jueves 1, diciembre 2022
spot_img

Abril primaveral: victoria de una derrota

Han quedado derrotados la inteligencia, la democracia, la voluntad del pueblo, el bien de la nación, los dos candidatos a la Presidencia y ha ganado un papel.  El papel inanimado en el que está escrita una disposición que perjudica al país, que nos hace daño y que en este momento es particularmente mala como arma de doble filo que también es.

Estamos de acuerdo todos los perjudicados:  ciudadanos, autoridades, creyentes, no creyentes, el TSE, los partidos políticos, los vacacionistas, los partidarios de uno y otro, en que ahora, cuando uno de los dos candidatos puede ganar por un voto, es importante que todos los votantes voten.  Estamos de acuerdo en que es un problema que la votación sea el Domingo de Resurrección, de gran significación para la población cristiana y día del regreso de un mar de vacacionistas.

Estamos de acuerdo en que significa un cambio de planes para muchos que no los cambiarán porque ya habrán pagado los paquetes turísticos; porque no tendrán tiempo de llegar hasta el punto de votación;  porque se pegarán en las presas; porque la familia tiene urgencia de hacer algo en la casa primero o por miles de otras razones.  Encima, también han estado diciéndonos politólogos y el mismo TSE que se prevé un elevado grado de abstencionismo e indiferencia con lo cual colaboran a ello:  si afirman que  el abstencionismo de segunda ronda es tradicional y que ahora aumentará por la fecha religiosa, esto es decir a indiferentes e indecisos que no se preocupen;  que es normal y está en los cálculos.  Incrédulo ante la derrota de la voluntad de la nación por un papel inerte sólo por un pinche cambio de día (que se hace todo el tiempo con días conmemorativos, partidos de campeonato, actividades públicas, etc.) pero  estando en juego en este caso los destinos del país yo me pregunto ¿será que es todo un montaje?

Estamos, de acuerdo en que esto es como mínimo una complicación nacional, además  nada grata para otra tradición nacional:  la de los procesionistas. Entonces, todos de acuerdo, siendo nosotros el pueblo, encontrándonos vivos y pensantes ahora ante este inconveniente administrativo no hay problema:  cambiamos el día por nuestra voluntad colectiva y listo;  y seguros de que no afecta en nada la integridad constitucional de la república.

¡Pero no!

Desgraciadamente para la razón y el intelecto, para las fuerzas vivas, para la salud de la nación, gana el culto al papel y a la letra muerta en él.  Gana un parrafito que se le ocurrió a unos ciudadanos de otra era y para otras circunstancias que ni siquiera previeron este caso.  ¿No vemos que fueron otros ticos aquí mismo, en su situación y para sus necesidades quienes lo ordenaron así pero que eso no significa que a nosotros nos convenga y que funcione aquí y ahora? ¿Que se trata de una disposición de forma y no de un designio de los cielos y que deberíamos ser los dueños de nuestra sociedad y de nuestra voluntad y más si todos queremos  y necesitamos lo mismo en un momento determinado?

Si la Constitución y la ley nos impide esto y nos impone normas dañinas o nos interpone obstáculos insalvables, plazos caprichosos sin una justificación sustancial para lograr los acomodos que realmente convienen al momento y a todos por igual, algo está muy mal en nuestro país que no favorece en nada la salud de la sociedad.  En una democracia debería prevalecer la voluntad colectiva de los entes pensantes en cada momento, no unos papeles consagrados como la voluntad de los predecesores en todo momento y para toda la eternidad.  Cada día el país es otro distinto y cuando han pasado muchos días, décadas y años ya es tan distinto que ni los de antes podrían reconocerlo ni los de ahora reconocer el de antes. Los papeles no evolucionan;  vegetan.  Los que encierran verdades universales retienen su valor y siguen ayudando a la sociedad y los que se quedan cortos la encadenan en consonancia con sistemas jurídicos matizados por un oscurantismo medieval (al tiempo que otros planifican el orden mundial ¡desde la Estación Espacial Internacional!).

Quiero pensar que los robots que vendrán a reemplazar a más humanos vendrán a aliviarnos de muchas falencias humanas y que la inteligencia artificial sobrepasará la humana en donde se encuentre estancada y esclerotizada;  en donde esté infligiéndose una especie de suicidio administrativo.

(*) Orlando García Valverde es Traductor

Más noticias

3 COMENTARIOS

  1. No lo había pensado, pero como Ud. lo pone, parece que de verdad es un montaje. ¿Un poco de tinta seca impresa sobre un pedazo de papel viejo y arrugado tiene poder sobre lo mejor para la nación?

  2. Fue el gobierno PAC que pidio la consulta a la Corte a espaldas del pueblo,precisamente con la idea y proposito de levenatar a su candidato.Y Lo logro !! Lo que no previeron fue quien iba a ser el otro candidato favorecido.
    Ahora quieren cambiar la fecha por que no les conviene.
    No quiseran tal ves unoz votos de ventaja ?

  3. Lo felicito por el articulo! No podemos comprender como la letra muerta esta por encima de lo conveniente para el pais, para la democracia y para la salud mental y politica.
    Todo fue inutil: las firmas que se recogieron, las peticiones que se hicieron, la respuesta fue: la fecha es inamovible. Asi es Costa Rica: todo es imposible de planificar, de cambiar, a pesar de la voluntad del Soberano. Nos falto fuerza y decision.
    Y el TSE, a cargo del Sr Antonio Sobrado no puede preveer, consultar, mejorar en pro de la alicaida democracia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias