domingo 25, septiembre 2022
spot_img

Las mil y una muertes de Agustín Penón, investigador de Lorca, en Costa Rica

San José, 5 ago (EFE).- La muerte del investigador Agustín Penón en San José, Costa Rica, en 1976, está tan oculta que se convierte en misteriosa. Ni la propia familia sabe, o por lo menos dice no saber, cómo ocurrió, por lo que algunos señalan que falleció «de mil y una maneras distintas».

Penón, nacido en 1920 en Barcelona, España, y de nacionalidad estadounidense, fue el primer investigador en profundidad de la muerte del poeta Federico García Lorca, en Granada, en las primeras semanas de la Guerra Civil española.

Las anotaciones de su exhaustiva investigación ocupó una maleta, que se llevó consigo cuando salió a toda prisa de España y que es mundialmente conocida como «La maleta de Penón».

Margarita Penón, familia del investigador y que fue primera dama de Costa Rica cuando estuvo casada con el entonces presidente, Oscar Arias, declaró a Efe que «actualmente nadie de la familia sabe de qué murió».

«Yo era ahijada de Agustín, que era mi tío. Su muerte se produjo estando yo fuera de Costa Rica (tenía por aquel entonces 28 años) y lo que recuerdo es que era de noche y fue una muerte inesperada».

La periodista española Isabel M. Reverte afirma en un artículo en el diario El País en agosto del 2016 «in memoriam» de Marta Osorio, última depositaria de la famosa maleta y autora de un libro sobre los documentos, que «Agustín Penón se suicidó», a lo que añaden algunos intelectuales contemporáneos de Penón en San José que fue «por motivos sentimentales».

Personajes de la cultura y el periodismo consultados por Efe en Costa Rica señalan la muerte de Penón como resultado de un accidente de tráfico y otros, los menos, como producto de un homicidio por robo.

Margarita Penón es tajante: «en Costa Rica hablarán y hablarán, y habrá tantas formas de morir como personajes hablen».

Agustín Penón murió el 1 de febrero de 1976 en San José y se le realizó la autopsia al día siguiente, el 2 de febrero, según confirma a Efe el Organismo de Investigación Judicial de Costa Rica (OIJ).

Pero no pudieron facilitar los resultados «porque el documento está encriptado», según explican los del OIJ. Al parecer, en Costa Rica existe la posibilidad de que los familiares del fallecido nieguen al público en general su acceso a los documentos de defunción.

No existe noticia de la muerte de Penón en los periódicos de Costa Rica en las fechas posteriores a su muerte ni tampoco es posible acceder a los documentos de defunción ni a los de su enterramiento.

El olvido o la ignorancia es otra forma de muerte: el Departamento de Literatura de la Universidad de Costa Rica responde por medio del director a los requerimientos sobre Penón que «no tengo ninguna noticia. ¿Este señor estuvo de pasada por Costa Rica o se afincó en el país?».

Agustín Penón llegó a Granada en 1955 procedente de Nueva York, donde trabajaba como guionista de radio, y se encontró un halo de misterio en torno a la muerte del poeta Federico García Lorca (1898-1936) que, salvando las distancias, se reproduce hoy en su persona en San José.

Pero… ¿cuál es la razón por la que Penón no publicó un trabajo propio sobre la investigación que tanto le costó? Margarita Penón señala que «era un ser muy especial, muy perfeccionista y quizá por eso nunca lo publicó».

Esta forma de trabajar de Penón puede ser, para Margarita, la causa de que no escribiera nunca nada de su investigación «me imagino que el esfuerzo que hacía era muy especial, buscando la excelencia. Era así en todo», asevera.

Ella recuerda a su tío y padrino como una persona «amena, dulce. sincera y llena de perseverancia. Era un personaje muy especial. Recuerdo de joven haberle preguntado por su trabajo porque era un gran perfeccionista», dice.

El periodista y editor español Juan Luis Tapia explica a Efe que «Agustín Penón fue el investigador más profundo de la muerte del poeta. Quizá le ayudó su nacionalidad norteamericana a moverse con cierta libertad por la Granada cerrada, franquista, de 1955», aunque «antes llegaron el escritor inglés Gerarl Brenan y el periodista de ‘Le Figaro Litteraire’, Claude Couffon».

Penón descubrió que García Lorca no fue fusilado inmediatamente después de su detención como se decía, consiguió la partida oficial de su defunción, tuvo acceso a escritos inéditos y tomó fotografías, dibujó mapas y planos, y tomó numerosas notas (en inglés, por si se las investigaban) que ocuparon una maleta con la que salió de España en septiembre de 1956 por el puerto de Cádiz.

En Granada el periodista y escritor Jesús Lens creó la «Cofradía de Penón» porque «me indigné tanto conmigo mismo por mi ignorancia que he convertido en causa personal que todo el mundo conozca y reconozca a Penón», dice a Efe.

«Nos constituimos en cofradía un grupo de amigos que celebramos la existencia de Agustín. Sin reglamentos ni nada, para dar a conocer su figura. Queremos que Granada le dedique una calle y prepararemos una ruta por los ‘lugares penonianos’, que son, en muchos casos y lógicamente, los de García Lorca», relata. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias