viernes 12, agosto 2022
spot_img

El momento de la solidaridad y la reconstrucción (Vídeo Cadena Nacional TV)

Queridas y queridos compatriotas

Costa Rica atravesó una noche oscura. El paso del Huracán Otto con sus vientos y lluvias se llevó las vidas de hermanos y hermanas costarricenses, y dejó terrible destrucción de viviendas, caminos, puentes e infraestructuras.

Comunidades enteras han sido golpeadas por la furia sin precedentes de un huracán en nuestro territorio.

Todavía estamos recogiendo la información para valorar los daños en su debida magnitud. Pedimos comprensión para no apresurar este delicado proceso, que puede terminar por generar más confusión si no se cumple con la debida prudencia.

Para quienes lamentablemente han fallecido, para sus familias, nuestras oraciones y nuestro sincero pésame. Nos esforzamos por evitar la pérdida de vidas humanas,. Autoridades, instituciones y hasta el último de los trabajadores, voluntarios y voluntarias que enfrentaron esta emergencia, todos y todas dimos nuestro mejor esfuerzo para alertar, evacuar y rescatar, pero siempre es difícil que no haya víctimas en eventos de esta magnitud.

Pasada estas duras horas, nos convoca, como familia, el momento de la solidaridad con nuestros hermanos y hermanas que lloran a un ser querido, que han perdido su hogar, que enfrentan pérdidas devastadoras. El corazón inmenso de nuestro pueblo responde con creces.

Nuestras hermanas y hermanos no están solos…

Estamos en momento de emprender el camino de la recuperación. Hay muchas comunidades golpeadas, servicios afectados, viviendas dañadas, caminos bloqueados. Nuestra producción se  lesionó y nuestros campos están heridos.

No será sencillo ni rápido. Requerirá mucho esfuerzo y un profundo compromiso. Lo haremos con absoluta transparencia, cuidado y respeto.  Vigilaremos de manera celosa que los dineros, las ayudas y los recursos lleguen a quienes más los necesitan.

No permitiremos que se ensucie, desde ningún punto de vista, la sagrada misión de reconstruir y recuperar la infraestructura, la producción nacional y lo más importante las vidas de nuestra gente.

El pueblo de Costa Rica tiene un corazón más fuerte que la violencia de vientos y tormentas.

Un huracán jamás quebrará nuestro compromiso como Gobierno, nuestra solidaridad como pueblo ni nuestra unidad como nación. Hoy Costa Rica es un abrazo enorme que trasciende toda bandería y todo interés particular.

Seguimos adelante. No vamos a desfallecer. Los invito a que juntos, vigilantes y diligentes, reconstruyamos nuestras comunidades. Vamos pa’lante sin desmayar,

Que pasen buenas noches.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias