lunes 6, febrero 2023
spot_img

Brasileños organizan un acto a favor de Trump: «Hillary es como Dilma, una catástrofe»

Río de Janeiro (Barcelona), 17 oct (Sputnik) –  Un grupo de brasileños organizados en el movimiento «Juntos pelo Brasil» convocó un acto para el próximo 29 de octubre en la Avenida Paulista de São Paulo para mostrar su apoyo al candidato a la presidencia de Estados Unidos Donald Trump.

En una entrevista con Sputnik, uno de sus líderes, Dennis Heiderich, explica que Trump coincide con sus ideales liberales y criticó a su rival, Hillary Clinton: «Es la Dilma americana. Si gana será una catástrofe».

Heiderich explica que decidió organizar el acto de apoyo para intentar frenar la estrategia de desgaste que en su opinión la prensa norteamericana –y también brasileña—está realizando contra el candidato, y para llamar la atención de los ciudadanos estadounidenses.

«Si nos ven igual piensan: ¿Por qué los brasileños le apoyan? Sabrán que nosotros hemos escapado de una dictadura bolivariana, estábamos convirtiéndonos en Venezuela. Es una señal de lo que les puede pasar a ellos. Hemos pasado por eso, tenemos experiencia. Ese camino no va a salir bien», dice Heiderich en referencia a una hipotética victoria del Partido Demócrata.

Este líder del movimiento «Juntos pelo Brasil», un estudiante de Derecho de 25 años, cree que Brasil escapó por los pelos de una dictadura comunista encabezada por el Partido de los Trabajadores (PT) de Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva y que Hillary Clinton representa el mismo peligro.

«Hillary es igual, es la Dilma americana. Los demócratas intentan dividir a la población, es típico de los izquierdistas, aquí lo hicieron Lula y Dilma. Vas diciendo que defiendes a homosexuales, negros, etc, y colocas a unas minorías contra otras», dice Heiderich.

El ideólogo de la convocatoria no ve ninguna incoherencia sobre el hecho de ser un brasileño que apoya públicamente a un candidato que ha mostrado en varias ocasiones sus reticencias hacia los inmigrantes y hacia los latinoamericanos en particular.

«Se refiere a los ilegales, a los i-le-ga-les. Estoy totalmente a favor de que les expulse. Quien está ilegal tiene que ser expulsado. Aquí hay un montón de bolivianos y haitianos irregulares, estoy en contra», dice sobre la situación en Brasil, mientras remarca que construir un muro en la frontera con México es una idea «válida».

Heiderich no cree que Trump sea racista ni homófobo y sólo reconoce que se equivocó cuando asedió sexualmente a varias mujeres, aunque remarca que fue «una equivocación, una tontería», nada comparado con las acusaciones que pesan contra Bill Clinton, recuerda.

De su programa electoral lo que más le gusta es que «representa un shock», en referencia a que acabará con la doctrina del «globalismo», que en su opinión está liderada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para crear un mundo sin fronteras, con una moneda única y una agenda marcada por el multiculturalismo y las amenazas a la familia.

También cree que Trump contribuirá a un mundo más pacífico, ya que en su opinión ha dado muestras de llevarse bien con Rusia, al contrario que la actual administración: «Obama es un irresponsable por provocar a Rusia y Hillary representa una continuidad. Trump ya ha dicho que quiere volver al diálogo», asegura.

Aliviado al ver al PT fueral del poder, sobre la situación en Brasil este joven activista político tiene la esperanza puesta en el diputado de la ultraderecha Jair Bolsonaro, que podría presentarse como candidato a la presidencia en 2018.

Bolsonaro es habitualmente calificado de racista, misógino y homófobo y ha sido condenado por la Justicia por sus polémicas declaraciones, pero Heiderich cree que, al igual que Trump es víctima de una persecución mediática y que poco a poco aumentará su respaldo popular.

«Brasil es un país conservador. El 90% de la gente está a favor de la pena de muerte y la cadena perpetua», asegura, mientras ultima los detalles para la marcha de São Paulo en favor de Trump.

El evento cuenta con 1.500 confirmados en Facebook y el impulsor anima a que todo el mundo acuda con banderas norteamericanas y con los colores blanco, azul… ¿y rojo? «Bueno, es que aquí el rojo representa algo que no está muy bien visto», dice justificándose.

El rojo es el color del PT, el partido de Lula y Rousseff. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias