martes 24, mayo 2022
spot_img

Donald Trump, un republicano independiente e imparable

Nueva York (EEUU), 9 nov (Sputnik). – Donald Trump, el nuevo presidente de Estados Unidos, es un republicano independiente que no ha dejado a nadie indiferente durante su campaña electoral a la Casa Blanca, y ha luchado contra viento y marea para poder alcanzar su nominación, sobre todo después de conseguir más votos en las primarias que ningún otro candidato republicano en la historia estadounidense.

El magnate, que no es político y era la primera vez que se presentaba a unas elecciones, inició su campaña con declaraciones antiinmigrantes, a pesar de que su esposa Melania y la madre de su hijo Barron William Trump es una inmigrante de Eslovenia.

La retórica usada por Trump fue de corte nacionalista, responsabilizando a los inmigrantes de los problemas sociales y económicos que sufre el país. Tachó a los inmigrantes mexicanos de «violadores» y «criminales» en su primer discurso, aseguró que quiere levantar un muro para parar la inmigración -que tendría que ser pagado por México- y quiere iniciar un plan de deportaciones en masa desde el primer día de su mandato si llegase a la presidencia.

Ególatra por naturaleza, el rico empresario acaparó mucha atención mediática con sus comentarios despectivos a inmigrantes hispanos y musulmanes, algo difícil de digerir sobre todo porque tiene negocios en Panamá y mostró interés por proyectos en México, Colombia y Uruguay, aunque al final no se concretaron.

Trump, quien ha gastado alrededor de 55 millones de dólares para su campaña electoral, fue uno de los candidatos más controvertidos que ha participado en la carrera por la Casa Blanca, incluso llegando a dividir a la cúpula del partido republicano y desencadenando la formación de comités republicanos de acción política que querían votar por Hillary Clinton -algo insólito hasta ahora.

Donald Trump de 70 años nació en el barrio neoyorquino de Queens y es el cuarto de cinco hermanos. Su padre Fred Trump, un rico empresario inmobiliario, lo sacó de la escuela a los 13 años por problemas de conducta y lo mandó a la Academia Militar de Nueva York.

El multimillonario se licenció en economía en la escuela de negocios Wharton, Universidad de Pensilvania, en 1968, y poco después se puso al frente de la compañía de su padre y se mudó a Manhattan.

El opulento republicano se ha negado a publicar su declaración de impuestos y, según publicó The New York Times, usó tácticas legalmente dudosas para no pagar impuestos de cientos de millones de dólares en ingresos en los años 90.

Trump dirigió su campaña llamada «Hacer América grande otra vez» desde la Torre Trump, un rascacielos en la Quinta Avenida de Manhattan valorado en 471 millones de dólares. La fortuna de Trump, según Forbes, asciende a 3.700 millones de dólares, pero disminuyó a 800 millones el año pasado. Mientras sus deudas alcanzan los 1.130 millones.

Antes de iniciar su postulación presidencial era conocido por ser una celebridad televisiva, mayormente por su participación en el reality show «The Apprentice», donde se hizo famoso por la frase de ¡Estás despedido!, por ser accionista de la organización Miss Universo y desarrollar negocios de hoteles y casinos, de los cuales cuatro fueron declarados en bancarrota.

Se ha casado tres veces y tiene siete nietos. Su primer matrimonio fue con Ivana Zelnickova, oriunda de la antigua Checoslovaquia, con quien tuvo tres hijos: Donald Jr, Ivanka y Eric. La pareja se divorció en 1992 e Ivana, quien se llevó 25 millones de dólares tras el pleito, llegó a acusarlo de violación. En 1993 se casó con la actriz Marla Maples, con quien tuvo una hija, Tiffany, y se divorció seis años más tarde.

La carrera electoral de Trump estuvo manchada por las acusaciones de agresión sexual -aunque él las ha negado- por parte de 12 mujeres, que iniciaron en octubre con Jessica Leeds, quien declaró que la había manoseado en un avión en la década de los 80.

Tampoco lo dejó en muy buen lugar un video de 2005 en el que el candidato republicano se jacta en términos vulgares de tener relaciones sexuales con mujeres por ser una celebridad, mientras se preparaba para una aparición en la serie «Days of Our Lives» junto al presentador de «Access Hollywood» Billy Bush y la actriz Arianne Zucker.

El populismo con el que dirigió su carrera electoral fue bien recibido entre el electorado mayoritariamente compuesto de hombres blancos conservadores, aunque por el contrario para muchos estadounidenses se convirtió en una pesadilla y se llevaban las manos a la cabeza con tan sólo pensar que un personaje como él pudiera ganar las elecciones. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias