miércoles 28, septiembre 2022
spot_img

Lula se dice víctima de una «cacería judicial» y reafirma su inocencia

Río de Janeiro (Brasil), 18 oct (Sputnik).- El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva lamenta que es víctima de una «cacería judicial» por todas las acusaciones de corrupción relacionadas con la Operación Lava Jato: «Están buscando un delito para acusarme, pero no lo encontraron y no lo encontrarán»; según publica este martes en un artículo en el diario Folha de São Paulo.

Lula, que por el momento está imputado en tres causas diferentes, subraya que «nunca» hizo nada ilegal y que siempre actuó con seriedad porque sabía que un trabajador no podía fallar a la Presidencia de la República y añade que las falsas acusaciones quieren atacar el proyecto político que él representa: «un Brasil más justo, con oportunidades para todos».

«Jamás practiqué, autoricé o me benefició de actos ilícitos en Petrobras o en cualquier otro sector del Gobierno: desde la campaña electoral de 2014 se trabaja la narrativa de que el Partido de los Trabajadores (PT) no es un partido sino una ‘organización criminal’ y yo soy el jefe de esa organización, ésa idea fue martilleada sin descanso por titulares, portadas de revistas, radio y televisión, tienen que probarla a la fuerza, ya que ‘no hay hechos, sino convicciones'», se lamenta Lula.

El expresidente remarca que pasados dos años de operaciones policiales en torno de la trama de Petrobras no se le ha podido vincular a los desvíos realizados: «Ningún centavo no declarado en mis cuentas, ninguna empresa de fachada, ninguna cuenta secreta», dice.

A modo de ejemplo Lula rebate dos de las principales acusaciones que pesan sobre él; que habría recibido un tríplex de lujo de manos de la constructora OAS a modo de agradecimiento por los favores prestados en Petrobras y que se habría enriquecido ilícitamente con unas conferencias realizadas en el extranjero.

Sobre el primer caso asegura que le ofrecieron el apartamento pero no quiso comprarlo y que como es «imposible» que la propiedad sea suya porque nunca lo fue los investigadores le acusan ahora de ocultar que es dueño del piso, «en un argumento surrealista».

Respecto a las conferencias asegura que las realizó para 42 empresas y organizaciones de varios sectores –no solo las cinco empresas investigadas en la trama corrupta– y que siempre cobró un precio fijo y declaró los impuestos correspondientes.

«Mis acusadores saben que no robé, que no fui corrompido ni intenté obstruir a la Justicia, pero no lo pueden admitir, no pueden volver atrás después de la masacre que promovieron en los medios de comunicación, se volvieron prisioneros de las mentiras que crearon», asegura el líder del PT.

El expresidente finaliza su artículo diciendo que tiene la «conciencia tranquila y el reconocimiento del pueblo» y confía en que tarde o temprano prevalezcan la justicia y la verdad, aunque sea en los libros de historia.

Lula está imputado en tres causas diferentes: por intentar obstruir a la Justicia al intentar comprar el silencio del exdirectivo de Petrobras Néstor Cerveró, por corrupción pasiva, al recibir el apartamento de Guarujá de la constructora OAS y por corrupción pasiva y tráfico de influencia al maniobrar para favorecer los negocios de la constructora Odebrecht en Angola. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias