sábado 24, septiembre 2022
spot_img

Oposición acusa a gobierno alemán de fracaso de estado en escándalo emisiones

Berlín, 21 jun (EFE).- Los grupos parlamentarios de la Izquierda y Los Verdes, en la oposición, acusaron al Gobierno alemán de «fracaso de estado organizado» y de «hacer la vista gorda» en relación con el escándalo por la manipulación de emisiones de gases contaminantes destapado en septiembre de 2015.

En una rueda de prensa para presentar las conclusiones de su comisión de investigación, cuyo informe final será entregado mañana al presidente del Bundestag (cámara baja), Norbert Lammert, el representante de Los Verdes, Oliver Krischer, subrayó que «la acusación de fracaso de estado organizado» está más que probada.

Afirmó que el problema relativo a las diferencias entre los valores de emisiones en laboratorio y en situación de conducción real eran conocidos por el Ejecutivo al menos desde hace 10 años, pero todas las autoridades competentes «ignoraron estos indicios».

En este sentido, criticó también que tras saltar a la luz la manipulación de los valores de emisiones contaminantes a raíz del escándalo de VW destapado «no se llevado a cabo un revisión seria» desde el Gobierno.

También el representante de La Izquierda, Herbert Behrens, aseguró que «este escándalo podría haberse detectado muy pronto» si hubieran existido «estructuras operativas».

Behrens rechazó hablar de «fracaso de estado organizado» con el argumento de que el Gobierno «actuó tal y como quería hacerlo», sin intención de esclarecer el escándalo, sino «protegiendo a la industria del automóvil», por lo que prefirió hablar de «una manera organizada de hacer la vista gorda».

Krischer subrayó la necesidad de que Alemania cuente por fin con un «control independiente» que no recaiga sobre la misma autoridad -en este caso la Oficina Federal de Vehículos a Motor- que concede las homologaciones.

Además es necesario ocuparse de los vehículos trucados que todavía circulan, lo cual requiere un programa de reequipamiento de los mismos, agregó.

Behrens calificó la llamada a talleres voluntaria de los modelos afectados de «política simbólica» pues no aborda el problema en su amplitud, mientras Krischer subrayó que la tolerancia en lo que respecta al límite de emisiones contaminantes debe terminar.

Al mismo tiempo, subrayaron la necesidad de «fortalecer los derechos de los consumidores», algo que ha descuidado grandemente el Gobierno, criticó Krischer.

Está previsto que la comisión de investigación de la coalición de gobierno formada por conservadores y socialdemócratas apruebe mañana su informe final sobre el escándalo de las emisiones contaminantes.

En el borrador del informe, parte del cual se filtró a principios de mayo en los medios, la comisión llega a la conclusión de que no ha habido fallos a la hora de destapar y analizar el tema de las emisiones contaminantes ni por parte de los fabricantes, ni por parte de las autoridades competentes. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias