jueves 19, mayo 2022
spot_img

Mayne-Nicholls: «Mi caso es ridículo e impresentable»

Madrid, 9 nov (EFE).- El chileno Harold Mayne-Nicholls, que cumple una sanción de tres años por infringir el código ético de la FIFA, considera «ridículo e impresentable» llevar más de 200 días a la espera de los fundamentos del castigo para recurrir al TAS y se siente «el chivo expiatorio» de la Comisión que evaluó las candidaturas a los mundiales concedidos a Rusia 2018 y Catar 2022.

Tras haber aguardado 193 días para acudir a la Comisión de Apelación por los siete años de sanción que le impuso la FIFA, Mayne-Nicholls ha denunciado en una entrevista telefónica con EFE que su caso «es un despropósito, una barbaridad y no tiene lógica», porque quienes no cooperaron tienen un castigo menor al suyo.

Pregunta: ¿En qué situación está ahora mismo su caso?

Respuesta: En FIFA siguen sin poder enviarme los fundamentos para poder seguir apelando. La competencia es de la Comisión de Apelación. Pregunto por qué y me dicen que se tienen que tomar su tiempo y que están revisando el tema, pero no llegan los fundamentos y no puedo apelar. Lo encuentro un ridículo, una barbaridad.

P: ¿Pero la reducción de su sanción se decidió en abril?

R: Si, primero se retrasaron 193 días en darme los fundamentos y ahora han pasado ya 200. Este lunes se han cumplido siete meses esperando. ¿Alguien que cree que el sistema funciona así? Yo no puedo creerlo. ¿Cómo pueden tardar más de 200 días en entregar algo que debía venir con el fallo? Me parece impresentable.

P: ¿Además de esperar ha contemplado hacer otra cosa?

R: Hay que esperar, pero a este ritmo cuando vaya al TAS tendré cumplido medio castigo. Este enero se cumple el 50% y con certeza en enero no llego al TAS, porque entre que manden los papeles y pida la audiencia pasan también 30 o 40 días. Es decepcionante.

P: ¿Cuál es su conclusión sobre todo lo que ha pasado en FIFA?

R: En mi caso es un despropósito absoluto. Lo que más me llama la atención es que sea yo el único involucrado por Catar y Rusia y que casualmente fuera yo el que dijo que Catar y Rusia eran las más débiles de todas. Soy el chivo expiatorio, porque lógica no hay. Los que no cooperan tienen un castigo menor que el mío, una multa económica y máximo un año.

Si por mandar un correo pidiendo que un hijo mío vaya dos meses a entrenar (a Catar), sin ningún compromiso y asumiendo yo los costos recibo tres años de castigo, no puedo imaginar cuánto van a recibir los que por su cargo recibiendo beneficios económicos directamente.

P: ¿Le decepciona como para perder la confianza en la FIFA?

R: Quiero creer que funcionan como ente autónomo absolutamente, que no está en directa relación con la nueva estructura directiva y administrativa y que tanto la Comisión de Ética como los tribunales son independientes, porque de lo contrario sería insólito.

Estos días hemos leído que a Cornel Borbély, presidente de la cámara de instrucción de la comisión de ética, le han pagado 2,2 millones de francos suizos por lo que hizo en 2014 y 2015. Cuando él me quiso interrogar en noviembre de 2014 yo tenía un compromiso y no pude ir y por eso dijo que yo no había cooperado e inventó cantidad de cosas. Si él es rentado por la FIFA y yo no, la lógica es que él busque tiempo para atenderme. Pero nunca me dio una fecha y no porque no la tuviera. Es una falta de delicadeza que debería explicar y no yo. Si bien yo cometí un error, el monto de la sanción es demasiado grande.

P: ¿Qué le parecen los cambios que está introduciendo la FIFA?

R: FIFA tiene que tener un cambio grande, profundo y debe ser un cambio de estructura, en la gente que toma las decisiones. Pero creo que se está desviando la atención por hechos operativos y organizativos como la Copa del Mundo. Creo que se están haciendo intentos cosméticos en la operación.

P: ¿Qué espera del juicio del llamado «FIFAgate»?

R: Espero que el FBI y el estado americano entreguen toda la información posible, para tener datos concretos de qué pasó persona a persona de los involucrados, porque si no vamos a creer que están todos involucrados en la misma medida. Todavía el FBI no ha aclarado quién era el número uno, el dos, el tres… Si han cometido delito tiene que aplicarse la ley como corresponde. Espero que no lleguen a acuerdos ni grandes abrazos porque será burlarse del propio sistema.

Si la justicia americana no hubiera actuado nadie sabría nada del FIFAgate. Ahí me sorprende cómo la FIFA nunca actuó en ninguno de los casos y hubo que ir a Suiza para detener a gente. Si no hubieran entrado seguirían como si nada, manejando el fútbol. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias