sábado 3, diciembre 2022
spot_img

Brasil derrotó por la mínima a Alemania en Berlín

Madrid, 27 mar (EFE-Elpaís.cr) – La selección de Brasil tuvo su pequeña «revancha» ante Alemania tras vencerla 0-1 en Berlín en su reencuentro casi cuatro años después del 1-7 de la pasada Copa del Mundo en uno de los amistosos jugados en la última doble fecha FIFA antes de la gran cita en Rusia.

En el estadio Olímpico de Berlín, Brasil y Alemania volvieron a verse las caras cuatro años después del famoso «Mineirazo» en Belo Horizonte de 2014. Aquel 1-7 con el que los germanos humillaron en semifinales del pasado Mundial a su rival, exigía venganza o, como mínimo, dignidad. Y, Brasil, cumplió.

Después de asustar frente a Rusia (0-3), el equipo de Tite se mostró como un grupo sólido, consistente y que puede funcionar sin Neymar. En esta ocasión, Tite adelantó a Coutinho, sentó a Douglas Costa, y aseguró el centro del campo con Fernandinho. Y, con un sistema más conservador, ganó 0-1 con un tanto de Gabriel Jesús en la primera parte tras un centro de Willian desde la banda derecha.

Alemania, apenas dispuso de acercamientos, bajó el nivel respecto a la buena segunda parte que firmó contra España y pudo recibir más goles de Brasil. Fue a menos en su segundo partido amistoso y después de 22 consecutivos sin perder, desde las semifinales de la Eurocopa ante Francia (0-2), volvió a sufrir una derrota.

Precisamente, Francia, se recuperó de la derrota de Colombia (2-3) y guiada por una exhibición de Kylian Mbappé, superó 1-3 a Rusia, que ha cedido con facilidad sus dos encuentros de preparación para el Mundial.

El jugador del París Saint-Germain, con un doblete, se erigió como el máximo protagonista del combinado de Didier Deschamps en un choque en el que también brilló Paul Pogba, que hizo el segundo tanto francés con un golazo de tiro libre.

Además, asistió a Mbappé en uno de sus goles y Deschamps, que sentó en el banquillo a Antoine Griezmann y a Raphael Varane, volvió a sonreír con el primer doblete de Mbappé con Francia y con una mejoría en su juego con el que su equipo recuperó sensaciones.

Inglaterra, en Wembley, dominó a Italia, que recuperó algo de dignidad después de perder contra Argentina. No jugó bien, apenas tuvo ocasiones, pero arrancó un 1-1 valioso gracia a la ayuda del VAR, que pitó un penal transformado por Lorenzo Insigne en el minuto 87.

Antes, Jaimie Vardy marcó un golazo en la primera parte con un derechazo inapelable que entró por el ángulo izquierda de la portería defendida por Gianluigi Donnarumma. Inglaterra, excepto en el primer cuarto de hora, pasó por encima de Italia, que al final pudo empatar casi por inercia.

Mejor le fueron las cosas a Bélgica, que goleó 4-0 a Arabia Saudí con facilidad con un doblete de Romelu Lukaku y dos tantos de Michy Batshuayi y Kevin De Bruyne. El conjunto de Roberto Martínez fue muy superior a su rival y no tuvo problemas para sacar adelante una victoria que parecía escrita en el guión.

En el estadio Swissporarena de Lucerna, Panamá recibió un serio correctivo de Suiza, que ganó 6-0 y cogió más moral para el Mundial después de vencer también a Grecia 0-1. Pleno de victorias para los helvéticos, que pasaron por encima de su rival con reparto de goles: marcaron Dzemaili, Xhaka, Embolo, Zuber, Drmic y Frei. Panamá, que cayó de forma honrosa con Dinamarca (1-0), finalizó su gira europea con mal sabor de boca.

Japón volvió a tropezar y, en esta ocasión, fue Ucrania la selección que pudo con el combinado nipón. Ganó 1-2 días después del empate (1-1) que cosechó el combinado asiático ante Malí y el equipo dirigido por el bosnio Vahid Halilhodzic demostró no estar muy en forma a poco más de dos meses del inicio del Mundial.

Con el jugador del Getafe Gaku Shibasaki sobre el terreno de juego, Japón comenzó perdiendo con un gol en propia meta de Naomichi Ueda en el primer tiempo y, aunque empató al filo del descanso por medio de Tomoaki Makino tras un pase de Shibasaki. Sin embargo, Oleksandr Karavayev, que aprovechó una asistencia del ex sevillista Yevhen Konoplyanka, hizo el 1-2 definitivo a un equipo que no levanta cabeza.

Irán, rival de España en Rusia, recuperó el pulso tras su derrota frente a Túnez y consiguió superar a Argelia con varios cambios respecto al anterior partido. Las variaciones del técnico portugués Carlos Queiroz funcionaron y los goles de Sardar Azmoun y Mehdi Taremi, ambos en una primera parte bastante buena de Irán, dieron la victoria a uno de los rivales del combinado de Julen Lopetegui.

El otro contrincante de la selección española, Marruecos, se enfrentó a Uzbekistán y el técnico francés Hervé Renard hizo una auténtica revolución en el once: sólo repitieron respecto a la victoria ante Serbia (1-2) el arquero Munir y el central Romain Saiss. Con nueve caras nuevas y con otro sistema, un 4-4-2 en vez de un 4-3-2-1, ganó con facilidad a su rival. Ayoub El Kaabi y Manuel da Costa, en la primera parte, dieron la victoria a los africanos.

Del resto de encuentros, destacaron tres empates sin goles: el Bosnia-Senegal, el Australia-Colombia y el Dinamarca-Chile; también el Rumanía-Suecia, que se decantó para los primeros con un tanto de Dorin Rotariu; y la derrota de Egipto 1-0 contra Grecia, con Mohamed Salah en el banquillo, la segunda seguida tras caer 2-1 contra Portugal.

Además, un doblete de Alexsandar Mitrovic dio la victoria a Serbia ante Nigeria (0-2) y Polonia sufrió para derrotar 3-2 a Corea del Sur: ganaba 2-0 con tantos de Robert Lewandowski y Kamil Grosicki. Entre el minuto 85 y el 87, Lee Chang-Min y Weang Hee-Chan empataron el choque, pero Piotr Zielinski, en el descuento, dio la victoria al cuadro centroeuropeo. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias