miércoles 25, mayo 2022
spot_img

Piden protección en Colombia para población afectada por grupos disidentes de las FARC

Bogotá, 11 Nov (Sputnik) — La Defensoría del Pueblo de Colombia pidió a las autoridades de ese país que adopten medidas urgentes para proteger a la población del departamento del Vaupés, la cual se encuentra en grave riesgo ante las acciones armadas de grupos disidentes de las FARC.

Los pobladores de ese departamento se encuentran en peligro «por los riesgos de desplazamientos forzados, amenazas, extorsiones, reclutamiento y utilización de niños, niñas, adolescentes y jóvenes y la instalación de minas antipersonal», informó la Defensoría en un comunicado.

Los municipios afectados son los de Mitú, Carurú y Taraira, y las áreas no municipalizadas de Papunahua, Yavaraté y Pacoa.

La Defensoría, organismo que vela por la protección de los derechos humanos de los ciudadanos, también señaló que las acciones armadas que realiza el Frente Primero «Armando Ríos» y la Compañía «Urías Cuellar», disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), afectan la libre movilización de comunidades indígenas y las labores diarias de cultivo.

«También es factible la ocurrencia de homicidios selectivos, hostigamientos y ataques armados, el uso de medios y métodos para generar terror en la población como la intensificación de las intimidaciones y el control social para que las comunidades acaten las exigencias y pautas de conductas establecidas por este grupo armado ilegal», agregó la Defensoría en su comunicado.

En consecuencia, solicitó al Gobierno «y a las autoridades competentes» que adopten «eficaces medidas de prevención, protección y atención humanitaria de carácter integral».

El pasado 6 de julio, el Frente Primero de las FARC anunció en un comunicado que no se reincorporará a la sociedad civil y no entregará las armas «por considerar que la política del Estado colombiano y sus aliados sólo buscan el desarme y la desmovilización de las guerrillas», y que «se pretende continuar gobernando con el mismo modelo económico», el cual no comparte.

Sin embargo, los líderes de las FARC se reunieron poco después con los miembros de dicho frente y cambiaron a sus comandantes, por lo que la mayor parte de esa unidad aceptó finalmente el acuerdo logrado con el Gobierno en La Habana.

La implementación de los acuerdos de paz entre el Gobierno y las FARC se encuentra suspendida luego de que en el plebiscito del domingo 2 de octubre el 50,21% de los colombianos votó en contra de su refrendación, que fue respaldada por 49,78% de los votos. Ambas partes han retomado las negociaciones y se espera que se logre un nuevo acuerdo de paz antes de que termine el año. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias