lunes 28, noviembre 2022
spot_img

El papa pide perdón por los abusos a menores por parte del clero chileno

Santiago de Chile, 16 ene (EFE).- El papa Francisco dijo hoy que era «justo pedir perdón» y que sentía «dolor y vergüenza» ante el «daño irreparable» causado a los niños víctimas de abusos sexuales por parte del clero chileno, en el discurso ante las autoridades en el primer acto de su visita a este país.

En la sede del Ejecutivo, la Casa de la Moneda, Francisco pidió que se escuche a los parados, a los pueblos originarios, a los inmigrantes, a los jóvenes, a los ancianos y a los niños, «que se asoman al mundo con sus ojos llenos de asombro e inocencia y esperan de nosotros respuestas reales para un futuro de dignidad».

Y entonces afirmó: «Y aquí no puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia».

Las palabras del papa fueron recibidas con un aplauso por las cerca 700 personas reunidas en el patio de Los Naranjos.

«Me quiero unir a mis hermanos en el episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir», dijo Francisco aunque no citó la palabra abusos.

La llegada de Francisco ha reavivado el escándalo de los curas pederastas y la organización Bishop Accountability publicó esta semana un listado con 80 sacerdotes, clérigos y una monja acusados de abusos sexuales a menores de edad en el país suramericano.

Además, los laicos de la diócesis de Osorno, en el sur de Chile, piden desde hace meses la destitución del obispo chileno Juan Barros, nombrado por el papa argentino, por sus vinculaciones con el encubrimiento de abusos sexuales del sacerdote Fernando Karadima.

Karadima fue considerado en febrero de 2011 por el Vaticano culpable de cometer abusos sexuales y condenado a una vida de oración y penitencia. EFE

Bachelet recibe al papa con alusiones al conflicto mapuche y niños vulnerados

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, recibió hoy al papa Francisco en el Palacio La Moneda, con un discurso alusivo a la tensión que existe entre el Estado y el pueblo mapuche, y a la vulnerabilidad en la que viven miles de niños bajo la tutela del sistema público.

La mandataria chilena hizo referencia en sus palabras a «lo que falta y a lo que se ha podido hacer para saldar la deuda con el pueblo mapuche junto al obispo de Temuco, Héctor Vargas, de la sureña región de la Araucanía, donde se emplaza el conflicto con ese pueblo originario.

Bachelet además remarcó «la profunda transformación» que su Gobierno ha impulsado «para terminar con la vergüenza que sentimos como sociedad ante la vulnerabilidad de parte de nuestra infancia».

La mandataria dio la bienvenida con honores al pontífice, en su primera visita oficial a Chile, después de que el obispo de Roma arribara al país austral ayer por la tarde.

En sus discurso, Bachelet puso énfasis en «exigirle más a nuestra ética cívica, política y económica», con el propósito de poner fin a la corrupción y las malas prácticas de la clase política.

La presidenta recordó la visita que efectuó a Chile el papa Juan Pablo II en 1987, bajo el régimen del dictador Augusto Pinochet, que finalizó con incidentes y desmanes en el Parque O’Higgins, un recinto en el Francisco encabezará hoy su primera misa masiva en Chile.

«Hace 30 años nos visitaba el papa Juan Pablo II, lo hacía en medio de la ansiedad que sentíamos por dar a conocer la realidad de un país herido. Necesitábamos que los ojos del mundo nos acompañaran, y que nos ayudaran a superar la falta de libertad», dijo la gobernante, quien agradeció el compromiso de la Iglesia Católica con los derechos humanos.

«Hoy Chile es otro», continuó Bachelet, «por encima de nuestras diferencias hemos transitado caminos de encuentro y justicia», remarcó, a la vez que resaltó las «condiciones de dignidad y bienestar para millones de compatriotas» que se levantaron con la llegada de la democracia en 1990.

La mandataria también puso énfasis en las reformas impulsadas desde su Administración, respecto de la educación, la salud, la vivienda y la protección de la naturaleza y el medio ambiente.

«Creemos que el desarrollo y el crecimiento no es un fin en sí mismo, sino que son instrumentos para tener vidas más dignas, con más capacidades, más bienestar y mejor convivencia», destacó.

Tras los discursos ofrecidos por Bachelet y el papa Francisco en el Palacio La Moneda, ambos sostuvieron un encuentro privado, al que asistió brevemente la madre de la mandataria, Ángela Jeria. EFE

Queman tres iglesias en Chile tras la llegada del papa Francisco

Tres iglesias católicas fueron objeto de ataques incendiarios en Chile esta madrugada, horas después de la llegada del papa Francisco al país, informaron hoy fuentes policiales.

Dos de los ataques afectaron a iglesias católicas en la localidad de Cunco, a unos 700 kilómetros de Santiago, en la región de La Araucanía, que resultaron totalmente consumidas por las llamas, dijo a radio Cooperativa Psblo Oackley, comandante del Cuerpo de Bomberos de la localidad.

Las capillas atacadas «estaban en el sector de Lagunillas y en Río Negro y las llamas comenzaron de forma simultánea en ambos lugares», dijo Oacley.

«Las capillas se consumieron absolutamente, no quedó ningún vestigio, así que será difícil poder determinar el origen y causa del incendio», añadió.

La policía investiga para poder localizar a los autores.

En La Araucanía actúan grupos radicalizados, en el marco del llamado conflicto mapuche, que desde hace décadas enfrenta a comunidades indígenas que reclaman tierras ancestrales con empresas forestales o agrícolas.

El papa Francisco, que hoy llegó a Santiago, en el marco de su visita a Chile, que se extenderá hasta el jueves, viajará el miércoles a La Araucanía, donde encabezará una misa masiva en Temuco, la capital de la región.

En Puente Alto, un municipio aledaño a Santiago, en tanto, un ataque incendiario afectó la parroquia Madre de la Divina Providencia, que resultó con daños de consideración, según la policía.

Según vecinos del sector, cinco personas lanzaron bombas incendiarias hacia la puerta exterior del inmueble, además de quemar una bandera chilena y otra del Vaticano.

Con los ataques de hoy, suman nueve las iglesias católicas que han sido blanco de ataques incendiarios o explosivos desde la semana pasada en Chile, donde el papa Francisco visitará también, el próximo jueves, la ciudad de Iquique, en el norte del país. EFE

Más noticias

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias