jueves 19, mayo 2022
spot_img

Elecciones EEUU: El cambio climático no es prioridad para Clinton y Trump

Nueva York (EEUU), 3 nov (Sputnik). – El cambio climático ha quedado casi al margen de la campaña electoral norteamericana, y para muchos defensores del medio ambiente significa que tanto Donald Trump como Hillary Clinton defienden los intereses de las grandes compañías.

«La ausencia de cambio climático era muy notable en los tres debates, particularmente después del tercero, que fue el último, y fue algo que se luchó desde la comunidad ambiental», aseguró a Sputnik Nóvosti Cassady Sharp, de Greenpeace. «Esto sucedió particularmente a raíz de que (Bernie) Sanders pidiera a la comisión del debate una pregunta sobre el cambio climático».

Precisamente, Sharp asegura que gracias a una investigación que realizó Greenpeace, el periódico The Guardian publicó un artículo en el que se revela que Trump ha invertido entre 500.000 y un millón de dólares en Energy Transfer Partners, la empresa que opera el polémico oleoducto de Dakota Access, situado en Dakota del Norte, Illinois.

«Es interesante ya que justo ayer (este martes) su asesor en energía, el representante Kevin Cramer de Dakota del Norte, afirmó que Trump en realidad no sabe nada del oleoducto Dakota Access, lo que es realmente irónico, ya que no sólo ha recibido 100.000 dólares en contribuciones a su campaña del presidente ejecutivo (Kelcy Warren) de Energy Transfer Partners, Trump también ha invertido en esa empresa», añadió Sharp.

El gasoducto, un proyecto de $3.800 millones y que recorrerá 1.170 millas, es una gran amenaza para el río Missouri y la tribu nativa de la reserva de Standing Rock Sioux, que está protestando desde abril y ha levantado un campamento. Los manifestantes nativos americanos fueron víctimas de ataques con perros, han sido rociados con gas pimienta y sometidos a registros por parte la policía y personal de seguridad de Energy Transfer Partners.

Asimismo, Trump ha manifestado que si sale electo como presidente aprobará el proyecto del oleoducto TransCanada’s Keystone XL, que fue rechazado por el presidente Barack Obama tras varios años de protesta por parte de organizaciones ambientales.

Sin embargo, Trump no es el único que tiene un historial de recibir contribuciones y de apoyar a la industria de hidrocarburos, de hecho, Hillary Clinton, le gana. El aspirante presidencial republicano recibió 472.494 dólares en contribuciones directas que donan 200 dólares o más durante el ciclo electoral 2015-2016, y la demócrata 715.925 dólares, según datos publicados por el Center for Responsive Politics el 21 de octubre.

El pasado abril, Greenpeace reveló que la campaña de Clinton y el Comité de Acción Política (PAC, por sus siglas en inglés) que la apoya, habían recibido más de 6.9 millones de dólares de los grupos de presión y de grandes donantes conectados a la industria de los combustibles fósiles.

«Es muy pertinente que (Clinton) continúa tratando de promocionar el gas natural como una manera de transición (a energías renovables) mientras ella avanza en otros temas. Su posición en cuestión del clima todavía es muy deficiente», aseveró Sharp.

Las cifras hablan por sí solas, ya que durante este ciclo electoral 2016 la industria del gas y del petróleo ha donado a candidatos federales, partidos y otros grupos de fuera un total de 86.723.974 de dólares, con la mayor contribución para los candidatos republicanos y la menor a los demócratas. Entre las empresas de hidrocarburos que más donaciones han hecho están Koch Industries, Chevron Corp, Ariel Corp y Stewart & Stevenson.

Lo más curioso es que entre las principales propuestas de la ex secretaria de Estado sobre cambio climático si llega a la Casa Blanca, destaca que «cortará los subsidios fiscales malgastados de miles de millones de compañías petroleras y de gas que han disfrutado durante mucho tiempo e invertirá en energía limpia».

En su sitio de la campaña, Clinton llama al cambio climático una «amenaza urgente» a «nuestra economía, nuestra seguridad nacional, y la salud y el futuro de nuestros hijos». Mientras que Trump, no acepta la evidencia científica de que el cambio climático es real y no tiene ninguna propuesta en su página web.

«Hemos invertido en una empresa de energía solar en nuestro país; que era un desastre. Perdieron un montón de dinero con eso. Ahora, mira, yo soy un gran creyente en todas las formas de energía, pero estamos dejando a una gran cantidad de personas sin trabajo. Nuestras políticas de energía son un desastre. Nuestro país está perdiendo tanto en términos de energía», dijo Trump en el primer debate presidencial en septiembre. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias