martes 28, junio 2022
spot_img

Trump atrapado en el laberinto coreano

Moscú, 16 jul (Sputnik).- Las nuevas sanciones anunciadas por EEUU contra Corea del Norte, en caso de aplicarse, no harán más que deteriorar la situación en la península coreana, avisa el periodista y analista Vladímir Ardáev en un artículo para Sputnik.

Las nuevas sanciones previstas por Trump contra Pyongyang en respuesta a la reciente prueba norcoreana de un supuesto misil intercontinental balístico solo llevarían a un estancamiento en el conflicto, opina el columnista.
Según fuentes de la agencia AP, EEUU distribuyó entre los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU un anteproyecto de la resolución que prevé endurecer las sanciones contra Pyongyang. Sin embargo, la Misión Permanente de Rusia ante la ONU desmintió estas informaciones y aseguró que no ha recibido el documento.

«Rusia podría expresar su posición respecto a ese anteproyecto solo después de que sea distribuido oficialmente en el Consejo de Seguridad de la ONU y una vez analizado por parte de expertos», comunicó el portavoz de Rusia en el organismo, Fiódor Strzhizhovsky.

No obstante, el columnista de Sputnik Vladímir Ardáev opina que lo más probable es que ni Rusia ni China apoyen este anteproyecto de la delegación estadounidense.

El 4 de julio, Corea del Norte anunció que había culminado con éxito un ensayo del misil balístico intercontinental Hwasong-14. La prueba representó un desafío para EEUU, no solo porque había sido efectuada en el día de su fiesta nacional, sino también porque puso de manifiesto la actitud del Gobierno norcoreano hacia las nuevas políticas de Trump, explica Ardáev.En contraposición al rumbo de ‘tolerancia estratégica’ de la política exterior de Barack Obama, que según la opinión del columnista acabó siendo un fracaso, el actual presidente estadounidense ha apostado por una presión más intensa.

Frente a ello, Pyongyang ha emprendido nuevos lanzamientos y ensayos que acaparan la atención mundial y que van en aumento. En 2015, Corea del Norte llevó a cabo 15 lanzamientos, en 2016, 33, y en lo que va de año, ya son diez las pruebas de misiles balísticos, incluidos dos lanzamientos fallidos en abril, según los medios surcoreanos.

Distintos intereses

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha declarado en reiteradas ocasiones que su país elabora armas nucleares para defenderse de su enemigo número uno: EEUU. En realidad, señala Ardáev, el misil ensayado exitosamente el 4 de julio, teóricamente, puede alcanzar el territorio de EEUU. Y aunque no amenace a ciudades como Washington o Nueva York, los militares surcoreanos estimaron que el misil norcoreano tendría un alcance de entre 7.000 y 8.000 kilómetros, suficientes para impactar en la ciudad estadounidense de Seattle u otras en el estado de Alaska.Los misiles de Pyongyang también pueden llegar a Pekín o a grandes ciudades rusas. Ni hablar de Corea del Sur o Japón, que en caso de conflicto nuclear a gran escala sufrirían las consecuencias de los lanzamientos realizados por ambos lados.

Esto explicaría las diferentes sensibilidades respecto a qué debería hacerse con Pyongyang. Los vecinos del país asiático están preocupados porque una escalada de la tensión entorno a Corea del Norte podría desencadenar un conflicto nuclear.

«Para empezar esta guerra basta con un solo funcionario inadecuado de EEUU o un solo patriota radical de Corea del Norte, también inadecuado», señala en su artículo el Director Ejecutivo del Centro chino de Estudios Conjuntos del Mar de la China Meridional, Feng Zhu.

El experto precisa que, aunque el ataque no fuera directamente dirigido contra China, los efectos radiactivos podrían alcanzar grandes urbes chinas como la ciudad de Shenyang, con 8,1 millones de habitantes, en la provincia de Liaoning (en el noreste de China).

Aunque Pekín está preocupada por las repetidas pruebas nucleares y balísticas de Pyongyang, también acusa a EEUU de agravar las tensiones al llevar a cabo ejercicios militares en la región. Además, China ha expresado su descontento por el despliegue en Corea del Sur de un avanzado sistema antimisiles estadounidense, el cual, según Pekín, «amenaza su propia seguridad y no hará nada para rebajar las tensiones».

Otro factor que también irrita a chinos y rusos es el despliegue del sistema antiaéreo estadounidense THAAD en Corea del Sur para actuar como paraguas contra los proyectiles norcoreanos, pero que también podría neutralizar ataques provenientes de China. Evidentemente, este despliegue, realizado cerca de las fronteras rusas, tampoco ha sido bien visto por Moscú, escribe Ardáev.La Administración Trump se esfuerza mucho para empujar a Pekín a tomar medidas más decididas y firmes contra Corea del Norte, para forzarla a renunciar a sus programas nucleares y balísticos. Este tema llegó a centrar en varias ocasiones las negociaciones entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su par chino, Xi Jinping, tanto en sus conversaciones telefónicas como en un reciente encuentro privado mantenido durante la cumbre del G20 en Hamburgo.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, lanzó un llamamiento similar a Xi Jinping durante la cumbre. Washington y Tokio insisten en que Pekín corte el suministro de petróleo a Corea del Norte y minimice la cooperación económica con este país en otras esferas, además de dejar de emplear a los trabajadores norcoreanos en las empresas chinas.

Pekín, sin embargo, no tiene ninguna prisa por satisfacer estas demandas y prefiere mantener un perfil bajo y de distancia frente a las acciones contra Pyongyang.

«Por lo tanto, no hay duda de que la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU respecto a Corea del Norte a propuesta de EEUU y apoyada por el Reino Unido y Francia no será adoptada. El documento será vetado por otros dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad: Rusia y China», concluye el politólogo Vladímir Ardáev.

Moscú y Pekín se muestran preocupadas por la aprobación de nuevas sanciones, que podrían afectar a empresas rusas y chinas. Además, la estrategia adoptada de aumentar la presión contra el régimen de Kim Jong-un ha demostrado ser inviable e ineficaz, más incluso que la ‘tolerancia estratégica’ de Barack Obama, subraya. (Sputnik)

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias