viernes 7, octubre 2022
spot_img

La misteriosa amenaza a los pilotos estadounidenses que el Pentágono no logra descifrar

Washington, 13 ago (Sputnik).- Los miembros de la tripulación de los aviones de EEUU F/A-18 Hornet y Super Hornet, así como los de los costosos F-35, sufrieron privación de oxígeno unas 300 veces en cinco años.

El número sigue subiendo, y el Pentágono no sabe por qué, señala Ciro Scotti, columnista del diario Fiscal Times.

La hipoxia (como se denomina el estado de deficiencia de oxígeno) puede causar náuseas, mareos o confusión, entre otros síntomas, poniendo en peligro la vida de los pilotos, así como a los aviones de varios millones de dólares.

El precio de un Hornets o Super Hornets oscila entre 30 y 60 millones de dólares cada uno, mientras que los F-35 pueden costar más de 120 millones de dólares, dependiendo del modelo.

A finales de marzo, Bloomberg informó que el número de incidentes de hipoxia entre pilotos de los F/A-18 Hornets y Super Hornets ha crecido anualmente.

«La situación es un misterio. La causa de estos problemas se desconoce», comento al respecto el comandante Mike Hecht, portavoz de las Fuerzas Navales del Atlántico de EEUU, citado por Ciro Scotti.

Hecht añadió que la Marina de Guerra de EEUU está trabajando febrilmente y consultando con otras agencias, incluida la NASA, con el fin de encontrar soluciones a este problema.

Según el columnista, en declaraciones ante el Comité de Servicios Armados del Senado en junio, el vicealmirante Paul A. Grosklags, comandante de los Sistemas Aeronáuticos, afirmó: «No nos está yendo bien con el diagnóstico. Hasta la fecha, no hemos conseguido encontrar ninguna pistola humeante».

Los cazas de EEUU, un peligro para sus propios pilotos

Durante los últimos años, cuatro marines murieron pilotando los F-18 Hornet, otros tantos se quejan de problemas con el oxígeno en la cabina y más de 100 se han negado a pilotar los T-45, según un informe de la Armada de Estados Unidos, informa la CNN.

Las Fuerzas Armadas estadounidenses han relacionado estas cuatro muertes con ‘episodios fisiológicos’ sufridos en pleno vuelo, según un informe oficial publicado el 15 de junio. La investigación revela que los sistemas de oxígeno de los F-18 Hornet y de los T-45 —utilizados para entrenar- están plagados de fallos. Los episodios fisiológicos tienen lugar cuando la tripulación experimenta durante el vuelo fluctuaciones en la presurización de la cabina o cuando el aire que respiran está contaminado.

Las cuatro muertes a bordo de los F-18 ocurrieron durante los últimos diez años, aunque son muchas más las quejas de complicaciones a la hora de respirar en la cabina. Los últimos incidentes también hablan de fallos en los controles de estas aeronaves, en la presurización de la cabina y de la baja calidad del aire que hay dentro de ella.

Solo en lo que va de año se tiene constancia de 52 incidentes de este tipo.

Los más de 100 pilotos que se han negado a pilotar los T-45 alegan que las aeronaves sufren continuos problemas también con el sistema de oxígeno. Hablan de desvanecimientos e incluso desmayos causados por la contaminación del aire.

El despliegue del prototipo del F-35 en su primer vuelo en 2006
F-35. US NAVY
Los responsables de la investigación han observado un preocupante aumento en la cantidad de episodios fisiológicos entre los pilotos de los T-45 y de los F-18 desde 2012. Los incidentes a bordo de los T-45 pasaron de los 13 en 2012 a los 38 en 2016. Entre los F-18, de 57 en 2012 a 114 en 2016, según la CNN. La Armada todavía no ha sido capaz de descubrir el origen del problema.

El F-18 Hornet es un caza estadounidense de última generación cuya vida útil se ha tenido que ir alargando debido a restricciones en el presupuesto estadounidense y a la reducción en la cantidad de cazas disponibles. La aeronave está diseñada para 6.000 horas de vuelo y la Armada las está alargando hasta las 9.000. (Sputnik)

 

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias