jueves 6, octubre 2022
spot_img

Lluvia de placer: la cultura de la eyaculación femenina en Ruanda

Madrid, 23 jun (Sputnik).- El documental ‘Agua sagrada’, del director belga Olivier Jourdain, presenta una especie de Kama Sutra de Ruanda, país donde la eyaculación femenina no es un mito, sino un objetivo del sexo.

El título del documental ‘Agua sagrada’ se refiere literalmente al flujo vaginal que la mujer expele cuando alcanza el punto máximo del orgasmo, algo considerado un mito por muchas mujeres.

La obra viene recorriendo el mundo a través de festivales internacionales de cine, como el de Moscú, el mayo pasado. Actualmente figura en la programación de una muestra en la ciudad portuguesa de Espinho, y luego sigue hacia Italia. Ha sido premiado ocho veces y, por donde pasa, abre el debate sobre el placer sexual femenino.

En el tráiler se puede ver a los ruandeses hablando con naturalidad sobre la anatomía femenina y los caminos para lograr que la mujer eyacule. Todo bastante diferente de lo que sería una típica conversación sobre sexo entre varones más preocupados con su propio placer. En Ruanda, el orgasmo femenino es una cuestión de honor para el hombre.

Hombres mayores y adolescentes hablan sobre la técnica de «hacer brotar el agua», conocida como kunyaza, y enseñada de las generaciones más viejas a las más jóvenes. Sin embargo, en entrevista al diario El País, el director del documental aclaró que las declaraciones fueron difíciles de conseguir porque se trata de una tradición que «se transmite de manera casi secreta en círculos cerrados».

«Por supuesto que la modernidad, el catolicismo y el genocidio han ejercido una mala influencia en esta práctica, que está más extendida en el mundo rural que en las grandes ciudades. Pero también hay que tener en cuenta que la actitud masculina no es cien por cien altruista. Saber realizar el kunyaza es algo que te hace ser y sentirte más hombre por ser capaz de satisfacer a la mujer. Un hombre de verdad tiene que ser capaz de ‘hacer brotar el agua’, por lo que tampoco hay que idealizar demasiado a los ruandeses y sus performances sexuales. Lo que sí es cierto es que de una forma u otra, el placer femenino está siempre en primer lugar», dijo Jourdain a El País. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias