domingo 22, mayo 2022
spot_img

Abstención en comicios de Nicaragua es mensaje a políticos, dicen opositores

Managua, 7 nov (EFE).- La abstención en las elecciones generales del domingo en Nicaragua, en las que resultó reelegido el presidente Daniel Ortega, está vez junto a su esposa Rosario Murillo como vicepresidente, es un mensaje a la clase política de que deben cambiar la situación del país, valoró hoy un movimiento opositor.

«Nicaragua habló ayer, habló claro y contundente, y no solo al Gobierno, también a la oposición. A nosotros quieren vernos unidos, juntos, fuertes, y al Gobierno le están diciendo: no nos gusta cómo se está manejando la situación», dijo el antiguo aspirante a la Presidencia de la principal fuerza opositora, Luis Callejas, a los periodistas.

El movimiento Ciudadanos por la Libertad, integrado por antiguos miembros de la Coalición Nacional por la Democracia, principal grupo de oposición en Nicaragua, y al que pertenece Callejas, coincidió con el Frente Amplio Democrático (FAD) en que el nivel de abstención en las elecciones generales de este domingo superó el 70%.

El Consejo Supremo Electoral (CSE) ubicó la abstención en 31,8% con base en un padrón de 3,8 millones de votantes.

En total, el registro incluye a 4.990.020 de nicaragüenses, de los cuales 644.859 son votantes pasivos, ausentes o muertos, mientras que los restantes 4.345.161 ciudadanos estaban totalmente aptos para votar, según datos del CSE.

El titular del CSE, Roberto Rivas, había dicho que unos 3,8 millones de personas ejercería su derecho al voto en los comicios de ayer, basado en procesos electorales anteriores, y con base en esa cifra calculan el nivel de ausentismo.

Callejas, quien se declaró sorprendido por lo que considera una abstención dentro del sandinismo, dijo que «el pueblo está cansado de farsa, el pueblo quiere elecciones libres, transparentes, competitivas y observadas».

«Es el momento de tomar decisiones firmes para enrumbarnos por el camino de la democracia, la libertad, para evitar repetir ciclos que nadie se quiere acordar», anotó Callejas.

Al hablar de ciclos se refirió a las reelecciones de presidentes que desencadenaron revoluciones populares violentas, la última de ellas en 1979 contra del dictador Anastasio Somoza Debayle, contra quien Ortega luchó desde la clandestinidad.

Callejas reconoció que «no fue la oposición» la que causó la abstención, sino «Ortega y sus seguidores» por supuestamente no brindar las condiciones para que el proceso electoral fuera creíble.

Sobre un posible diálogo, el presidente de Ciudadanos por la Libertad dijo que sólo valdría la pena si sirviera para realizar cambios inmediatos.

Ese movimiento volverá en cualquier momento a las calles para seguir reclamando elecciones creíbles, puntualizó su líder.

Con el 99,8% de las mesas electorales escrutadas, Ortega ha conseguido el 72,5% de los votos, frente al 15% de su principal rival, el exguerrillero de la «Contra» Maximino Rodríguez, de la opositora alianza Partido Liberal Constitucionalista (PLC), según los datos oficiales del escrutinio.

Los nicaragüenses votaron para elegir entre otros cargos a su próximo presidente, con Ortega como favorito a la reelección, en una jornada caracterizada por la «normalidad», según las autoridades, y una baja afluencia de votantes, según los opositores.

Ortega era el gran favorito para conseguir su cuarto mandato y tercero consecutivo, esta vez junto a su influyente esposa como aspirante a vicepresidenta. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias