jueves 6, octubre 2022
spot_img

Absuelto argentino que cumplía perpetua por sonado crimen de su mujer en 2002

Buenos Aires, 20 dic (EFE).- La Justicia argentina absolvió hoy a Carlos Carrascosa, un hombre que hace siete años fue condenado a prisión perpetua por su implicación en la muerte de su acaudalada esposa en 2002, uno de los casos judiciales más polémicos de los últimos años en el país austral.

«Terminó absuelto» porque «no hay ninguna prueba que lo señale a Carrascosa como el autor de la muerte de su mujer», señaló su abogado, Fernando Díaz Cantón, en declaraciones al canal Todo Noticias en las que insistió en la inocencia de su defendido, que ahora quedará en libertad.

Después de que la Corte Suprema Justicia argentina ordenara revisar el caso, la Cámara de Casación Penal de la provincia de Buenos Aires anuló este martes la prisión perpetua que le impuso al hombre en 2009 y la condena de cinco años y medio que recibió en un juicio oral en 2007 por encubrimiento del mismo hecho.

El 27 de octubre de 2002, Carrascosa encontró a su mujer, María Marta García Belsunce (50 años), en un charco de sangre en el baño de su casa de Pilar, suburbio ubicado a unos 50 kilómetros de la capital argentina donde abundan los llamados «countries», vecindarios privados en los que vive, encerrada y rodeada de medidas de seguridad, parte de la clase alta local.

La acaudalada y conocida familia de la víctima atribuyó el fallecimiento a que se había resbalado mientras estaba en la bañera e incluso el hermano llamó a la Policía para pedirle que no acudiera al hogar para respetar su duelo.

El caso fue presentado en un principio como una muerte accidental, lo que retrasó la realización de la autopsia y las pruebas policiales, que finalmente mostraron que García Belsunce había recibido cinco balazos en la cabeza.

Para Díaz Cantón, al no haber hecho bien la investigación en las primeras 72 horas, el casó quedó «perjudicado para siempre» y sobrevino «la impunidad» que unida a la gran repercusión mediática, aceleró la búsqueda de «chivos expiatorios» como, a su juicio, fue Carrascosa.

Por su parte, el hermano de la fallecida, Horacio García Belsunce, aseguró que «siempre» creyeron en la inocencia del marido y criticó las resoluciones que se emitieron durante los últimos años.

«Esperamos 14 años a que esto pasara, 14 años de pesadilla, de difamaciones que las sigo escuchando todavía», afirmó en declaraciones al mismo canal, al que admitió que «por supuesto» que se equivocó al llamar «en medio del dolor» al comisario pidiéndole que no acudieran a la casa pero, según dijo, no tenía «la menor duda» de que había sido un accidente.

«Fue un pedido de consideración en cuanto al despelote (caos) que suele armar la Policía al llegar a un velorio», aseveró antes de aclarar que la sangre que su familia limpió tras descubrir el cadáver fue una «manchita» que creían que había sido producto del golpe que se había pegado en la cabeza.

El hermano de la víctima apuntó a la responsabilidad que pudieron tener en el crimen de Nicolás Pachelo e Inés Dávalos, un matrimonio del «country» al que, según dijo, los vecinos llamaban «Bonnie y Clyde».

Según señaló, en el baño había una mancha de sangre de una mujer que no era García Belsunce, pero «nunca se le quiso hacer la extracción» a Dávalos, algo en lo que volvió a insistir.

«María Mart había sido una de las que más había hecho para que Pachelo se fuera de Carmel (el country), por los antecedentes de robo y otros incidentes», dijo antes de apuntar que para él, «fueron con la intención de robarla pero calcularon mal los tiempos» porque García Belsunce «llegó antes».

Carrascosa llegó a demandar al Estado argentino ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 2010, al alegar que muchos de los derechos y garantías del «debido proceso legal» contemplados en la Carta Interamericana habían sido violados en su caso.

En febrero de 2015, la Justicia argentina decidió concederle el arresto domiciliario controlado por una pulsera electrónica, ya que dos meses antes había cumplido 70 años, la edad a partir de la cual la legislación del país prevé dicho beneficio, por el que Carrascosa tuvo que pagar un millón de pesos de fianza (unos 62.500 dólares, 115.473 en ese momento). EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias