martes 4, octubre 2022
spot_img

Fillon quiere que se olvide su imputación pero las revelaciones lo persiguen

Por Ángel Calvo, París, 15 mar (EFE).- El candidato de la derecha a las presidenciales francesas, François Fillon, se esforzó hoy por dar carpetazo a su imputación por los empleos que atribuyó a su esposa y a dos de sus hijos, para centrarse en el programa de su campaña, atascada por las revelaciones que se suceden en la prensa.

Un día después de ser inculpado, en particular por malversación de fondos públicos, Fillon volvió a presentarse como víctima de una «instrumentalización» de la justicia para impedirle continuar en la carrera por el Elíseo.

En una entrevista a la emisora «Radio Classique», se mostró convencido de que la justicia, «aunque tarde tiempo», demostrará que es «inocente».

Pero al mismo tiempo denunció que el «calendario diabólico» del procedimiento abierto contra él es una maniobra que busca «que la derecha y el centro no tengan candidato» para que las presidenciales se las disputen la izquierda y la ultraderechista Marine Le Pen.

«Esta situación es anormal, entramos en una campaña presidencial (…) y los franceses tienen derecho a un debate», argumentó después de advertir que se va a dedicar sólo a explicar su programa y que remitirá a su abogado a todos los que le pregunten sobre el escándalo que estalló el 25 de enero con las primeras revelaciones de «Le Canard Enchaîné».

Desde esa primera información sobre los empleos supuestamente ficticios de su esposa, Penelope, como asistente parlamentaria y como colaboradora de la revista de un amigo empresario, Marc Ladreit de Lacharrière, este semanario y otros medios no dejan de publicar aspectos chocantes de las finanzas familiares.

Hoy mismo, «Le Canard Enchaîné» contó que Fillon se apresuró a devolver a Ladreit de Lacharrière el pasado 27 de febrero el préstamos de 50 mil euros que había recibido del empresario en 2013, pero que no había declarado como era su obligación.

El líder de la derecha justificó una vez más el incumplimiento de la promesa que hizo a finales de enero, sólo unos días después del estallido del escándalo, de que en caso de inculpación no sería candidato: «Este calendario excepcional me libera de mi compromiso».

Para ilustrar su intención de hacer escuchar sus propuestas, hoy ofrecerá un mitin en Pertuis, en el sureste de Francia, del que su gabinete no había informado hasta el martes, y mañana repetirá en Caen (noroeste).

En su campo, después de los intentos infructuosos por descabalgarlo cuando él mismo avanzó que iba a ser imputado, la consigna es cerrar filas con el mensaje de que nada ha cambiado: «Es el fin de una espada de Damocles que teníamos sobre la cabeza», señaló Damien Abad, uno de sus portavoces.

Las fechas del procedimiento judicial podrían jugar en su favor, ya que ahora los abogados de Fillon tienen acceso a la instrucción y pueden recurrir las decisiones de los jueces, y en ese caso los dictámenes no podrían llegar hasta después de las presidenciales.

En el caso de que ganara los comicios y fuera elegido como nuevo jefe del Estado, todo quedaría congelado durante su mandato en virtud de la inmunidad presidencial.

No obstante, no está al abrigo de nuevas sacudidas judiciales y mediáticas, teniendo en cuenta, por ejemplo, que Penelope Fillon tendrá que comparecer ante los magistrados instructores el próximo día 28 también para una previsible inculpación.

En el terreno político, las encuestas evidencian que su intención de voto parece haber tocado fondo e incluso algunas muestran una leve aunque insuficiente mejora en la última semana.

De cumplirse los sondeos (está por debajo del 20%) se quedaría fuera de la segunda vuelta del 7 de mayo, lejos detrás de Marine Le Pen y el socioliberal Emmanuel Macron.

Por eso, hoy sus críticas se centraron en esos dos candidatos. A Macron, le reprochó que sus propuestas económicas no están a la altura de la situación de «debilidad» en que se encuentra Francia por su «deuda abisal».

Sobre Le Pen señaló que «cuanto más desorden haya y cuanto menos se hable del proyecto de los candidatos, (…) mayor es el riesgo» de que gane, con las consecuencias que eso tendría: «En seis meses, el país estaría por los suelos», dijo. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias