viernes 3, diciembre 2021
spot_img

¿No queda otra?

…comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, sólo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona no está preparada… se llama respeto” Charles Chaplin

De acuerdo con  las más recientes encuestas es mucha la gente que se manifiesta contra lo que considera una grave ofensa a sus creencias y tradiciones. Es tal es ese sentimiento que partiendo de nada, los apoyos al candidato que representa  la  intolerancia de un  fundamentalismo religioso que amenaza ser gobierno aumentó como espuma  en apenas unas semanas debido a que  le sirvieron  en bandeja de plata las motivaciones para ese inusitado crecimiento electoral.  Todo por no preverse las consecuencias que podrían acarrear en este proceso, el no considerar y hasta menoscabar esas creencias, tradiciones  y sentimientos de una gran mayoría del pueblo costarricense. Las que, al menos, hay que respetar.

Nos queda  la impresión que esta temida realidad no se  está entendiendo  ¿o no se quiere entender?   y se carga la culpa de un posible resultado no deseado a un pueblo “conservador”, «inculto”, “ignorante”,  “pendejo” y demás ofensivos epítetos que, con suprema arrogancia,  utilizan los responsables de este probable descalabro; repetidos por incautos que con sus intervenciones monotemáticas,  utilizadas casi  como principal estandarte en esta contienda, defienden  a ultranza   los  reclamos de una minoría,  a contrapelo de lo que es costumbre en esa práctica democrática de los costarricenses, que es  pausa, mesura, común aceptación y no imposición.  Lo que  caracteriza a toda una sociedad, y se ha convertido con el tiempo  en un  atributo individual y colectivo de todo un pueblo.  ¿Se  ha caído en una trampa deliberadamente montada?

La historia nos dirá a quiénes habrá que cobrarles  lo que muy probablemente vendrá si Costa Rica pasa de ser un país pacífico y tolerante a algo diferente y pernicioso que pisotee aún más sus grandes logros políticos y sociales, y en materia de derechos humanos sobre los cuales aún hay mucho por hacer pero estableciendo las justas prioridades que el conjunto reclama y la sociedad requiere.

(*) José Luis Callaci

Más noticias

4 COMENTARIOS

  1. “El hombre es el único animal que se tropieza dos veces con la misma piedra” reza el refrán, ¿que catapultó a Fabricio en estas elecciones? el rechazo de la mayoría costarricense al matrimonio gay, y eso no es de hipócritas, ni conservadoras; es una opinión propia de muchos costarricenses que debe ser respetada. Si seguimos con la misma retórica, estaremos inclinando la balanza a favor de Fabricio; lo inteligente acá, es abordar los temas de verdadera relevancia para el pueblo costarricense.

  2. Así es Franklin. Es de esperar que en el tiempo que queda algunos recapaciten sobre estas posturas que solo benefician a este temido fundamentalismo religioso.

  3. Ni Fabricio podrá detener el matrimonio gay ni Carlos podrá imponerlo: así de sencillo; aquí lo que está en juego es Derecha(Fabricio) contra izquierda(Carlos), nada más, lo demás es retórica propagandista.

  4. Estoy de acuerdo con la observación que hace Rogelio. Lo concreto es lo que él señala y tipifica. Pero, estará de acuerdo en que esa “retórica propagandística” es lo que suma o resta en las actuales reglas del juego electoral en nuestro país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias