jueves 1, diciembre 2022
spot_img

Gobierno colombiano y las FARC buscan acuerdo sobre zonas para guerrilleros

La Variante (Colombia), 8 mar (EFE).- Un cartel en el que se pide al Gobierno que cumpla con la construcción de los campamentos de los guerrilleros en proceso de dejación de armas marca el comienzo de la zona veredal transitoria de normalización (ZVTN) de La Playa, uno de los puntos de controversia de las FARC y el Gobierno colombiano.

Hasta ese lugar del municipio de Tumaco, en el departamento de Nariño, en la costa del Pacífico, llegaron hoy el gerente de las ZVTN, Carlos Córdoba, y el comandante guerrillero Henry Castellanos, alias «Romaña», para tratar de solucionar las diferencias en una reunión de varias horas junto con integrantes de la Misión de la ONU.

«Estamos haciendo una tarea de borrón y cuenta nueva, como diríamos. Aquí había dos versiones sobre las cosas que habían pasado antes y lo que decidimos con los comandantes de este campamento, especialmente con ‘Romaña’, fue pongámonos de acuerdo en qué tenemos diferencias y cómo comenzamos a resolverlas», dijo Córdoba a Efe.

Los puntos de controversia fueron aireados el pasado lunes en sendas ruedas de prensa del Gobierno y de las FARC en las que se culparon mutuamente de las demoras en la construcción de las 26 zonas veredales, entre ellas la de La Playa, una de las más atrasadas.

El cartel de las FARC en la entrada de la zona de Tumaco resume la situación: «FARC-EP sí cumple. Que el Gobierno de Colombia cumpla lo pactado en La Habana, necesitamos condiciones mínimas en los campamentos».

«Las obras están bastante atrasadas, de eso se está hablando… Lo que pasa es que como es sabido, el Gobierno no cumplió con su palabra y todo esta ahí parado. El material que han traído no es apto para esta zona, está todo el trabajo parado», dijo a Efe Camila López, una joven guerrillera que hace parte del departamento de propaganda de las FARC.

Según López, el problema no está solo en la ZVTN, una explanada en la que se acumulan hierros, tubos, concreto y otros materiales de construcción destinados a la obra, sino también en el cercano campamento en medio de la selva donde 300 guerrilleros esperan la conclusión de las obras para poder trasladarse al lugar en que dejaran las armas y se desmovilizarán.

«El agua nos la están abasteciendo por un lado por medio de un carrotanque que la transporta desde Tumaco y no es suficiente para todo el personal porque somos 300 personas (…) No nos alcanza ni para bañarnos todos, y toca acudir al río Mira», que marca el límite del campamento guerrillero, afirma.

Según los miembros de las FARC, el agua del Mira está «bastante contaminada» por petróleo y por la minería ilegal en su curso alto que les causa «afecciones en la piel, afecciones de oído» y «problemas de salud de algunos compañeros», añade López.

La guerrillera, que hace de portavoz de sus compañeros, afirma que no es cierto que el 80 % de la zonas veredales esté hecho, pues en el caso de La Playa «solamente hay una ‘aplanación'» y tampoco ha comenzado el censo para la identificación de los futuros desmovilizados.

«No digamos que no hay nada. Hacer la adecuación de terrenos ya es el 15 % de una obra de este tipo; ya tenemos parte de las instalaciones hidrosanitarias instaladas y tenemos unas placas (de concreto), pero más allá de eso, si hoy logramos el visto bueno en todos estos temas, este es un campamento que en un mes debería estar casi que en un 100 %», explicó por su parte Córdoba.

El funcionario, que dijo no querer «entrar en esa polémica nuevamente» sobre los motivos de la demora, añadió que a pesar de las dificultades hay una voluntad de paz de las FARC y del Gobierno.

«La paz es optimismo y esta clase de cosas se presentan es porque estamos avanzando, la oportunidad de sentarnos con estos comandantes a discutir estos temas hace un año no se le ocurriría a uno y hace cinco años menos», agrega.

Por su parte, «Romaña», después de señalar la explanada donde debe estar la zona de reunión de La Playa, dijo a Efe que el retraso es evidente, «pero ellos (el Gobierno) se comprometen en un mes a solucionar el atraso de las obras, ojalá que sea así».

«Seguimos siendo optimistas en este proceso de paz y ojalá destrabemos el inconveniente que ha habido en las inconsistencias del Estado en la fabricación de este campamento. Son impases que se presentan en un proceso de paz tan complejo como este para llegar a un acuerdo», resumió. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias