domingo 4, diciembre 2022
spot_img

De cristiano a cristiano: crítica a la candidatura de Fabricio

Al escribir estas palabras tengo en mente a un buen número de familiares, amigos y conocidos cristianos que han decidido apoyar a Fabricio. Los respeto y en nada cambiará el afecto que les tengo. Tambien  escribo estas reflexiones porque yo soy un cristiano protestante que toma muy en serio al Dios de la tradición judeo cristiana y conforme a las escrituras Dios único, Dios personal, Dios invisible, Dios histórico, Dios de justicia y, sobre todo, Dios de amor.  Sea, entonces mi juicio, uno sincero, franco, sobre las inconveniencias de la candidatura presidencial  de Fabricio Alvarado.

Estas palabras las escribo con el respeto y la especial consideración que me merecen las hermanas y hermanos de fe en sus múltiples expresiones.  Convencido estoy que la política hoy no nos debe agriar como cristianos, menos sobre bases teológicas, pues al elegir al próximo presidente de nuestro país lo hacemos a título de ser ciudadanos de una república democrática. Y la república nos representa a todos y a todas, creyentes o no. Esta consideración democrática de ciudadanía nos vincula en derechos y deberes que debemos atender con esmero para asegurar la convivencia pacífica, ojalá culta, entre una multitud de credos y diversidades que se enseñorea en el alma nacional.

Como cristiano yo le he pedido a Dios discernimiento para escudriñar que es lo que más le conviene a nuestra nación,  le he pedido su guía a solas, en el ámbito de mi esfera privada y le he pedido inspiración para dilucidar los dilemas en los que un candidato religioso pone a nuestra nación. Es este Dios personal el que me confiere luces de entendimiento conforme a mis aptitudes, conforme a mi conocimiento y conforme a mi potencial para discernir lo correcto de lo errado. Otros cristianos le pedirán consejo a Dios y llegarán a una conclusión opuesta a la mia.  Quizá Fabricio haya orado y no por ello mi oración sea menos que la de él, pues tendrá revelaciones apropiadas para su nivel de sinceridad y experiencia. Este nivel de subjetividad redentora en la doctrina de Cristo hace todavias más peligrosa la incursión de lo religioso en lo político.

De de todas formas, el evangelio de Jesús no es exclusivo de alguien y a todos pertenece; pertenece al rico como al pobre, pertenece a la mujer como al hombre; pertenece al loco como al cuerdo; pertenece al bueno como al malo; pertenece al joven como al viejo; pertenece al transexual como al heterosexual; pertenece al analfabeta como al letrado; pertenece al culto como al inculto; pertenece al asesino como a la víctima’; pertenece a la inocencia como a la malicia; pertenece al justo como al injusto; pertenece al negro y como al blanco; pertenece al sublime como al vulgar. El evangelio de Jesús es como el aire limpio, es de todos y todas, y a nadie pertenece. Así las cosas, ¿cómo es que cualquier persona puede reclamar para sí misma una verdad política basada en el evangelio de Jesús? Ello es imposible, porque la política electoral es lo más parcial imaginable, es lo más mundano e interesado que existe, tan mundano como el poder, la fama y el dinero.  Porque el evangelio de Jesús entra a trabajar en este mundanal ruido, entretejido con nuestras falencias y victorias, pero siempre trascendiendo la estridencia anárquica de nuestro extravío y turbulencia moral. En consecuencia, la teoría política del poder desde el evangelio, contradice las enseñanzas bíblicas del Maestro porque las buenas nuevas son para todos, en todas partes y en todo tiempo.  Dios no tiene un color político y cuando se utiliza el púlpito o la influencia de clérigo para llevar votos a una causa tan temporal y mezquina como es la de la política,  entonces sabremos que dicha tropelía no viene de Dios sino del mundanal ruido.

Dios nunca nos va a decir por cuál candidato votar, nunca se va decidir a favor de nuestro equipo de fútbol en contra de otro. Los cristianos no somos diferentes del resto de los mortales, de hecho las instituciones religiosas -fundamentalmente nuestras iglesias- nos hacen formar parte de la asociación más importante y organizada de pecadores del mundo occidental que busca su redención en el mensaje y la obra  de Cristo. La tentación del poder siempre se encontrará  al acecho en nuestras congregaciones.

Los cristianos no somos ni podemos ser una masa uniforme de autómatas, absolutamente colectivizada.  La metáfora bíblica del pastor con su rebaño debe entenderse como tierna diligencia del cuidador con su grey,  como  mano amorosa de Dios con sus hijas e hijos, y no como sombra impositiva, autoritaria y castigadora. De otra forma no seríamos individuos, de otra manera no pudiéramos tener una relación personal con Dios ni fuéramos la diversidad que somos.

La fe de Cristo no tuvo la intención -y no creo que deba tenerla ahora- de detentar el poder politico, ni de manera indirecta o velada.  Pudo haber sido frustrante ello para los “guerrilleros” judeo-mesiánicos que enfrentaron con métodos radicales al imperio romano, al constatar que otro enfoque, el cristiano, estuviera desligado de la onerosa lucha de liberación respecto de los césares. Ciertamente esta extrañeza tuvo sentido.  En dicha época, periodo de la esclavitud antigua, la política y la religión no se habían diferenciado; la fe y el credo  religioso eran la ideología tanto del oprimido como del opresor.

La teología de Jesús novedosamente se ocupó del alma y del mandamiento de amor para trascender las ingratitudes de nuestra corta estancia en la Tierra.  Al aspirar el cristianismo ser una confesión de fe para todas almas, nace como una prédica de universalidad redentora, es decir, el cristianismo de Jesús está dirigido a cada ser humano en particular, renunciando de antemano a todo poder político en los asuntos públicos. ”Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, es la lapidaria sentencia de Jesús para partir en dos el conocimiento entre lo temporal y lo eterno.

La política se confina a dilucidar el “problema del poder”, desde el único lugar desde donde puede hacerlo: desde las coordenadas de la historia, desde lo finito o lo efímero. La iglesia ha pasado prácticamente su existencia en el lado equivocado de la historia, siendo ella misma poder político con las funestas consecuencias que llevaron a sus instituciones hasta practicar el genocidio.  Las instituciones religiosas deben abandonar cualquier tentación para acariciar los poderes públicos.

No es que el cristiano no pueda opinar de política, ni que se inspire en sus convicciones para tomar una decisión política. Claro que está en su derecho hacerlo. El asunto es Fabricio no es un cristiano cualquiera; es un pastor dirigente nacional de la Alianza Evangélica de nuestro país, un hombre que tiene mucho poder e influencia sobre muchas personas que en él confían como promotor de la palabra de Dios. El es una  alta autoridad religiosa que tiene un prestigio moral entre sus seguidores, sobre el cual se levanta su influencia política. Fabricio ha establecido una relación impropia de autoridad como la relación impropia que puede establecer un profesor con un estudiante; como la relación impropia que podría establecer el Arzobispo de San José con sus feligreses si decidiera ser candidato a la presidencia de la república.

Yo no objeto que Fabricio proponga como ciudadano una agenda electoral conservadora, lo que recuso es el uso de su autoridad clerical para llevar al poder de lo público un dietario de su particular sabor cristiano. Conviene que las instituciones religiosas y del estado convivan en paz y completamente separadas  unas de otras. Este entendimiento protege la libertad de quienes creemos, la libertad de los que no creen y, sobre todo, es un ingrediente esencial para la paz. Por eso mismo, concluyo que el propio engendro del partido Restauración Nacional está viciado por nunca haber considerado la trascendencia histórica de separar lo religioso y lo político en la elección de nuestras autoridades civiles. La laicidad no es un capricho o una extravagancia; la laicidad es un concepto que se fue labrando a raíz de  las infames guerras religiosas. La democracia le puso un freno a la intromisión del clero en los asuntos públicos y se instauró con ello una política secular de estado, piedra de la democracia occidental.

Hoy en día las instituciones religiosas no pueden ni deben funcionar al margen de la democracia.  Nos guste o no el estado debe representar en buena teoría  a todos los ciudadanos por igual, con independencia de credos y no credos.  El estado no debe ser el nido de una buena o mala teología. Es que el estado no debe confesar otra cosa que la democracia y su adhesión a  los principios republicanos del liberalismo político.

Yo le pido a Dios por una contienda electoral que transcurra en paz, para que la misma sea transparente y justa. Nunca le pediría a Dios sus buenos oficios para que gane el candidato de mis simpatías, pues Dios no es una máquina vendedora de dulces. Pero sí le puedo solicitar sabiduría para entender, conforme a mis límites, lo conveniente o lo inconveniente en un proceso político. Con todo respeto, de cristiano a cristiano, debo decirle a Fabricio que me parece inconveniente para el país su candidatura presidencial, porque es una que invita a la fragmentación de nuestra sociedad, a ahondar heridas ya abiertas; porque la suya es una aspiración que hiere el sentido republicano de la democracia. No digo todo esto enojado ni mucho menos, pues estas palabras son el fruto de una mente serena y hasta callada; lo digo porque es mi deber como ciudadano de una república democrática alertar a mis compatriotas sobre el peligro de mezclar política y religión.

(*) Allen Pérez es Abogado

 

Más noticias

18 COMENTARIOS

  1. Dios no se mete en política , Dios no inventó los gobiernos , es la ignorancia del pueblo que elige a los malos políticos ya sea corruptos y sectas religiosas que no saben cómo administrar un gobierno. Yo voto por un partido donde no influya la religión , donde se respete los derechos de todos los seres humanos…fuera dictaduras sectarias, no estamos en el tiempo medieval ,y que las familias empiecen a educar a sus hijos por el buen camino sin dogmas que desvian la evolución espiritual del creyente de Dios.
    El homosexual existe desde el tiempo de sumeria y la familia no se ha extinguido, ningún homosexual hace a otro homosexual , si fuera asi los hetrosexuales serían minorías.
    Una mujer tiene cuatro hijos esos hijos van a tener otros hijos , esos nietos otros hijos , la familia nunca se termina y así continúan las generaciones…Ya lo dijo muy bién el ministerio de educación el que no quiere recibir las clases de sexualidad integral , puede enviar una carta ,para no recibir esas clases…así que a votar por el partido menos peor, pero la ignorancia es la que siempre castiga a Costa Rica,por desgracia.

  2. Aunque me etiqueten de ignorante, medieval y otras “linduras”, si en una probable segunda ronda, no quedara JDCF, el cual considero el adecuado para combatir la añeja explosión de corrupción y miles de prioridades que enfrenta Costa Rica y, como veo que Fabricio ganará hacia el segundo tiempo, por mis principios y valores, los cuales no se cambian como un calzón, votaría por el panderetero, quien refleja, fragua y solidifica la tradicional familia costarricense. Así de claro y lo declaro, a los cuatro vientos. Este tema no es prioridad, sino un distractor político que hasta la ONU (DDHH) utiliza para seguir corrompiéndonos. Y pueden, eternamente hablar y hablar.

  3. Cristiano que escribes este artículo quiero decirte q Dios nos puso en este mundo para administrarlo y mientras se haga uso adecuado de lo q El pone en nuestras manos, y se busque q los países tengan políticas q no lo deshonren( hablo de valores y MORAL) nada tiene nada de malo meterse en política, además si los q creen en Dios y de verdad tiene temor de El en sus decisiones no participan, entonces el poder quedaría en manos de los q son todo lo contrario, y eso es peligroso, son los cristianos en la asamblea los q se han opuesto a proyectos inmorales

  4. Amigo buen manejo de las palabras pero que mal diseccionado estás, y eso que eres cristiano.
    Vamos a ver.
    Si usted cree que Dios no entra en la política analicemoslo, le parece?
    En Romanos 13 se habla de que toda autoridad es puesta por Dios y si nos revelamos a esa autoridad nos revelemos a Dios.
    Por tanto vemos acá la importancia de saber ser soberanos en nuestra patria, claro quien no tenga en cuenta esta cita no la haya leído pues simplemente va a estar dando quejas del gobierno y remarcando sus errores que sea quien sea los va a cometer.
    Si conversamos en el plano de la igualdad de genero, matrimonio igualitario etc, que son temas que han salido mucho a la luz en esta campaña, ahí también encontramos una cita que nos indica qué piensa Dios al respecto y que nos pide.
    Génesis 19:1-11
    evítico 18:22
    Romanos 1:26-27
    1 Corintios 6:9
    Y mcuhas mas mi hermano.
    Entonces con qué autoridad vamos a decir que Dios no entra en política si ÉL mismo nos marca los márgenes de respeto y orden que debemos de tener.
    Podría refutar mucho mas su buen discurso amigo, pero realmente si entendió estos dos ejemplos no faltarán mas de mi parte y si no comprendió estos pues ni mil mas que le de le harán caer en razón.
    Dios le de un corazón humilde amigo siempre.
    Un abrazo.
    Dios también lo guarde!!!
    Saludos.

    • El problema es que muchos no creemos en un libro escrito por el hombre.
      También hay gente que solo cree en Dios y no en las religiones del hombre .
      Su mesias no fue político ni estuvo metido en gobiernos, al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios .
      Yo tengo toda la autoridad de decir lo que pienso porque no creo en sus dogmas.
      Nadie sabe cómo piensa Dios ,y su mesÍas Jesus algo leí por ahí que el estaba encontra de los políticos los criticaba por usureros y por malos tratos al pueblo.
      ¿Usted no ha investigado todo el sartal de historias que el hombre de las religiones han agregado a la biblia?….muy seguro que no.
      El cristiano solo escucha lo que a los sectarios les conviene decir…saludos y buen día.

      • Saludos amigo.
        No voy a entrar en debate social ni mucho menos teológico con usted porque quien no cree no tiene razón de ser en bases fundamentales ya que razona y vive mas cerca del reino animal mas inferior(asumiendo que nosotros somos los primeros por tanto los superiores) así que su parecer solo lo leo, ni me interesa refutarlo ni mucho menos.
        Solo recuerde hijo de la tierra que nuestro sistema político da el derecho de elección y cada uno y una elige a quien quiere en su gobierno de tal manera que usted como algunos pocos se tendrán que conformar con la democracia y dentro de 4 años intentar una vez mas aplicar sus ideas nefastas.
        Por cierto me llama la atención que usted no me da la razón con el ejemplo del reino animal, esto demuestra que quien no quiere razonar es necio y no tiene como dejar de serlo.
        Saludos.
        Buen día amigo.

  5. Se puede decir, hermano, que la autoridad para decir que Dios no tiene color político proviene de la propia Biblia. Dios nos creó como seres sociales y toda autoridad política es un resultado propio de la creación, verbigracia, del devenir natural de vivir en sociedad. En ese sentido Dios permite que exista toda clase de poder y este hecho debe tenerse como referencia contextual de una buena lectura biblica de Romanos 13 que usted interpreta erradamente. Dios es muy respetuoso con su creación y nuestro proceso de liberación del pecado es obra de la gracia (siempre gratuita) y de nuestro esfuerzo. Se entiende que Dios no tiene la intención de promover a Fabricio o a cualquier otro; Dios se encarga de promover sus mandamientos y no incentivar agendas personales, menos políticas, que en nada contribuyen a establecer el reino basado en las enseñanzas de su Hijo. Si Restauracion Nacional predica que su organización político electoral es un ministerio de Dios,lamento decirle que ello es una blasfemia, una adulteración de la palabra de Dios. En fin, Dios igual lo bendiga que no es pecado diferir.

  6. Realmente lo que rescato de abrir esta reflexión es que al igual que pasaría con representantes de otras religiones. Independientemente de la fe que nos convoca, es ético utilizar el vehículo de las creencias y evocar a Dios para generar movilización con fines personales? Algunos dirán que es volundad de algo superior,pero no lo seríacon esa lógica el resto de elecciones?
    Porqué un candidato con poder de convocatoria por ser lider espiritual tiene mayor claridad y equipo que otros.
    Siendo sincera me preocupa que bajo el lema de valores y tradiciones(que no desmerito) se olviden los problemas que se requieren intervernir de verdad: deficit, corrupción, educación de calidad, igualdad de oportunidades para hombres y mujeres etc.

  7. Ayer no triunfó la democracia. Ciertamente logramos votar en paz y libertad, además el costarricense fue a las urnas con un alto nivel de civismo, su participación fue alta pero no triunfó la democracia. El partido que sacó más votos, el que triunfó limpiamente en términos de sufragio, no es un partido demócrata y no posee una ideología democrática; se habla de un partido que exprofeso discrimina, que exprofeso levanta una “verdad absoluta”de exclusión y odio. Vivimos un momento histórico en que se vislumbra el parteaguas político de nuestro tiempo: entre demócratas y antidemócratas. El demócrata cree en los derechos humanos, en el deber de gobernar para todos y todas, cree en el principio de igualdad ante la ley y cree en la educación científica. El antidemócrata podrá creer correcto medirse en un torneo electoral, pero los fines de su ideología totalitaria lo animan a no sonrojarse al proclamar que hay ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda.

  8. Muy esclarecedor su artìculo. Gracias. Jesùs le respondiò a Pilatos sin dudar: «Mi reino no es de este mundo». La separaciòn entre Iglesia y Estado costò muchas guerras y mucho dolor a la humanidad. Ahora Costa Rica retrocede en el tiempo, desprecia a su ordenamiento jurìdico y parece apoyar un deber ser cuya validez deriva de creencias, inspiraciones «divinas», «revelaciones», discursos «en lenguas» (tan incomprensibles como atemorizantes) y amenazas «…nunca más se metan con la familia costarricense.» Los griegos dieron el gran salto del mito al logros hace màs de veinticinco siglos y alumbraron la democracia como forma de gobierno. ¿Estaremos a punto de revertir ese salto? Por cierto y para dejarlo claro, el fallo de la CIDH es de cumplimiento obligatorio, por nuestra ratificaciòn del Pacto de San Josè y porque asì lo indicò la Sala Cuarta desde hace muchos años, cuando señalò que las resoluciones sobre derechos humanos tienen rango constitucional.

  9. que preocupante ignorancia e inmadurez espiritual en las Sagradas Escrituras y prevarico atrevimiento manifiesto contrario a la verdad presente del cristiano que escribe esta carta fuera de contexto que deja mucho que pensar en sus errada oposicion a la verdad y el verdadero rol de la Iglesia del Nuevo Pacto , desconociendo totalmente el mega propósito de Dios a través del Señor Jesucristo quien nos hizo ministros competentes de un Nuevo Pacto en calidad de reyes y sacerdotes para sojuzgar señorear y gobernar las naciones de la tierra, para que en autoridad como gobernantes establecer la Cultura del Reino de Dios y Su justicia en toda nación y pueblo, pues la tierra clama y anhela ardientemente la manifestación de los hijos de Dios para liberarla de la corrupción. Y no una iglesia religiosa levítica inoperante anulada por el Señor por inservible e ineficaz. Dios le abra el entendimiento y la inteligencia espiritual. Amen Génesis 1:27,28; Deuteronomio 17:_14-20;Romanos 5:17;8:19-22; 1 Cor 2:14; 2 Cor 6:6; Hebreos 5:13,14;7:11-28;8:13; 9:15-28;Apoc 1:5,6 Amen

  10. Claro el Reino del Señor Jesús no es de este mundo pero sí para establecerlo como su modelo perfecto en este mundo la tierra y las naciones a través de la manifestación de Sus hijos. En griego mundo traduce aion o sistema; pues el Reino de Dios no pertenece al sistema perverso que el hombre en sincretismo corrompió y por eso a través del Señor Jesús bajo su Reino a la tierra para establecer Su perfecta cultura en las naciones y le entrego esa tarea por mandato a Su poderosa Iglesia en el gobierno de la tierra y no al impío ni in converso ni a los hijos de las tinieblas, como en error religioso y en prevaricato de desobediencia lo ha permitido el mediocre sistema religioso de la iglesia. El Señor dijo el Reino ya esta entre vosotros ,lucas 17:20,21. Efesios 3:10 ; Romanos 8: 19-22. Dios nos abra los ojos espirituales . Amen

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias