viernes 21, enero 2022
spot_img

Sistema sanitario de Mosul, en ruinas un año después de liberación, según MSF

El Cairo, 9 jul (EFE).- Un año después de la expulsión del grupo terrorista Estado Islámico (EI) de la ciudad iraquí de Mosul, el sistema sanitario sigue en ruinas y sólo funciona al 70 % de su capacidad, informó hoy Médicos Sin Fronteras (MSF).

Coincidiendo con el primer aniversario del final de la batalla en Mosul, la ONG recordó que durante los combates resultaron dañados nueve de los trece hospitales de la ciudad, lo cual redujo en un 70 por ciento las plazas disponibles, que a día de hoy sólo son 1.000 para una población de 1,8 millones de habitantes, debido a que la reconstrucción de los centros sanitarios está siendo muy lenta.

El jefe de la misión de MSF en Irak, Heman Nagarathnam, destacó en la nota que la población de la localidad crece cada día que pasa porque los desplazados el año pasado están regresando a sus hogares, pero «el sistema de salud público no se está recuperando, por lo que hay una gran diferencia entre los servicios disponibles y las necesidades de la población en aumento».

«Se necesitan urgentemente servicios de emergencia, instalaciones de cirugía, oncología y quemaduras, así como equipamiento médico, y suministros estables y accesibles de medicinas», afirmó Nagarathnam.

Indicó que Mosul carece de asistencia psicológica para las víctimas de la violencia, así como fisioterapia y otros tratamientos para los heridos y afectados por los combates entre el EI y las fuerzas iraquíes, que se prolongaron durante meses en la ciudad, entre finales de 2016 y julio de 2017.

MSF también señaló que en Mosul siguen existiendo riesgos para los civiles, como la presencia de artefactos explosivos y bombas, edificios en ruinas y poco seguros y la falta de saneamiento o electricidad.

En el hospital de la organización en el oeste de la urbe han pasado de recibir pacientes con lesiones de guerra a personas heridas por minas y, más recientemente, la mayoría de los pacientes presenta fracturas por la caída de escombros o desde edificios y otras estructuras dañadas durante la ofensiva.

La ONG subrayó que, conforme a los estándares internacionales, debería haber diez plazas de hospital por cada 10.000 habitantes, pero en Mosul sólo hay cinco.

Según datos de la ONU, Irak tardará más de una década en eliminar los artefactos explosivos no detonados, sobre todo en la parte occidental de Mosul, que fue la más afectada por la violencia. EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias