lunes 16, mayo 2022
spot_img

Cuba expone en Viena éxitos de programa nuclear

La Habana, 29 may (Sputnik). – Elba Rosa Pérez Montoya, ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba (CITMA), encabeza la delegación que asiste en Viena a la Conferencia Internacional de Cooperación Técnica del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), programada desde el 30 de mayo al 1 de junio.

«Pérez Montoya fue invitada a intervenir en la sesión inaugural de la Conferencia en representación de los países de América Latina y el Caribe, como reconocimiento a los resultados del programa de cooperación Técnica del OIEA con Cuba», confirmó en Internet Marta Contreras, coordinadora de la red nuclear de Cuba (Recnuc).

La web de la cancillería (Cubaminrex) precisó, por su parte, que «la ministra cubana fue invitada a ofrecer las experiencias de Cuba en los 40 años de participación en el Programa de Cooperación Técnica del Organismo».

Añade Cubaminrex que la titular cumplirá en Viena una apretada agenda de trabajo que incluye encuentros con el director general del OIEA, Yukika Amano, y con el secretario ejecutivo de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés), Lassina Zerbo.

En el contexto de la reunión organizada a propósito del aniversario 60 del OIEA y su Programa de Cooperación Técnica bajo el lema de «60 Años y más allá contribuyendo al desarrollo», la mayor de las Antillas mostrará en un stand los aportes de unos 100 proyectos nucleares nacionales y 170 continentales con participación de Cuba, añadieron las fuentes.

La convocatoria precisa que esta cita busca fortalecer las alianzas para potenciar el Programa de Cooperación Técnica como mecanismo principal del OIEA en el ofrecimiento de asistencia a los Estados Miembros en pos del desarrollo.

Cubaminrex informó que la delegación de la isla la integran, además, el viceministro primero del CITMA, Fidel Santana, el embajador en Austria, Juan Antonio Fernández, el titular de la Agencia Nuclear Cubana (AENTA), Daniel Aldama, y funcionarios de la misión permanente de Cuba ante el OIEA.

Reportes de la AENTA indican que Cuba es miembro fundador del OIEA y a partir de 1977 comenzó a recibir beneficios por concepto de cooperación, centrados desde entonces en sectores prioritarios como la salud, agricultura y medio ambiente, a través de proyectos nacionales, regionales e interregionales.

Un impulso especial a estos planes de colaboración significó la creación en 1980 de la Comisión de Energía Atómica de Cuba (CEAC), que tuvo como secretario ejecutivo hasta 1992 al doctor Fidel Castro Díaz-Balar, en la actualidad asesor científico del Consejo de Estado y vicepresidente de la Academia de Ciencias de la mayor de las Antillas.

En la década de 1980 Cuba se integró como uno de los primeros firmantes del acuerdo gubernamental del Acuerdo Regional de Cooperación para la Promoción de la Ciencia y Tecnologías Nucleares en América Latina y el Caribe (ARCAL), que promueve la cooperación entre los países de la región.

La AENTA reporta que en estas cuatro décadas, el OIEA ha contribuido al desarrollo de las aplicaciones nucleares con resultados tangibles en una implementación anual de los 111 proyectos nacionales superior al 90%, además de la activa participación de la isla en 173 proyectos de cooperación regional y 24 interregionales.

Entre los sectores más beneficiados sobresale el de la salud con la formación de recursos humanos altamente calificados y la asimilación de tecnologías de avanzada para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades oncológicas, cardiológicas, nefrológicas y neurológicas.

El Ministerio de Salud Pública informó que actualmente Cuba produce más del 90 % de los radiofármacos y compuestos marcados que demanda la medicina nuclear del país.

Igualmente, agrega, se han introducido tecnologías líderes para la lucha contra el cáncer como radioterapia superficial, tomografía por emisión de positrones-tomografía computarizada; y la que permite la fusión de la imagen gammagráfica con la radiológica para lograr una información más precisa de órganos y estructuras anatómicas complejas o de difícil diagnóstico para la gammagrafía convencional, como el corazón, la columna vertebral, la pelvis y sobre todo los estudios de cerebro.

Recnuc menciona como «significativa» la contribución de las técnicas nucleares en la lucha de la isla por frenar la tendencia creciente de la tasa de obesidad infantil, la cual en la actualidad se reporta en un 15,7%.

Agrega que los especialistas cubanos lograron mediante técnicas de irradiación productos como las membranas de hidrogel, aplicadas con efectividad en el tratamiento de quemaduras y lesiones severas en la piel.

En un artículo publicado en el número 60 de Nucleus, revista científica de la AENTA, los doctores Omar García Lima y Julio Medina reportan que entre 1990 y 2011 el programa de atención médica integral masiva y gratuita destinada a niños de áreas afectadas por el accidente de Chernobil, fundamentalmente de Ucrania, Rusia y Belarús, permitió tratar y rehabilitar en la isla a 26 114 pacientes.

Otro sector beneficiado, añade la Recnuc, es la agricultura, en la cual técnicas radioisotópicas contribuyeron a mejorar los rendimientos agrícolas, evaluar la degradación de los suelos e incrementar la eficiencia en el uso de fertilizantes en los sistemas de producción de las plantaciones.

Cuba posee cuatro laboratorios acreditados para el control de la contaminación inorgánica y radiactiva en alimentos, y desarrolló tecnologías de irradiación de este último tipo de productos para su conservación.

Desde el punto de vista de la gestión ambiental, añade la fuente, la isla cuenta con un centro de referencia regional para reducir la degradación de los ecosistemas costeros y estableció una red de laboratorios para servicios al medio ambiente.

Dentro de este programa, las tecnologías nucleares constituyen el soporte de un plan de adaptación al cambio climático.

Especialistas del CITMA en colaboración con otras instituciones científicas nacionales realizaron el monitoreo y modelación de la contaminación atmosférica de las principales ciudades del país para mejorar la gestión de cuencas de importancia económicas en las provincias cubanas de La Habana y Matanzas, en el occidente, y Cienfuegos y Camaguey, en el centro de la isla.

Un pilar fundamental en todos estos resultados es el programa de cooperación técnica con el OIEA, según las fuentes de la AENTA. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias