lunes 26, septiembre 2022
spot_img

CIDH ve a Milagro Sala «abatida» pero en condiciones «razonables» en prisión

Buenos Aires, 16 jun (EFE).- La activista argentina Milagro Sala está «bastante abatida» por su reclusión desde enero de 2016 por presunta corrupción, pero se encuentra en «condiciones humanitarias razonables», dijo la delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que la visitó hoy para estudiar su situación

Invitada por el Gobierno de Mauricio Macri, acusado por Sala y parte de la oposición de tener a la líder indígena como una «presa política», una delegación del organismo se reunió este viernes con la también diputada del Mercado Común del Sur para conocer las condiciones de su detención, cuestionada además por varios organismos internacionales.

«Con esta percepción primera y con esta información, que vamos a reflexionar y procesar, nosotros lo comunicaremos a nuestros colegas del pleno (el resto de comisionados) y creemos que con esta visita tendremos los elementos más claros para resolver la medida cautelar», añadió, en declaraciones a la prensa, Francisco José Eguiguren, presidente de la CIDH.

Aunque los detalles de la reunión con la detenida, en la prisión de Alto Comedero, en la norteña provincia de Jujuy, al igual que la que por la mañana mantuvieron con el gobernador provincial, Gerardo Morales -del oficialista frente Cambiemos- son «confidenciales», Eguiguren remarcó que la sensación «general» es que las condiciones humanitarias del pabellón de mujeres donde se halla Sala, que es «una cárcel» y «no un hotel», son «razonables».

Sin embargo, detalló que la diputada por el opositor Frente para la Victoria (peronismo kirchnerista) se encuentra «bastante agobiada y abatida» por su reclusión, «que ella considera injusta».

«Se siente afectada por estar privada de libertad y por algunos incidentes y procesos disciplinarios internos dentro del lugar», subrayó.

«Nos han dicho (responsables de la prisión) que la mayoría de incidentes son más porque ella es una líder y puede haber habido roces, pero que las cosas están mejor. (…) Pero vamos a pedir información (al Estado) para ver si es una forma de hostigamiento», añadió.

La investigación contra Sala apunta al presunto manejo irregular de fondos que, con el fin de construir viviendas sociales, concedió el Estado -durante el kirchnerismo- a la Tupac Amaru, un movimiento liderado por ella entre cuyos objetivos está la construcción de infraestructuras para los más desfavorecidos en la zona norte de Argentina, la más pobre del país.

En este sentido, el titular de la CIDH aseveró que el cometido del viaje a Jujuy fue analizar sus condiciones de detención -riesgo para la vida, salud o derecho de defensa-, pero no los «procesos, denuncias e imputaciones» que tiene.

«No venimos a juzgar la responsabilidad, inocencia o culpabilidad de Milagro Sala», destacó Eguiguren, quien llegó acompañado de la comisionada Esmeralda Arosemena de Troitiño.

La mujer insistió en que el cometido de la CIDH, que depende de la Organización de Estados Americanos, es evaluar lo que representa para Sala toda la «presión» que está viviendo como detenida.

«Creo que tiene 13 causas. Eso a cualquiera puede agobiarle. Ella está en una posición de demandar una respuesta. Nosotros tenemos el compromiso y el mandato de hacer con esta visita una revisión de todos los elementos para tomar una decisión», indicó.

Asimismo, recordó que será en julio, en el próximo periodo de sesiones de la CIDH, en Lima, cuando junto al resto de comisionados -siete en total- se expongan las conclusiones de la visita y así se pueda tomar una decisión o determinar si falta por conocer algo más.

Es así que de ese pleno se espera que surja una resolución a la «medida cautelar» que fue presentada ante el organismo para que evaluara la situación de la reclusa.

«Lo que resuelve la comisión es comunicado a la parte y al Estado, y la CIDH entiende que sus recomendaciones son para que el Estado las cumpla», afirmó Eguiguren, quien resaltó que su delegación ha recibido «todo el apoyo» por parte de la esfera pública y ha actuado «con plena autonomía y libertad».

«Lo que el grupo decide, un Estado o lo cumple o explica por qué no considera que lo debe cumplir. No nos podemos meter en esa relación. Hay una recomendación», agregó.

Ya el pasado diciembre, la CIDH había urgido a Argentina a dar «pronta respuesta» a la petición para liberar a Sala hecha por el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de las Naciones Unidas, que determinó en octubre que la retención fue «arbitraria».

La líder indígena fue arrestada en Jujuy por una protesta organizada contra Morales, aunque continuó después en prisión preventiva por su presunta implicación en investigaciones de fraude al Estado y otros delitos.

Desde el oficialismo han reiterado en múltiples ocasiones que están dadas las condiciones legales para haberla mantenido en prisión y que la decisión es exclusivamente competencia de los tribunales. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias