, para los que te leen y conocen poco dirán que el mal venció al bien y los derrotados eran almas de Dios. Sé que es difícil buscar un equilibrio con relación a los hechos y no ser tan parcial pero inténtelo con otro artículo y comente un poco sobre los crímenes republicanos.

  2. BADAJOZ, AGOSTO DE 1936, LA ALONDRA ENSANGRENTADA.
    Manuel Cañada
    Rebelión

    No cesará la alondra

    ensangrentada en su furioso canto.

    Hoy es el día del jamás y el nunca,

    ah país del dolor, Extremadura.

    Antonio Gamoneda

    Han pasado 80 años desde la matanza de Badajoz, desde el crimen más vil de la historia de Extremadura. Y sin embargo, todavía, hablar de ello en esta tierra sigue siendo un tabú. Todavía mandan el silencio y la prudencia, todavía no se ha ido todo el humo, “todavía está todo todavía”. ¿Cómo es posible que el olvido siga ocultando el asesinato de miles de personas, el genocidio más brutal que ha sufrido nuestro pueblo?

    14 de agosto de 1936. Badajoz es una ciudad sitiada, atemorizada, a punto de sucumbir. Desde hace días padece el bombardeo sistemático de la aviación y, tras la caída de Mérida, las columnas del ejército sublevado le han puesto cerco. Al oeste, el gobierno portugués colabora abiertamente con los golpistas y en el interior de la población la cárcel es un hervidero: en ella están los guardias civiles sediciosos a los que el pueblo trabajador de la provincia de Badajoz derrotó y desarmó en los primeros días, tras el levantamiento militar. En la frontera de Caya aún puede verse una bandera emblemática de la UHP (Uníos Hermanos Proletarios), pero el pánico ya ha prendido. Llegan noticias de las andanzas criminales que prodiga la Columna de la Muerte y el éxodo ya ha comenzado. Lo cuenta Mario Neves, el corresponsal de El Diário de Lisboa en su crónica del 11 de agosto: “Un largo hormigueo negro e interminable de mujeres y niños” va llegando al paso fronterizo huyendo de la catástrofe que todos presienten. “Tan sólo las milicias populares defienden la ciudad, sin que lleguen ni la artillería ni la aviación que Madrid promete diariamente. Es natural que la ciudad caiga de un momento a otro en mano de los rebeldes. En cuanto se acerque la columna de Castejón, bien pertrechada y provista de municiones, Badajoz tiene sus horas contadas”.

    Badajoz es el primer rompeolas de todas las Españas. Todos los ojos están puestos en sus murallas, en estos campesinos que han osado enfrentarse al feudalismo de los señoritos, que le han dado vida al sueño de la reforma agraria. Pero Badajoz no se rinde, este ejército de yunteros, de lavanderas, de ferroviarios, de costureras, de albañiles, de maestras, de mecánicos, de criadas de servir, de médicos, de trabajadores de toda clase, ha decidido resistir. Hay que defender la República, hay que retrasar el avance de los fascistas hacia Madrid.

    El 16 de febrero, con la victoria del Frente Popular en las urnas, se ha roto el dique de la presa de agua, viva y sonora, subyugada durante décadas. Ya no más dilaciones, trabajo, laicismo, democracia, tierra y libertad, grita el pueblo, que ha soportado durante tanto tiempo el desprecio y la altanería de las clases dominantes. “La carne y la sangre viva, el trabajo, el sudor, las lágrimas y el hambre, salían al encuentro de la bisutería, de las barras de carmín, de los polvos, el colorete, los tés danzantes, las rentas artificiales, las trampas y la hipocresía”. Así describe José Herrera Petere una manifestación espontánea en la Gran Vía madrileña celebrando el triunfo del Frente Popular.

    Y en Extremadura, el 25 de marzo toma cuerpo la utopía milenaria. Al fin, la tierra para quien la trabaja. A las cinco de la mañana de aquel día, un ejército pacífico de jornaleros, a lomos de burros y pertrechados de subversivas azadas, le quita las legañas a las boicoteadas leyes de reforma agraria y dispara a la tierra con sus arados en 280 pueblos, comenzando a labrar más de 3.000 fincas. Los terratenientes y sus caciques jamás les perdonarán aquella insolencia, el propósito de vivir dignamente, sin servidumbre ni amos.

    La gran serpiente de la reacción busca a tientas darle forma a su rencor. Y encuentra la solución donde la encontró a lo largo del último siglo, en el pronunciamiento militar. El 17 de julio se desata el golpe de Estado contra la República, que se lleva preparando desde el mismo día que venció el Frente Popular. Pero para sorpresa de todos, el golpe fracasa parcialmente. Pensaban que sería una asonada victoriosa más que sumar a la tradición montaraz del ejército. Pero las cuentas no les salen; el pueblo, aunque está desarmado, ha plantado cara en Madrid, en Barcelona, en decenas de ciudades, entre ellas Badajoz.

    Francisco Espinosa, un historiador valiente y riguroso que ha estudiado en profundidad la República, la guerra civil y la represión franquista, evalúa la encrucijada de esos días. “Tal como quedó la situación, la pieza clave no era otra que el Ejército de África, herencia de la larga y temible guerra colonial”. A pesar de la resistencia popular, los militares africanistas controlan rápidamente Cádiz, Jerez, Sevilla y las capitales andaluzas. “El único escollo que se presenta es la provincia de Badajoz, importante porque”, además de representar el faro de la reforma agraria republicana, “impide el contacto entre las fuerzas de Mola y las de Queipo de Llano y Franco”. Las columnas de Asensio y Castejón se dirigen hacia Badajoz y a su paso van dejando un reguero de muerte. Fuente de Cantos, Zafra, Llerena, Villafranca, Almendralejo o Mérida conocen de primera mano las prácticas bárbaras de este ejército de ocupación. Para el primer escarmiento, el jefe de la columna pide normalmente un uno por ciento de la población; estas personas son liquidadas en pequeños grupos, dejando sus cadáveres en las salidas de los pueblos y otros lugares de especial tránsito.

    BADAJOZ, CAPITAL DEL CORAJE

    El 14 de agosto la suerte de Badajoz está echada. El bombardeo aéreo ha sido incesante desde las seis de la mañana y los obuses siembran el terror en todos los barrios. A los republicanos les sobra corazón, pero les faltan municiones. La defensa heroica sucumbe. A las cuatro y media de la tarde, tras un feroz combate, la columna de Castejón entra por Puerta Trinidad. Badajoz cae.

    La batalla termina, pero ahora comienza la escabechina, la carnicería más monstruosa que se pueda imaginar. Para empezar, todos los republicanos detenidos en la Catedral de San Juan, el último reducto de resistencia, son fusilados en los altares. Y los arrestados in situ por toda la ciudad son congregados en la plaza del Ayuntamiento, donde se han colocado ametralladoras que los van eliminando por grupos. E igual suerte corre la mayor parte de los detenidos en algunos de los refugios. Son centenares los asesinados, la sangre corre ya por las calles Obispo y Ramón Albarrán. Pero el genocidio no ha hecho más que empezar. Mutilación y castración de cadáveres, ametrallamientos colectivos y saqueo indiscriminado son algunas de las hazañas del ejército “libertador” en los siguientes días… Bares, relojerías o tiendas de ropa son asaltados. Las violaciones y degüellos forman parte también del repertorio preferido de los invasores.

    Pero donde se va a condensar la ignominia y la bajeza va a ser en la plaza de toros. Yagüe ha ordenado allí el encierro de los prisioneros. Al coso taurino van a parar no sólo los innumerables detenidos en Badajoz, sino además todos los refugiados arrestados por la dictadura de Salazar cuando intentaban pasar a Portugal.

    Multitud de testimonios nos hablan de la humillación y de la barbarie en aquellas fechas. El poeta pacense Manuel Pacheco recuerda el terror de esas jornadas: “Fueron unos días horribles, yo no podía dormir, oía los disparos en la cercana plaza de toros, miles de fusilados. En los primeros días, solamente alguno de derechas tenía que decir ese, y rápidamente era fusilado”. Julián Zuzagagoitia, que por entonces era ministro de la Gobernación, narra la verbena de sangre y de horror homicida que tiene lugar: “Cientos de prisioneros fueron llevados a la plaza de toros donde, atraillados como perros de caza, eran empujados al ruedo para blanco de las ametralladoras que, bien emplazadas, los destruían con ráfagas implacables”. Y el periodista Jay Allen, del Chicago Tribune, da cuenta también de la vejación y del sistemático asesinato de republicanos. En una de las crónicas revela “un ceremonial y simbólico tiroteo en la Plaza de la Catedral. Siete líderes republicanos del Frente Popular fueron fusilados ante 3.000 personas”. Lo que cuenta Allen no es otra cosa que el asesinato con humillación pública incluida de, entre otros, el alcalde de Badajoz, Sinforiano Madroñero, y del diputado socialista Nicolás de Pablo.

    “La ciénaga mortal, plaza del mundo atravesada por hormigas blancas, es ahora sagrada y miserable y espantosa en la púrpura”. Antonio Gamoneda, un poeta enigmático, se torna transparente denunciando la matanza, poniéndole fecha y dirección a la barbarie. Mortal 1936, así se llaman los diez poemas que escribe en 1993 acompañando las tauromaquias trágicas del pintor extremeño Juan Barjola. “Este es el día en que los caballos aprendieron a llorar, el día terrible y natural de España. El animal de sombra enloquece en las pértigas del alba”. Nos imaginamos a los prisioneros tratados como animales, toreados, lanceados, rejoneados al amanecer y la rabia nos estremece. Ochenta años después aún arden las pérdidas, aún duele el sadismo de los vencedores y el dolor de los martirizados.

    “Bajo un bramido de campanas, crece la ejecución, gime el acero y tú, Marzal, eres horrible hasta en los ojos de tu madre. Así es la iniquidad, así es el llanto”. Al poeta ahora se le entiende todo. Marzal es el apellido del capitán de la guardia civil, uno de los matarifes más sanguinarios. Marzales, que os persiga por siempre nuestra memoria. Sanguijuelas, carniceros, maestros del odio, perros cuya única sabiduría fue el terror.

    Pero, como nos enseña Hanna Arendt, para hacer el mal no es necesario tener corazones crueles. En estos actos canallas se trenzan la venganza y la directriz política. Se conciertan las venganzas menudas y las venganzas concluyentes, la venganza natural de los mercenarios y la venganza enfermiza de algunos jefes de la Guardia Civil, derrotados y perdonados por los republicanos. Y, por último, la decisiva venganza de los terratenientes, de quienes se consideran los dueños a perpetuidad de los latifundios, esas tierras que una morralla de ganapanes amenaza con arrebatarles. Pero la venganza, con ser insaciable, sólo puede llegar a este extremo de podredumbre si tiene los parabienes oficiales, si se inscribe en una directriz gubernativa. Y así era. La campaña de ejecuciones masivas de los primeros meses de la guerra obedecía a una orientación clara que Yagüe expresó con precisión, la necesidad de “purgar el país concienzudamente de todos los elementos rojos”. Y para los militares fascistas, como nos recuerda Francisco Espinosa, los rojos son considerados como seres inferiores carentes de todo derecho.

    LA FÁBRICA DEL OLVIDO

    Volvamos al inicio. ¿Si la matanza de Badajoz es un hecho histórico de tanto relieve, si es un parteaguas en la historia de Extremadura, por qué no forma parte del debate público, por qué funciona todavía el veto o la auto-censura? Quizás pueda ayudarnos a explicarlo revisar cuál ha sido el tratamiento de la matanza de Badajoz en las últimas décadas.

    14 de agosto de 1977. Algo que la inmensa mayoría de los extremeños desconocen o no recuerdan es que este silencio pastoso actual sobre la fecha de la matanza de Badajoz no ha sido una constante. En 1977, justamente el 14 de agosto se convoca una manifestación a la que asisten más de 9.000 personas. En la convocatoria se anudan tres temáticas: la que motiva expresamente la convocatoria, la oposición a la central nuclear de Valdecaballeros; la reivindicación de la autonomía extremeña (la manifestación termina con un chaval de 15 años colgando la bandera verde, blanca y negra, no reconocida todavía oficialmente, en el Ayuntamiento de Badajoz); y, por último, aunque de modo implícito, el homenaje a los represaliados en la matanza de 1936. El pueblo comienza a re-apropiarse del 14 de agosto, resignificándolo, incorporando nuevas demandas. Y, ojo al dato: horas antes de la manifestación mencionada, el Ayuntamiento de Badajoz ha retirado de la fachada la lápida conmemorativa de la “victoria” del 14 de agosto.

    El 14 de agosto de 1978, por su parte, se convoca nada menos que ¡el Día de Extremadura! La manifestación será ahora en Cáceres, con asistencia de 2.000 personas. Cinco años después, el gobierno autonómico fija como Día de Extremadura el 8 de septiembre, coincidiendo con la festividad de la Virgen de Guadalupe. Son los primeros años de la transición, el régimen atraviesa una crisis de legitimidad y está abierto un proceso constituyente. Los de abajo pugnan por recuperar el recuerdo de las luchas cruciales de las generaciones oprimidas precedentes. Después, el electoralismo y los derroteros amnésicos de la transición contribuirán a abandonar un camino que recuperaba esta fecha tan señalada para el pueblo extremeño.

    Desde entonces el poder político, sistemáticamente, ha intentado borrar el rastro del crimen. Mencionemos sólo tres de los hechos más significativos. En 2002 el gobierno autonómico del PSOE derriba la antigua plaza de toros y en su lugar levanta un aséptico centro de convenciones, el nuevo Palacio de Congresos. En septiembre de 2007, en pleno desmelene del revisionismo histórico, Miguel Celdrán, alcalde del PP en Badajoz, propone sustituir el nombre de la calle Sinforiano Madroñero por el de Rodríguez Ibarra. Como se recordará, Madroñero era el alcalde de Badajoz en 1936 asesinado por los pistoleros de Falange. La argumentación que acompaña la propuesta de Celdrán tiene un repugnante regusto a chulería fascista: “fue un alcalde que sólo gobernó cuatro meses”. Y el tercero de los indicadores: a principios de 2009, el Ayuntamiento sustituye la histórica tapia del cementerio, cuyos agujeros de bala recordaban los fusilamientos, alegando motivos urbanísticos.

    En conclusión: el 14 de agosto de 1936 el fascismo ahogó en sangre el proyecto de transformación social más ambicioso que ha vivido Extremadura, el que representaba la reforma agraria y la Segunda República. Las consecuencias de ese genocidio han sido históricamente devastadoras y llegan hasta nuestros días. La permanencia del latifundismo, la sangría extrema de la emigración o la pervivencia de relaciones clientelares de poder están íntimamente vinculadas con aquella derrota histórica de las clases populares extremeñas y españolas. La matanza de Badajoz consiguió así su gran objetivo: inocular el miedo y la resignación en el subconsciente colectivo extremeño, trascendiendo las generaciones. Y la clase oligárquica en Extremadura, los grandes dueños de la tierra, asentaron un sólido dominio que, en gran medida, aún perdura.

    El planificado olvido de la matanza de Badajoz -cuando no su repugnante negación histórica- es la demostración de que, en las últimas décadas, ha prevalecido la memoria de los vencedores. Pero se equivocan de raíz los olvidadores y los olvidadizos, los que apuestan a vaciar la memoria del pueblo. Como dice Mario Benedetti: “Todo se hunde en la niebla del olvido, pero cuando la niebla se despeja, el olvido está lleno de memoria”. Tenemos memoria, tenemos lealtad a los luchadores del pueblo, tenemos conciencia de que sólo luchando venceremos.

    14 de agosto de los años venideros: No cesará la alondra ensangrentada en su furioso canto.

    Manuel Cañada, militante de los Campamentos Dignidad

    Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

    Envía esta noticia
    Compartir esta noticia: delicious digg meneame twitter

  3. De las verdades tenemos muchas y muy variadas, no sé si todas están manipuladas por unos u otros. Lo que sí le puedo decir es que por suerte muchos miramos hacia adelante, construimos sociedades donde conciliamos sin vivir con rencores del pasado, donde nos respetamos y somos progresistas, por eso gracias a la democracia el PSOE tomo el poder con un gran líder que admiro como Felipe González y finalmente España tuvo sus gobiernos de izquierda.
    Vea estas historias a continuación algo que ni usted ni yo podemos desmentir como tampoco yo puedo desmentir las que usted pública, solo pretendo que sea usted no sea el dueño de la verdad absoluta, esa que no parece existir.

    Por Ministerio de Justicia, 1943

    El 25 de septiembre de 1936, desde que las sirenas de la ciudad de Bilbao anunciaron la presencia de la aviación nacional, las turbas, entre las que figuraban gran número de mujeres, se dispusieron, de acuerdo con los guardianes de los presos, al asesinato en masa de estos últimos.

    Y así, una vez terminado el bombardeo, se dirigieron hacia los muelles de la ría próximos a la factoría de Altos Hornos, en que se hallaban fondeados los barcos Altuna-Mendi y Cabo Quilates, convertidos en prisión; algunos grupos se trasladaron en gabarras a bordo de los buques, y en el Cabo Quilates comenzó la matanza en las primeras horas de la noche, siendo asesinados sobre cubierta la mayoría de los presos, y otros en la misma bodega, sobre la que se hizo fuego desde fuera, pereciendo de este modo 41 detenidos. En el Altuna-Mendi, después de obligar a los presos, bajo la amenaza de una ametralladora, a permanecer varias horas con los brazos en alto, se asesinó a tiro de fusil, pistola y pistola ametralladora a 29 detenidos.

    También en Bilbao, en la noche del 2 de octubre de 1936, un grupo de marineros, e individuos que se titulaban oficiales de Marina de la dotación del acorazado rojo Jaime I, subieron a bordo del barco-prisión Cabo Quilates, y, con la aquiescencia de los guardianes, asesinaron a 38 presos, a los que previamente despojaron de sus alhajas y objetos personales de algún valor.

    En la misma capital bilbaína fueron asesinados el 4 de enero de 1937, en las distintas cárceles, un total de 209 presos, realizando los asesinatos fuerzas del Ejército rojo, constando la participación activa de varias compañías de los batallones Asturias (7º de la UGT), Fulgencio Mateos y Malatesta, perfectamente uniformadas, con armamento completo, y a las órdenes de sus jefes, respondiendo desde una de las cárceles el comandante del batallón Malatesta al presidente del Gobierno vasco, que le pedía una explicación acerca de los sucesos que estaban ocurriendo, que «cuando el pueblo se convenciese de que no quedaba un fascista en la cárcel cesarían las matanzas».

    (…) Finalmente, el presidente del Gobierno vasco, José Antonio Aguirre, que no había tomado ninguna medida para evitar estos crímenes, ni desplegado ninguna energía para cortarlos una vez iniciados, encargó al Secretario de Guerra que cesara la matanza, concluyendo ésta a los pocos minutos; debiendo tenerse en cuenta que esta orden sólo se dio a las cuatro horas de comenzados los crímenes y ante las apremiantes instancias de los funcionarios de Prisiones, que suplicaban la intervención de la Autoridad.

    (…)

    Las matanzas de Madrid

    La suerte de los presos de Madrid –después de la matanza del mes de agosto en la Cárcel Modelo– fue haciéndose cada vez más incierta, hasta llegar muy pronto a las matanzas colectivas, respondiendo a una organización perfecta, estudiada en la propia Dirección general de Seguridad, con los antecedentes que a continuación se consignan:

    El aumento progresivo del número de asesinatos con la participación, en unos casos, y la pasividad, en otros, de las autoridades que tenían obligación de asegurar el orden público, hizo que se conmoviera la opinión internacional y que las representaciones diplomáticas acreditadas en Madrid hicieran llegar a sus Gobiernos su alarma.

    Hubo una nota inglesa a este respecto, y el ministro de Estado español, Julio Álvarez del Vayo, en representación del Gobierno rojo, hizo pública una comunicación, dirigida al encargado de Negocios de la Gran Bretaña, lamentándose de aquella intervención humanitaria del Gobierno inglés, que, afirmaba, carecía de fundamento, ya que «los presos se encontraban totalmente seguros y en espera de ser juzgados por los tribunales competentes».

    La comunicación apareció en la Prensa los días 25 y 26 de octubre de 1936, y poco después, dentro del mismo mes de octubre, aquel Gobierno, por medio de uno de sus órganos, como era la Dirección general de Seguridad, ordenó en Madrid el asesinato de presos de la cárcel de Ventas, que no habían sido juzgados por ningún tribunal. Entre estos presos figuraban personas de destacado relieve intelectual, como don Ramiro de Maeztu, y de destacada personalidad política, como el fundador de las JONS, don Ramiro Ledesma Ramos, hallándose entre ellos los dos hermanos Borbón León, emparentados con la Casa Real española.

    El director general de Seguridad, Manuel Muñoz, el día 31 de octubre de 1936 ordenó la entrega de estos presos a miembros del Comité Provincial de Investigación Pública –checa de Fomento–, con el pretexto de trasladarlos a Chinchilla; pero con la orden verbal de que fueran asesinados. Uno de los comprendidos de la relación original, don Francisco Gallego Sáenz, resistió el cumplimiento de la orden de salida y fue asesinado en el interior de la prisión.

    En los primeros días de noviembre del propio año 1936, representantes de la checa de Fomento, con miembros del ejército marxista, acudieron a las cárceles de Ventas, San Antón y Porlier para requerir a los militares profesionales que sufrían prisión para que se incorporasen al ejército rojo, amenazándoles de muerte si no atendían el requerimiento. Como consecuencia de su actitud digna, negándose a mandar fuerzas militares del Frente Popular, se decretó su asesinato, sin intervención de tribunal alguno, y se hicieron listas, que se entregaron en la Dirección general de Seguridad; este organismo autorizó las sacas de presos para su asesinato, pretextando en algunos casos la libertad de los mismos, y en otros, su traslado. Desde el día 1 hasta el 7 de noviembre de 1936 se sucedieron estas expediciones, ordenadas bajo la firma del director general de Seguridad, Manuel Muñoz, en unos casos, y de los altos funcionarios de la misma Dirección, en otros.

    El 6 de noviembre de 1936 se presentaron en la cárcel Modelo de Madrid policías, adscritos a la Dirección general de Seguridad, y milicianos de Vigilancia de Retaguardia, al mando del Inspector General, Federico Manzano Govantes, con una orden de libertad de presos, sin indicación de nombres ni de número; en autobuses de la Sociedad Madrileña de Tranvías se llevaron a los presos que tuvieron por conveniente, sacándolos atados, y los asesinaron en las inmediaciones de Paracuellos del Jarama y Torrejón de Ardoz.

    Al día siguiente, 7 de noviembre, se repitieron los mismos hechos, siendo asesinada una nueva tanda de reclusos. La orden de extracción de la cárcel de todos estos reclusos fué firmada por el Director general de Seguridad, que dispuso que el director de la cárcel Modelo entregase a los portadores de dicha orden los presos que verbalmente le indicasen. Según declaración prestada en la Causa General por el funcionario de la Dirección general de Seguridad, don Ángel Jiménez Bella, el mandato referido se extendió y firmó después de una conversación que con dicho director general sostuvo la diputado socialista Margarita Nelken.

    Y siguen muchas más

  4. A diferencia de los crímenes de la llamada España roja o republicana documentados y juzgados durante el régimen franquista, la impunidad acerca de los que eran propios, como el de Badajoz y muchos otros, prevaleció durante los cuarenta años de la dictadura fascista del general Franco y los casi cuarenta de la falsa transición democrática, más bien continuidad del régimen franquista y los grupos de poder que lo conformaron. Al respecto Rafael Narbona nos dice lo siguiente: ” España es una anomalía histórica. Es el único país europeo con 200.000 desaparecidos y unas leyes que garantizan la impunidad de sus verdugos. Naciones Unidas reclama al Estado español que elabore un “plan nacional de búsqueda de desaparecidos”, anule la ley de Amnistía de 1977 y enjuicie a los autores e implicados en el exterminio sistemático de fuerzas políticas de izquierdas perpetrado entre julio de 1936 y noviembre de 1975.»

  5. S0bre la llamada transición Rafael Narbona dice al respecto, en una publicación del 28-11-13: «Las aguas turbias de la Transición proceden del ánimo genocida de los sublevados en 1936. Mola, Franco y sus conmilitones ordenaron que se fusilara sistemáticamente a todos los desafectos al Movimiento. En una nota del 19 de julio de 1936, Mola afirma que el propósito de la rebelión es “sembrar el terror… eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros”. La brutalidad de Mola no conocía límites. Es famosa la frase que le espetó a su secretario personal: “Yo veo a mi padre en las filas enemigas y lo fusilo”. Franco obraba de acuerdo con la misma filosofía. En julio de 1937 declaró al periodista norteamericano Jay Allen: “No puede haber ningún acuerdo, ninguna tregua. Salvaré a España del marxismo a cualquier precio”. “¿Significa eso que tendrá que fusilar a media España?”, preguntó el corresponsal. “He dicho a cualquier precio”, contestó el general, con su frialdad característica. El capitán Aguilera, jefe de prensa de Franco y décimo séptimo conde de Alba de Yeltes, se muestra más explícito y displicente: “En épocas más sanas… las plagas y las pestes solían causar una mortandad masiva entre los españoles… Son una raza de esclavos… Son como animales, ¿sabe?, y no cabe esperar que se libren del virus del bolchevismo. Al fin y al cabo, ratas y piojos son los portadores de la peste… Nuestro programa consiste en exterminar a un tercio de la población masculina de España. Con eso se limpiaría el país y nos desharíamos del proletariado”. Gabriel Jackson estima que la represión franquista causó 400.000 víctimas. En La República española y la guerra civil (1931-1939), un clásico de la historiografía contemporánea, menciona la visita de Heinrich Himmler a Madrid en 1941. Himmler, que aportó su experiencia para mejorar el entrenamiento de la policía política española, “desaprobó, por razones tácticas, el promedio de ejecuciones”, pues lo consideró excesivo. Después de examinar rigurosamente varias fuentes, Gabriel Jackson desglosa el número total de víctimas: “100.000 muertos en los campos de batalla; 10.000 por las incursiones aéreas; 50.000 por enfermedades y desnutrición (durante la guerra civil); 20.000 por represalias políticas en la zona republicana; 200.000 por represalias nacionalistas durante la guerra; 200.000 prisioneros rojos muertos por ejecución o enfermedades de 1939 a 1943”.

  6. Pedro Castro Espinoza, es mi tío abuelo ramonense, quien en marzo de 1918 se alzó en armas en San Ramón contra la dictadura de los Tinoco, junto con su tío Manuel Espinoza. Ellos se habían unido al llamamiento de Rogelio Fernández Güell, con quien por desgracia no se encontraron y Rogelio y sus compañeros siguieron hacia su muerte trágica en Buenos Aires de Puntarenas. Pedro fue herido en combate en aquella oportunidad, algo que le causó una viva impresion a mi abuela Otilia, su hermana, quien era muy joven. Durante los treinta formó parte, junto con su madre Avelina o Abelina del Comité Antifascista que hubó en San José. No es que el haya combatido en España ni fuera para allá, sino que el sembró en nuestra familia una consciencia antifascista y solidaria con las luchas de la clase trabajadora. Creo que unió a la lucha por las garantías sociales en los cuarenta y fue amigo de Manuel Mora y Vicente Saénz. Mi madre Rosa Cedeño (1926-2008) y su hermano León(1933-1995) hablaban con mucho cariño y respeto de el, como alguien que creó tradíción revolucionaria en nuestra familia. Por desgracia no tengo contacto con sus descendientes directos, como dije en uno de los textos a Pedro Castro Espinoza(vivió en Moravia y trabajó muchos años en la Tabacalera) no lo reivindico como un pariente, sino como un auténtico camarada de nuestras luchas de siempre. La lucha por la justicia social y la verdadera democracia no tiene fronteras, es ecuménica y por ende planetaria, en aquel entonces como en nuestros días.

Responder a Rafael Gutierrez Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias