lunes 29, noviembre 2021
spot_img

Ortega promete un sistema electoral perfeccionado para elecciones regionales

Managua, 8 nov (EFE).- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, prometió hoy un sistema electoral «más perfeccionado» para las elecciones regionales que se celebrarán en este país el próximo año.

«En las elecciones regionales tendremos un sistema electoral mejorado, más perfeccionado, más fuerte, más seguro, para el bienestar de todas las familias nicaragüenses», dijo el mandatario en un discurso, tras rendir un homenaje póstumo al fundador del sandinismo, Carlos Fonseca Amador.

La Misión de Acompañamiento Electoral de la Organización de los Estados Americanos (MAE/OEA) recomendó, en el informe preliminar sobre las elecciones municipales del pasado domingo, una reforma electoral integral en Nicaragua.

Ortega reconoció que el sistema electoral nicaragüense tiene «deficiencias», porque «no existe democracia perfecta, ni ha existido», pero que los cambios sugeridos por la misión de la OEA requieren dinero, con el que no cuenta el Estado nicaragüense.

En su informe, la MAE/OEA aseguró que «existe espacio para fortalecer el ámbito legal, técnico, procedimental, tecnológico y humano, de los procesos electorales de Nicaragua».

La MAE/OEA recomendó mejorar el tema de la organización, tecnología electoral, capacitación, uso de tecnología en la logística electoral, boletas, copia de las actas, divulgación de resultados y acceso a la información.

Asimismo, el padrón electoral, sistema de resolución de disputas electorales, financiación político-electoral, inclusión política, participación de mujeres y participación de la sociedad civil, entre otros.

Ortega aseguró haber dicho al jefe de la misión de la OEA, el uruguayo Wilfredo Penco, que perfeccionarán el modelo electoral «de acuerdo a nuestras posibilidades».

El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ganó 135 de los 153 ayuntamientos en disputa, incluido Managua, en los comicios municipales del domingo, escrutado más del 98 % de las mesas electorales.

Asimismo, Ortega criticó al obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, quien cuestionó el sistema electoral y se abstuvo de votar, a diferencia de los cardenales Miguel Obando y Bravo (emérito) y Leopoldo Brenes, que sí lo hicieron.

Destacó que tanto Obando y Bravo, como Brenes, vivieron durante la insurrección sandinista contra la dictadura de Somoza (1937-1979) y la guerra civil de los años 80 del siglo pasado, por eso valoran ir a votar.

«Ellos no estaban fuera de Nicaragua (…) Ahora es fácil que, uno que se las pasaron afuera, vengan a hablar como los más bravucones y los más radicales», continuó el mandatario, sin mencionar el nombre de Báez, obispo auxiliar de Managua, que estudió en Roma en esa época.

El día de las votaciones, el líder religioso sostuvo que el proceso electoral en Nicaragua «no es confiable» y por ello decidió no votar en las municipales.

El jerarca católico explicó que no ejerció su derecho al sufragio «no por simple abstencionismo», sino porque votar «en forma equivocada, en forma inmoral, crea en principio desconfianza y, en segundo lugar, encamina a la corrupción».

Según Báez, el sistema electoral nicaragüense, que administra el Consejo Supremo Electoral (CSE), está «viciado» y cuenta «con un historial de fraude documentado, con unas autoridades que no ofrecen confianza al pueblo de Nicaragua».

Solo un 30 % de los nicaragüenses confía «mucho» o «algo» en la institución electoral en Nicaragua, según una encuesta de la firma costarricense CID Gallup.

Las elecciones municipales de Nicaragua, celebradas el pasado domingo, sirvieron para elegir a 153 alcaldes, con sus vicealcaldes y 6.088 concejales propietarios y suplentes. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias