martes 24, mayo 2022
spot_img

Más de 1.360 policías hondureños han sido destituidos y 130 se retiraron

Tegucigalpa, 5 nov (EFE).- Más de 1.360 altos oficiales y agentes han sido destituidos de la Policía de Honduras como parte de un proceso de depuración de la institución iniciado en abril pasado, informó hoy a Efe una fuente oficial.

Desde que inició operaciones, la Comisión de Reestructuración y Reforma de la Secretaría de Seguridad y Policía Nacional de Honduras ha evaluado a «cerca de 4.000» oficiales, de estos 1.365 han sido dados de baja, indicó a Efe Omar Rivera, uno de los integrantes de ese comité.

Otros 15 oficiales están suspendidos del cargo, por causas no precisadas, mientras que 130 se han retirado de manera voluntaria de la institución, señaló el miembro de la comisión depuradora de la Policía nombrada por el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández.

De acuerdo a Rivera, del total de policías evaluados, 27 continúan bajo investigación, aunque no detalla por cuáles delitos, en tanto 736 han sido incorporados a la nueva estructura orgánica de la Policía hondureña.

El presidente Hernández aceleró el proceso de depuración de la Policía, que inició en 2011 pero sin los resultados esperados, tras la denuncia del diario hondureño El Heraldo y The New York Times, en abril, sobre oficiales y otros agentes de la Policía que aparentemente participaron en el crimen en 2009 del zar antidrogas Julián Arístides González y del exasesor antidrogas Alfredo Landaverde, en 2011.

Según las publicaciones, la muerte de González fue supuestamente planificada por la cúpula de la Policía y otros cargos a petición de un narcotraficante hondureño.

La comisión encargada de la depuración policial indicó que pidió al Ministerio Público que investigue penalmente a 455 oficiales, incluidos tres generales, y agentes de escala básica (rango menor) de ese organismo de seguridad, aunque no precisa su identidad, por «la supuesta comisión de ilícitos, actos corruptos y acciones delincuenciales».

La comisión especial la integran también la expresidenta de la Corte Suprema de Justicia Vilma Morales y el pastor evangélico Alberto Solórzano.

La corrupción y el crimen han salpicado a la Policía de Honduras desde hace varios años, pero hasta ahora los intentos por depurar la institución han fracasado por falta de voluntad al más alto nivel, según analistas locales. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias