lunes 6, febrero 2023
spot_img

¿Un lavado de manos o de imagen?

Da nausea e indignación cósmica cuando se lee o medio se informa una acerca de la situación de la población originaria en Costa Rica.  Es como estar leyendo una nueva conquista;  no en balde Noam Chomsky publicó para 1992 Año 501 La conquista continúa.  Y esto que mi nivel de información es superficial.   Vengo recibiendo desde hace años denuncia tras denuncia de los atropellos de que son víctimas una y otra vez.  Por esa razón, me sentí interpelada y avergonzada por este nuevo encubrimiento.

Me sorprendió enterarme por medio del Decimoctavo Informe Estado de la Nación en Desarrollo Humano Sostenible – Reconocimiento y exigibilidad de derechos de los pueblos indígenas de la cantidad de leyes  existentes en nuestro marco jurídico para resguardar, legitimar y darle validez a los derechos de los pueblos originarios.  Si partimos de la buena intencionalidad de dicha legislación, estos pueblos deberían haber alcanzado ya una vida digna y tranquila, después de quinientos años de atropello.

Pero el panorama social ofrecido es diametralmente opuesto al bello esplendor de la ley.  Este mismo informe  sintetiza las condiciones actuales en los diferentes ámbitos;  en todos la distancia entre lo planteado por la ley y la realidad es abismal.  Detengámonos en el área de lo territorial para darnos una idea: [1]imagen(11)

unnamed2

En la página 15 del mismo informe, leemos El principal problema que afecta a estos pueblos es el de la pérdida de tierras y el irrespeto a su cosmovisión por lo que enfrentan una continua lucha contra los intereses extractivos.  Su lucha por consolidar su autonomía gubernativa se enfrenta cotidianamente por instancias estatales que se las niegan.

Cómo explicar esta situación si la Ley General de Baldíos de 1939 estableció que las tierras donde habitan los indígenas son inalienables. ¿Será que de tanta alienación que padecemos no sabemos el significado?

Si no distinguimos los límites entre lo enajenable o inalienable en casos tan dramáticos es porque tampoco discernimos entre la acción humana e inhumana.

¿Cuánta humanidad nos falta por construir como personas y como sociedad para que esta situación acabe?

[1] Chacón Castro, Rubén. Decimoctavo Informe Estado de la Nación en Desarrollo Humano Sostenible – Reconocimiento y exigibilidad de derechos de los pueblos indígenas. Tomado de: http://estadonacion.or.cr/files/biblioteca_virtual/018/chacon_derechos_pueblos_indigenas.pdf

(*) Isabel Ducca D.

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias