viernes 9, diciembre 2022
spot_img

Los partidos de corte religioso son una incoherencia con la democracia

Columna Poliédrica

La democracia moderna se asienta, entre otras cosas, en la distinción entre el poder político y el poder ideológico de la religión. Ello ha sido así, debido al papel que desempeñó este último en la historia de occidente, principalmente, a partir del siglo V en que la Iglesia Católica Apostólica y Romana comenzó a desarrollar su poder hegemónico.

Durante un proceso que duró diez siglos, el poder ideológico se fue fusionando con el poder político. Las instituciones políticas y jurídicas que fueron surgiendo de ese proceso, permitieron al estamento religioso imponer sus criterios y ello llevó a un estancamiento en relación con el conocimiento y progreso que había tenido el mundo antiguo.

Los historiadores han denominado a este período de la historia como una época de oscurantismo. El dogma religioso se apoderó de todos los espacios de la sociedad y aquellas personas que no pensaban de acuerdo con las ideas prevalecientes, fueron reprimidas y sometidas a las penas más diversas.

Hubo que esperar hasta el siglo XV para que el mundo occidental saliera del oscurantismo. La razón comenzó a resurgir y las sociedades retomaron el conocimiento que se había desarrollado en la antigüedad, la separación del poder político y el poder ideológico religioso se fue haciendo una necesidad ante los excesos que la Iglesia Católica Apostólica y Romana había tenido. La reforma protestante se hacía una realidad en el ámbito religioso.

No obstante, hubo que esperar hasta el siglo XVII para que el liberalismo político lograra la separación entre el poder político y el poder político religioso. Esta división se materializó por medio de una serie de reformas políticas y jurídicas, en que los estamentos religiosos fueron limitados al espacio espiritual y ello supuso sacar a los diferentes grupos religiosos de la actividad política.

La democracia moderna se asienta en esta separación entre poder político y poder ideológico religioso. Por supuesto que la línea divisoria siempre es muy difusa y lo religioso no ha dejado de gravitar en la política, sin embargo, los países que aprendieron de la historia establecieron no solo la separación Estado e Iglesia sino también la prohibición de los partidos políticos religiosos.

Es una incoherencia absoluta que en un Estado que se dice democrático, se acepte la presencia de partidos de corte religioso que aspiren a obtener el poder político. Las personas que aspiran a una candidatura pueden creer en la deidad que estimen pertinente, lo que no es posible es que haya partidos políticos con una plataforma ideológica religiosa; en este sentido, tampoco debería ser posible lo contrario, un partido corte religioso musulmán que entre sus objetivos estuviera: transformar el régimen político costarricense en una teocracia.

Así las cosas, el que haya partidos religiosos en Costa Rica responde a una interpretación errada del Tribunal Supremo de Elecciones y la jurisdicción Constitucional. En efecto, han sido estos dos órganos del Estado quienes han interpretado que únicamente la Iglesia Católica Apostólica Romana está impedida de participar en la política, cuando la interpretación teórica e histórica correcta implicaría una limitación absoluta para cualquier grupo religioso.

Los culpables que en Costa Rica estemos a las puertas de una época de pocas luces son las instancias que han permitido la presencia de partidos religiosos en la política costarricense. Ojalá que el Tribunal Supremo de Elección y la jurisdicción constitucional rectifiquen y le permitan a la democracia costarricense desarrollarse con coherencia y sin preocuparse de los fantasmas del pasado.

(*) Andi Mirom es Filósofo

columnapoliedrica.blogspot.com

Más noticias

14 COMENTARIOS

  1. Excelente! Ayer no triunfó la democracia. Ciertamente logramos votar en paz y libertad, además el costarricense fue a las urnas con un alto nivel de civismo, su participación fue alta pero no triunfó la democracia. El partido que sacó más votos, el que triunfó limpiamente en términos de sufragio, no es un partido demócrata y no posee una ideología democrática; se habla de un partido que exprofeso discrimina, que exprofeso levanta una “verdad absoluta”de exclusión y odio.

  2. Definitivamente la labor de Antonio Sobrado en el tribunal de elecciones será recordada por lo nefasta, por hacer que surgiera la duda hasta de un fraude electoral.
    El otrora sacrosanto tribunal del que ni en el sueño más loco nadie se atreviera a cuestionar cayó muy bajo. Y este problema de los partidos religiosos es otra de las joyas que nos ha regalado la gestión de Sobrado. Para recordar la detestable y arbitraria posición de este señor en el referendum del 2007.
    Sobrado le ha hecho mucho daño a la democracia costarricence.

  3. Saludos.
    Por dicha la libertad de expresión nadie nos la quita, así que unos dicen una cosa y otros otra, cosa válida.
    Ahora bien resulta que para la mayoría de costarricenses y de acuerdo a los resultados de ayer está claro que no comparten muchas ideas liberales (por no decir asquerosas) que no son participantes de aberraciones y algunas cosas mas, por lo consiguiente este artículo insulta la capacidad electora de la mayoría democrática y los intenta hacer ver como retrógrados entre otras conclusiones que se pueden sacar, de manera que le lanzo una pregunta.
    Somos democráticos o no?
    Otra pregunta mas.
    Usted aceptará la decisión de la mayoría de costarricenses o hará tortuguismo por 4 años hacia Zapote?
    Una última.
    Si usted ala mayoría de costarricenses les llama (incoherencia absoluta que en un Estado que se dice democrático) entonces la mayoría le podemos llamar a usted, asqueroso partidario de aberraciones antinaturales?
    Lo podemos.
    Saludos.

  4. De que se asustan? desde hace 13,000 años estos pendejos bienen gobernando la ideología del poder d; cambiando de nombres, ritos personajes h h h g gel planeta, cual es el susto los socialcristianos son diferentes, la bronca de la Iglesia Católica y las Evangélicas, reventara en la Asamblea y aceptemos esta realidad el partido político, mas estructurado, organizado, disciplinado, adoctrinados con cobertura nacional en todos los barrios son los Evangélicos y tienen una enorme capacidad de mobilizacion. Que Dios los coja confesados y no por Fabricio, su sustrato fanatizado.

  5. El triunfo de don Fabricio en estas elecciones 2018 es el claro y contundente reflejo de la mayoría costarricense:homófoga, racista o xenófoga, sumado al irrespeto por los derechos humanos y muy dependiente de alguna creencia religiosa… conservadora y radical.Cuál es el problema? que la minoría que no comparte su fundamentalismo, quizás y sólo quizas, vayamos a ser afectados tanto como dicha mayoría, por su mandato con orientación dogmática religiosa. Esperemos que la segunda ronda traiga justicia para esa minoría, aumentada por el deber cívico de votar por uno de los dos.

  6. las religiones contribuyen a mantener el espíritu sumiso de la gente, por eso no solo se las tolera, la educación religiosa se fomenta.

  7. ¿incoherencia con la democracia?. Soy de los que piensa que las religiones son el opio de los pueblos. Porque se catapulcó la imagen de «Fabricio», es sencillamente una reacción, porque un pequeño grupo trata de imponer sus ideas a la inmensa mayoría de costarricenses; el rechazo queda en evidencia en el resultado de esas votaciones, y si también a esto le sumamos los graves problemas de corrupción de los partidos tradicionales, entonces el resultado es bastante lógico. Desde mi punto de vista sí se ejerció «la democracia» democracia = poder del pueblo por el pueblo. Ahora que la corrupción impera en todas las esferas, eso es un hecho; de las dos últimas alternativas, no me queda más que inclinarme por el «PAC».

  8. REPITO ESTE ARTÍCULO A CLAUDIA, ORLANDO Y ANDI, POR SU COINCIDENCIA TEMÁTICA.
    QUE CADA UNO HAGA CON SU VAGINA, ANO Y LENGUA LO QUE LE VENGA EN GANA, PERO NO DE NUESTROS INFANTES.
    Estimada Claudia, mucho bla, bla, para “persuadir” al votante costarricense. Esta votación fue una –afortunada o no- encubierta consulta popular, promovida por los pasados de vivos órganos internacionales, los cuales a la fecha han tapado al bipartidismo en sus corruptelas en Costa Rica y hoy, por los descubrimientos a los cuatro vientos, los entes investigativos, ya no pueden seguir en esa calculada larga complicidad. Prueba de ello, es observar esos dos partidos tradicionales, los cuales siguen legitimando su poder, con 500 mil votos en conjunto a su haber, se asignan 26 sólidos diputados, mientras Fabricio, el PAC y Juan Diego con millón doscientos casi igual suma. Por ello, se necesitan más actores, y en eso están, tratando en meter al juego ciertos conocidos incondicionales y garantizar la usual mayoría. En cuanto a sus posiciones contra nuestra particular idiosincrasia y preferencias, respeto sus tendencias y modo de vivir, pero como costarricense no estaría de acuerdo que nos impongan, como el PAC ha actuado, ante esa mal llamada diversidad, para reestructurar la mentalidad de nuestras gentes. Es nuestro patio, soberanía e independencia y en mi caso, jamás permitiría esa clase de imposiciones a mi familia y por ello, lo digo franca y abiertamente, votaría por Fabricio, el cual le lloverá parejo por aquellas añejas corruptelas, no por este especial asunto, que ha servido como una cortina de humo para sepultar la podredumbre. Saludos.

  9. Esas sectas religiosas a las que pertenece este señor es lo más corrupto que puede existir, cobrando diezmo para disfrute del pastor, ese circo de «hablar en lenguas» para incentivar la histeria colectiva, el montaje de el manaso en la frente para votar a la gente al suelo, ese cuento de «votar por la familia», cosa que nadie estaba atacando, pero este payaso hizo ver a la gente de corta inteligencia como que iban a obligar a los niños a volverse homosexuales, y un montón de sandeces más. Esos pastores lo que menos son es honestos.

  10. ¿cuáles camaradas del FA? una especie de ornitorrinco que ni era partido, ni tampoco un frente, algunos siguen hablando de cosas que jamás existieron.

  11. La confusión de política y religión es nefasta, pero el Tribunal de elecciones lo permite aunque es ilegal, y solo para los evangélicos porque es prohibido a los católicos, sin embargo muchos borregos católicos llevados por su fanatismo e hipocrecía han votado por quien ha mancillado a la misma virgen de los Ángeles, con qué cara estos católicos de pacotilla se arrodillarán ahora en la iglesia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias