domingo 27, noviembre 2022
spot_img

Los problemas de la democracia se resuelven con más democracia

Columna Poliédrica

Las tres últimas columnas han reiterado algunos señalamientos que venimos haciendo desde hace tiempo sobre una serie de problemas. Uno relacionado con la ocurrencia de algunos de convocar a una constituyente, con la creencia ingenua que eso resolverá todos los problemas que tenemos en el funcionamiento del Estado; el otro tema del que venimos hablando es la necesidad que el sistema tributario costarricense cambie a uno basado en tributos progresivos y no, como sucede en la actualidad, sustentado en tributos regresivos; finalmente, hemos señalado la irresponsabilidad manifiesta de las generaciones que han estado en la toma de decisiones en relación con las generaciones que venimos atrás, especialmente, en temas como el régimen de pensiones, la infraestructura que nos han heredado, la inequidad social en la que nos han subsumido, en fin …

Hemos querido hacer esta reedición de temas sobre los que ya hemos escrito, para evidenciar que no son cosas nuevas. Se trata de problemas viejos que aprovechan la flaca memoria de algunos, para proponer soluciones que no resuelven nada y que perjudican al mayor número de los habitantes de este país; en otras palabras, son “refritos” que son retomados por candidatos que ya aburren o, peor aún, son responsables del estado en que nos encontramos.

Y ahora, como si fuera poco, aparece en el firmamento el hombre fuerte que muchos anhelan en Costa Rica. Lo peor es que uno escucha gente con cierta formación académica y que uno consideraba con un criterio digno de ser considerado, avalando ese tipo de retórica de “outsider”; para decirlo en clave histórica, parecieran romanos del siglo primero antes de nuestra era que, ansiosos, esperan que Cayo Julio César proceda a cruzar el Rubicón e imponga su mano fuerte a la institucionalidad romana o en nuestro caso, a la institucionalidad costarricense.

Los que así piensan desconocen años y años de historia tratando de evitar que ese tipo de situaciones se den en las diferentes sociedades humanas. El desarrollo que desde la Modernidad occidental se ha dado en relación con los Derechos de las personas, ha sido una lucha para evitar la arbitrariedad en el ejercicio del poder; todo lo que se ha construído desde aquella época y hasta nuestros días, ha tenido como principal objetivo limitar el poder que se ejerce por medio de las estructuras de gobierno (políticas, económicas, sociales) contra los miembros de una determinada sociedad.

Quienes así piensan no han entendido el sacrificio, en vidas humanas, que ha implicado el desarrollo de la democracia entendida como forma de gobierno. El simple hecho de entender que la soberanía reside en el pueblo y no en el Rey o el Monarca, supuso revoluciones y muchos muertos; parece mentira que haya personas que crean en esos discursos mesiánicos, sin embargo, para desgracia de todos, existe una tendencia a dar cabida a ese tipo de demagogia.

Los problemas de la democracia no se arreglan renunciado a los postulados básicos que la han estructurado. No se trata de volver a darle vuelta al principio de soberanía popular para decir que ahora le vamos a otorgar a un individuo la posibilidad de gobernar con mano dura. Tampoco es conveniente renunciar a nuestra responsabilidad en la toma de decisiones y dejarle a una persona el espacio para que adopte decisiones sin ningún tipo de limitación.

La democracia, tal y como la hemos entendido hasta la actualidad, es necesario reformarla. Ahora bien, reformarla no supone eliminarla como algunos quisieran; al contrario, los demócratas debemos hacer un ejercicio profundo de reflexión para proponer y lograr acuerdos que permitan al régimen democrático funcionar adecuadamente..

Cuando veo lo que está pasando en Costa Rica y en el Mundo, irremediablemente, recuerdo las palabras que Erich Fromm escribió en el último párrafo de su obra clásica, “El Miedo a la Libertad”:

“(…) Actualmente el hombre no sufre tanto por la pobreza como por el hecho de haberse vuelto un engranaje dentro de una máquina inmensa, de haberse transformado en un autómata, de haber vaciado su vida y haberle hecho perder todo su sentido. La victoria sobre todas las formas de sistemas autoritarios será únicamente posible si la democracia no retrocede, asume la ofensiva y avanza para realizar su propio fin, tal como lo concibieron aquellos que lucharon por la libertad durante los últimos siglos. (…)” Fromm, 1985, p.302.

(*) Andi Mirom es Filósofo

columnapoliedrica.blogspot.com

Más noticias

2 COMENTARIOS

  1. Estoy de acuerdo con usted. Por mi parte , observo que el cambio de nuestra sociedad ha sido medular, doloroso, porque la violencia va en aumento dia con dia. En la GAM hay hacinamiento, incomodidad, rostros amargados, exageracion de ventas ambulantes, presas, aceras utilizadas como parqueos, no hay espacio para el peaton, desorden y anarquia desde hace unas decadas.

    Que hacen las alcaldias para acabar con el caos?

    Por que el pais se convirtio en tierra de nadie?

    Por que no se toma en cuenta la variable migratoria en todas las areas de analisis sociopolitico?

  2. Porque el ciudadano común y corriente como todos nosotros no se involucra en la solución de los problemas y delega en los políticos escogidos ,cada 4 años , la toma de decisiones sin exigir rendición de cuentas, de presupuestos y sin exigir sanciones cuando haya malos manejos de fondos públicos y del erario. Las municipalidades son gobiernos locales y es en las audiencias públicas y abiertas donde se «tapan los penales» y se huele la corrupcion

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias