miércoles 28, septiembre 2022
spot_img

El papa recordó el drama de guerras y de la inmigración en mensaje de Pascua

Ciudad del Vaticano, 16 abr (EFE).- El papa Francisco aprovechó de nuevo la ocasión de su mensaje de Pascua, asomado al balcón central de la fachada de San Pedro, para hacer un largo repaso de los dramas que sacuden al mundo como las guerras, la inmigración o el desempleo en Europa.

Ante una plaza de San Pedro rodeada de fuertes medidas de seguridad y en un mensaje retransmitido en 160 televisiones de todo el planeta, Francisco también quiso enviar su deseo de «que los representantes de las Naciones tengan el valor de evitar que se propaguen los conflictos y de acabar con el tráfico de las armas».

En este mensaje que precede a la bendición «Urbi et Orbi» y que otorga la indulgencia (perdón de los pecados) para todos los fieles que la reciban por los diferentes medios de comunicación, Francisco habló de la esperanza que trae para los católicos la resurrección de Jesús.

Y entonces deseó que «en los momentos más complejos y dramáticos de los pueblos, el Señor Resucitado guíe los pasos de quien busca la justicia y la paz; y done a los representantes de las Naciones el valor de evitar que se propaguen los conflictos y de acabar con el tráfico de las armas».

Rogó entonces «que en estos tiempos el Señor sostenga en modo particular los esfuerzos de cuantos trabajan activamente para llevar alivio y consuelo a la población civil de Siria, víctima de una guerra que no cesa de sembrar horror y muerte».

Y citó el «innoble ataque» de ayer en Alepo contra «los desplazados que huían provocando numerosos muertos y heridos».

Pero también para que se conceda la paz «a todo el Oriente Medio, especialmente a Tierra Santa, como también a Irak y a Yemen» y recordó «Sudán del Sur, Somalia y la República Democrática del Congo, que padecen conflictos sin fin, agravados por la terrible carestía que está castigando algunas regiones de África».

También deseó «que Jesús Resucitado sostenga los esfuerzos de quienes, especialmente en América Latina, se comprometen en favor del bien común de las sociedades, tantas veces marcadas por tensiones políticas y sociales, que en algunos casos son sofocadas con la violencia».

No olvidó, como hace siempre en sus mensajes donde Francisco repasa la violencia en el mundo, a «Ucrania, todavía afligida por un sangriento conflicto» y pidió «que vuelva a encontrar la concordia y acompañe las iniciativas promovidas para aliviar los dramas de quienes sufren las consecuencias».

Francisco mencionó también a Europa, y pidió esperanza para «cuantos atraviesan momentos de dificultad, especialmente a causa de la gran falta de trabajo sobre todo para los jóvenes».

También aseguró que Jesús resucitado se hace cargo de quienes sufren explotación, de los que sufren violencia entre los muros de casa y «se hace compañero de camino de quienes se ven obligados a dejar la propia tierra».

El pontífice argentino explicó que «el Pastor Resucitado va a buscar a quien está perdido en los laberintos de la soledad y de la marginación».

«Se hace cargo de cuantos son víctimas de antiguas y nuevas esclavitudes: trabajos inhumanos, tráficos ilícitos, explotación y discriminación, graves dependencias», agregó.

Y continuó: «Se hace cargo de los niños y de los adolescentes que son privados de su serenidad para ser explotados»

También mencionó la violencia machista y los abusos al aludir a «quien tiene el corazón herido por las violencias que padece dentro de los muros de su propia casa».

El papa aseguró que Jesús resucitado «se hace compañero de camino de quienes se ven obligados a dejar la propia tierra a causa de los conflictos armados, de los ataques terroristas, de las carestías, de los regímenes opresivos».

«A estos emigrantes forzosos, les ayuda a que encuentren en todas partes hermanos, que compartan con ellos el pan y la esperanza en el camino común», agregó.

Conflictos

El papa Francisco deseó hoy que los representantes de las Naciones tengan «el valor de evitar que se propaguen los conflictos y de acabar con el tráfico de las armas», durante su mensaje de Pascua tras la misa de Resurrección celebrada en la Plaza de San Pedro.

En el mensaje que precede a la bendición «Urbi et Orbi» impartida desde el balcón central de la fachada de la basílica, Francisco habló de la esperanza que tiene para los católicos la resurrección de Jesús.

Celebración del Domingo de Pascua en la Plaza de San Pedro. EFE
Celebración del Domingo de Pascua en la Plaza de San Pedro. EFE

Y entonces deseó que «en los momentos más complejos y dramáticos de los pueblos, el Señor Resucitado guíe los pasos de quien busca la justicia y la paz y done a los representantes de las Naciones el valor de evitar que se propaguen los conflictos y de acabar con el tráfico de las armas».

Rogó para «que en estos tiempos el Señor sostenga en modo particular los esfuerzos de cuantos trabajan activamente para llevar alivio y consuelo a la población civil de Siria, víctima de una guerra que no cesa de sembrar horror y muerte».

Y citó el «innoble ataque» de ayer en Alepo contra «los desplazados que huían», que causó al menos 112 muertos, la mayoría evacuados pero también voluntarios de la Media Luna Roja Siria que estaban facilitando el proceso de evacuación, cerca de la ciudad siria de Alepo.

También rogó para que se conceda la paz «a todo el Oriente Medio, especialmente a Tierra Santa, como también a Irak y a Yemen» y recordó «Sudán del Sur, Somalia y la República Democrática del Congo, que padecen conflictos sin fin, agravados por la terrible carestía que está castigando algunas regiones de África».

Asimismo deseó «que Jesús Resucitado sostenga los esfuerzos de quienes, especialmente en América Latina, se comprometen en favor del bien común de las sociedades, tantas veces marcadas por tensiones políticas y sociales, que en algunos casos son sofocadas con la violencia».

No olvidó, como hace siempre en sus mensajes donde Francisco repasa la violencia en el mundo, a «Ucrania, todavía afligida por un sangriento conflicto» y pidió «que vuelva a encontrar la concordia y acompañe las iniciativas promovidas para aliviar los dramas de quienes sufren las consecuencias».

Francisco mencionó también a Europa, y pidió esperanza para «cuantos atraviesan momentos de dificultad, especialmente a causa de la gran falta de trabajo sobre todo para los jóvenes».

También aseguró que Jesús resucitado se hace cargo de quienes sufren explotación, de los que sufren violencia entre los muros de casa y «se hace compañero de camino de quienes se ven obligados a dejar la propia tierra».

Atentado contra evacuados en Siria

El papa calificó hoy de «innoble ataque» el atentado perpetrado ayer en el norte de Siria contra «los desplazados que huían» durante su mensaje de Pascua tras la misa de Resurrección celebrada en la Plaza de San Pedro.

Francisco rogó «que en estos tiempos el Señor sostenga en modo particular los esfuerzos de cuantos trabajan activamente para llevar alivio y consuelo a la población civil de Siria, víctima de una guerra que no cesa de sembrar horror y muerte».

Al menos 112 personas murieron en el ataque contra un convoy en Al Rashidín, al oeste de la ciudad siria de Alepo, entre ellos 98 evacuados y varios voluntarios de la Media Luna Roja Siria, que estaban facilitando el proceso de evacuación, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

En su mensaje, que precede la bendición que precede a la bendición «Urbi et Orbi» impartida desde el balcón central de la fachada de la basílica, Francisco se refirió además a otros conflictos que azotan el mundo.

Así, también rogó para que se conceda la paz «a todo el Oriente Medio, especialmente a Tierra Santa, como también a Irak y a Yemen» y recordó «Sudán del Sur, Somalia y la República Democrática del Congo, que padecen conflictos sin fin, agravados por la terrible carestía que está castigando algunas regiones de África».

También deseó «que Jesús Resucitado sostenga los esfuerzos de quienes, especialmente en América Latina, se comprometen en favor del bien común de las sociedades, tantas veces marcadas por tensiones políticas y sociales, que en algunos casos son sofocadas con la violencia».

Y mencionó el largo conflicto en Ucrania, donde pidió «que vuelva a encontrar la concordia y acompañe las iniciativas promovidas para aliviar los dramas de quienes sufren las consecuencias».

América Latina

El papa Francisco se refirió hoy una América Latina «tantas veces marcadas por tensiones políticas y sociales, que en algunos casos son sofocadas con la violencia» durante su mensaje de Pascua tras la misa de Resurrección celebrada en la Plaza de San Pedro.

En el mensaje que precede a la bendición Urbi et Orbi impartida desde el balcón central de la fachada de la basílica, Francisco habló de la esperanza que trae para los católicos la resurrección de Jesús.

Domingo de Pascua en El Vaticano. EFE
Domingo de Pascua en El Vaticano. EFE

Y deseó así que «Jesús Resucitado sostenga los esfuerzos de quienes, especialmente en América Latina, se comprometen en favor del bien común de las sociedades, tantas veces marcadas por tensiones políticas y sociales, que en algunos casos son sofocadas con la violencia».

Francisco pidió entonces «que se construyan puentes de diálogo» y se persevere «en la lucha contra la plaga de la corrupción y en la búsqueda de válidas soluciones pacíficas ante las controversias, para el progreso y la consolidación de las instituciones democráticas, en el pleno respeto del estado de derecho».

En su mensaje de Pascua también aseguró que el «Pastor resucitado» se hace cargo «de cuantos son víctimas de antiguas y nuevas esclavitudes: trabajos inhumanos, tráficos ilícitos, explotación y discriminación, graves dependencias».

Citó a los «niños y de los adolescentes que son privados de su serenidad para ser explotados» y la violencia machista al referirse a quien «tiene el corazón herido por las violencias que padece dentro de los muros de su propia casa».

El papa aseguró que Jesús resucitado «se hace compañero de camino de quienes se ven obligados a dejar la propia tierra a causa de los conflictos armados, de los ataques terroristas, de las carestías, de los regímenes opresivos».

Con la misa de Pascua y la bendición «Urbi et Orbi» (A la ciudad y al mundo) terminaron los ritos de la Semana Santa. (EFE)

Más noticias

1 COMENTARIO

  1. Circula con resonancia,en la prensa del mundo,que el banco del Vaticano es el Segundo accionista de Beretta, el mayor fabricante de armas en el mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias