martes 27, septiembre 2022
spot_img

Lo que es significativo

Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera.  Albert Einstein

Mientras haya miles de costarricenses que reciben pensiones de hambre con las cuales no pueden ni siquiera atender  sus necesidades más básicas,  llevándolos  en muchos casos a  umbrales de indigencia, no tendremos  ningún reparo  en llamar por su nombre a aquellos que protegen  a los pensionados de lujo, ya  sea con sospechosos silencios o lo que es peor, tratando de desviar la atención  a otros males,  propios  del injusto orden social y de un sistema que favorece a una minoría encumbrada que disfruta   de múltiples   festines con los dineros públicos.  Llegan a extremos de afirmar que  lo que se intenta  con estas reiteradas denuncias es crear cortinas de humo (¿?),  y que no se justifica  armar tanta alharaca por algo que no deja  de ser… nimiedades.

Dentro de lo que ya aparenta ser parte de una campaña con el fin de minimizar este escandaloso hecho y  frenar la creciente indignación de miles de costarricenses, hastiados de tanto robo descarado, repiten con insistencia  que  en términos económicos  los montos totales de  esas  pensiones millonarias  sin máximos  y que superan en  más de 50 veces las mínimas, ( 150.000 colones y 10.000.000 de colones),  “no son significativos”.

Independientemente  de si estas personas lo hacen con el fin de  justificar a  miembros  de alguna fuerza política  o a amigos y parientes   que  aparecen en las listas de la vergüenza,  seguiremos llamándolos  por lo que  son:  simples  cómplices   de uno de los robos institucionalizados más escandalosos de  la historia de Costa Rica, que hoy por  hoy  no encuentra parangón  en las sociedades civilizadas y democráticas del mundo, en la mayoría de las cuales las diferencias entre mínimos y máximos,  de esos  montos, en los sistemas públicos de pensiones, no supera  las 5 veces.  En cuanto a lo “significativo”:

El solo hecho  de que  entre los  que toman las decisiones, tanto  en el ámbito partidista  como  gubernamental,  se encuentren  los principales beneficiarios de este ignominioso sistema  público de pensiones,  ¿no tiene una particular y significativa relevancia? ¿O es que  estamos hablando  de otra cosa que no sea también un tema político que afecta  la moralidad pública, la credulidad de los ciudadanos en la democracia   y por tanto el propio destino del país?  ¡Por favor!  En sus vanos intentos de defender lo indefendible, que  no  ofendan la inteligencia de los costarricenses. Un pueblo noble y paciente pero a punto ya de estallar  y  decirle a la desvergüenza de esta casta de privilegiados: ¡Basta! ¡Hasta aquí!

(*) José Luis Callaci

Más noticias

2 COMENTARIOS

  1. Totalmente cierto!!!Qué es lo que tienen en su cerebro estos dizque privilegiados? corcho? por algo parecido Maria Antonieta perdió su cabeza. Cuidado no vayan por su cabeza también. Nuestro pueblo es calmo y sumiso, pero todo tiene su límite!

  2. Han llegado a tales extremos de desvergüenza, Marcia, que ya podemos hablar de una seria afectación del ´síndrome de hubris en gran parte de nuestra clase política. Un síndrome que no tiene cura y se extirpa con severo castigo en manos del pueblo; apartándolos definitivamente de la vida política y pública del país. De ellos no esperemos nada porque cuando la vergüenza se pierde jamás se vuelve a encontrar. Pero hay que manifestarse, así como lo hace usted.Creemos que aún se puede salvar a este país, tomado en gran parte por gente inescrupulosa. Todo tiene su tiempo dice el Eclesiastés y cuídame de las aguas mansas agregan la Sagradas Escrituras.

Responder a marcia mosquera Cancelar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias