domingo 4, diciembre 2022
spot_img

Fundador de Sendero y su esposa no asistirán más a juicio por atentado

Lima, 8 may (EFE).- El líder y fundador de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, y su esposa y número dos de esa agrupación terrorista, Elena Yparraguirre, han decidido no asistir más al proceso que se les sigue por un atentado que dejó 25 personas muertas en 1992, informó hoy su abogado, Alfredo Crespo.

El letrado señaló, en un comunicado, que Guzmán, de 82 años, e Yparraguirre, de 69, «han decidido no seguir concurriendo a dicho proceso por las razones que esta expone» en un escrito que dirigió al tribunal que los procesa.

En la carta manuscrita de Yparraguirre, que fue difundida por Crespo, la mujer pide los magistrados del Colegiado «A» de la Sala Penal Nacional que no los vuelvan a citar para las siguientes audiencias del proceso.

Según Yparraguirre, durante el juicio se ha «evidenciado una total falta de garantías, violación al debido proceso y restricción al derecho de defensa».

«Por lo cual solicito a ustedes, señores magistrados que ya no se me vuelva a notificar ninguna citación», pidió.

El pasado 2 de mayo, el tribunal que preside el magistrado René Martínez, e integran Edhin Campos y Hans Contreras, expulsó a Guzmán de una audiencia por una «reiterada conducta inapropiada» durante el juicio que se le sigue junto a la cúpula de Sendero Luminoso.

Luego de que Guzmán fuera retirado de la sala, fue seguido por la mayoría de sus coacusados, entre ellos Yparraguirre, y los cabecillas Florindo Flores Hala, Edmundo Cox Beuzeville, Osmán Morote y Margie Clavo.

Sin embargo, permanecieron en el lugar Óscar Ramírez Durand «Feliciano», Elizabeth Cárdenas Huayta y Moisés Limaco, acompañados por los abogados de todos los procesados.

El tribunal aseguró que a pesar de la ausencia de Guzmán y la eventual inasistencia de los abogados en las siguientes audiencias, el proceso continuará porque está garantizada la defensa pública.

El juicio contra Guzmán y otros 11 cabecillas de Sendero por su responsabilidad en el atentado con auto bomba de la calle Tarata, comenzó el pasado 28 de febrero en la Base Naval del Callao y continúa en el penal de Ancón I, en el norte de Lima.

Sobre los cabecillas de Sendero pesa una petición de cadena perpetua y el pago de 400.000 soles (121.000 dólares) como reparación civil por la explosión, el 16 de julio de 1992, de un vehículo con 400 kilos de dinamita, que causó 25 muertos, 155 heridos y 360 familias damnificadas.

Tras la captura de la cúpula de Sendero en 1992, las acciones de la banda se dirigieron a casos aislados de secuestro y extorsión, y en los últimos años se restringieron a pequeños grupos remanentes que actúan en alianza con el narcotráfico en el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), según las autoridades. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias