lunes 15, agosto 2022
spot_img

Opositor nicaragüense advierte de perpetuación familiar del régimen de Ortega

Por Nerea González, Buenos Aires, 10 oct (EFE).- El disidente sandinista y excandidato presidencial nicaragüense Edmundo Jarquín advirtió de los rasgos cada vez más autoritarios del régimen de Daniel Ortega y de la posibilidad de que se perpetúe como una «dictadura familiar», durante una entrevista con Efe realizada hoy en Buenos Aires.

Jarquín presentará mañana en la capital argentina el libro «El régimen de Ortega. ¿Una nueva dictadura familiar en el continente?», donde varias voces críticas con el hombre que dirige Nicaragua desde 2007 buscan llamar la atención de la comunidad internacional sobre una situación que, en opinión de Jarquín, va cada día a peor.

«No quisimos llamarle la dictadura de Ortega, aunque yo soy partidario de que se le llame así, porque hay una gran discusión en el mundo académico sobre cómo denominar a estos regímenes», contó el coautor y editor del libro, a menos de un mes de las próximas elecciones presidenciales, que se celebrarán sin observación y con la esposa de Ortega, Rosario Murillo, de candidata a vicepresidenta.

«A diferencia de otros países del llamado ‘socialismo del siglo XXI’ -entre los que cuenta a Gobiernos como el venezolano, el ecuatoriano y el boliviano-, en Nicaragua no se cuentan los votos bien y ahora ni siquiera se permite a la oposición participar», lamentó Jarquín, quien fue candidato a la Presidencia en 2007 y a la Vicepresidencia por la principal alianza opositora en 2011.

Según el editor del libro, Ortega manifestó desde un principio «pretensiones de construir una dinastía» que se ven hoy en la candidatura de su esposa a un puesto de sucesión directo y en el rol protagonista que tienen sus hijos en la política.

De cara a las presidenciales de noviembre, solo queda esperar «a ver cuántos votos» le da la autoridad electoral al oficialismo, dentro de un contexto de «partido único», afirmó el excandidato presidencial.

Pese al deterioro democrático, Jarquín sostiene que están «entrando en una nueva etapa porque el régimen de Ortega ha visibilizado sus características autoritarias».

Con el libro, precisó, lo que buscan es «explicar a la comunidad internacional que estamos ante un régimen autoritario, casi totalitario, que ha pasado hasta ahora desapercibido», escondido tras la «indiferencia».

«Autoritario», «sultanístico», «corrupto» y similar al régimen de los Somoza (1937-1979) son, según el, otros de los calificativos aplicables al régimen de Ortega, quien ya había gobernado Nicaragua de 1985 a 1990.

Entre los factores que han dado «margen de maniobra» a Ortega hasta ahora, según Jarquín, «el más importante ha sido la cooperación petrolera venezolana», que representaba «el 7% del Producto Interior Bruto» del país hasta la caída de los precios del petróleo.

Esta inyección le permitió, cuenta el político opositor, desoír las amenazas de retirar la cooperación bilateral por parte de la Unión Europea (UE), de Estados Unidos y de otros lugares y, con ello, de la posible imposición de garantías democráticas.

El apoyo de Venezuela facilitó a Ortega «manejarse con una gran prudencia macroeconómica» pese a una importante expansión del gasto social, agregó, alimentado también por el acceso a créditos de organismos internacionales como el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Sin embargo, según Jarquín, los planes fiscales de Ortega son «insostenibles» y el impacto en la economía no va a tardar en hacer mella en la «red de intereses» que mantiene el régimen con la elite económica.

A ello se suma un cambio de vientos políticos en toda Latinoamérica, con ejemplos como el fin del kirchnerismo en Argentina, la destitución de Dilma Rousseff en Brasil o la derrota oficialista en las últimas legislativas venezolanas.

«Los espacios de maniobra de la oposición se han venido reduciendo pero a Ortega se le vienen las vacas flacas», recalcó.

Precisamente la reducción de garantías democráticas demuestra, en opinión de Jarquín, que el presidente nicaragüense «teme más que nunca» a la voluntad popular. EFE

Más noticias

1 COMENTARIO

  1. Parece que EL Pais está decidido a ser la platarfoma de lanzamiento de cuanta babosada se inventa la oposición nicaraguense.
    Aunque sea por verguenza, por favor, publiquen aunque sea uno de los puntos de vista del Gobierno de Nicaragua, aunque sea una línea, qué clase de periodismo es este?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias