sábado 4, diciembre 2021
spot_img

Costa Rica aprueba en primera votación una reforma fiscal en medio de huelga

San José, 5 oct (ElPaís.cr/EFE).- El Congreso de Costa Rica aprobó hoy en la primera de dos votaciones necesarias una polémica reforma fiscal, que según el Gobierno es progresiva y pretende evitar una crisis, en una coyuntura de 26 días de huelga sindical en rechazo a la iniciativa.

Tras una semana de intenso trámite en el Congreso, que los opositores a la reforma califican como «atropellado» por su rapidez, el Plenario aprobó la iniciativa con 35 votos a favor y 22 en contra, con todos los diputados presentes.

La reforma es un proyecto prioritario del Gobierno de Carlos Alvarado, quien comenzó su mandato el pasado 8 de mayo, y busca recaudar recursos frescos equivalentes a cerca del 1,2 % del producto interno bruto (PIB).

Según el Gobierno, el proyecto es progresivo y paliará el déficit proyectado en 7,1 % del PIB para 2018, pero también servirá para que el país gane credibilidad ante los mercados y pueda acceder a financiamiento a mejores tasas y plazos.

La reforma contó con el apoyo de la bancada del oficialista Partido Acción Ciudadana (centroizquierda), así como con la del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) y el Partido Liberación Nacional (PLN, socialdemócrata).

Se opusieron al plan el conservador evangélico Partido Restauración Nacional (PRN), el Partido Integración Nacional, el Partido Frente Amplio y el Partido Republicano Socialcristiano, así como una diputada que rompió la línea del PLN y otra del PUSC.

«Este plan fiscal no es progresivo, no es balanceado, no es acorde a los principios sociales y pone en riesgo a los sectores sensibles», declaró en el Plenario Carlos Avendaño, diputado del PRN.

José María Villalta, diputado del izquierdista Frente Amplio, aseguró que la reforma no es conveniente para el país pues contiene amnistías para deudores de impuestos, «estruja al Estado para invertir», grava universidades y «golpea a los trabajadores del sector público».

«Ojalá que el Gobierno entienda y abra el diálogo, que escuche al pueblo», expresó Villalta.

El jefe de la bancada oficialista, Víctor Morales, aseguró por su parte que «una de las grandes mentiras que se han dicho es plantear que la reforma es un proyecto que pone su peso sobre las familias más pobres y los trabajadores».

Los diputados acordaron enviar la reforma fiscal a consultas de diversas instituciones antes de que se lleve a cabo la segunda y definitiva votación.

Los legisladores posiblemente decidan también en los próximos días enviar el texto a la Sala Constitucional, algo a lo que no están obligados por ley, pero si lo hacen, la segunda discusión dependerá de la resolución judicial.

Basta con la petición de 10 diputados para que el proyecto sea entregado a la Sala Constitucional.

Durante esta jornada en el Congreso, decenas de personas en huelga soportaron la constante lluvia que afecta al país y rodearon el edificio para protestar pacíficamente, mientras grupos policiales custodiaban el lugar.

Los sindicatos cumplieron este viernes 26 días de una huelga indefinida en contra de la reforma fiscal, pero con el pasar de los días el movimiento ha ido perdiendo fuerza, como fue evidente con la poca cantidad de personas que se manifestaron frente al Congreso.

«Estamos aquí luchando por el pueblo. No queremos más impuestos que vienen a golpear a los más pobres», dijo a Efe Alberto Muñoz, uno de los manifestantes.

Los sindicatos creen que la reforma afectará más a las clases bajas y medias y que trata con suavidad a los ricos y las empresas, por lo que exigen que el proyecto sea retirado del Congreso y se negocie un nuevo texto basado en propuestas sindicales.

Según el Gobierno, un 80 % de lo recaudado por la reforma tributaria lo pagará el 20 % de hogares con mayores ingresos y las empresas, lo que provocará una reducción de la desigualdad.

La reforma fiscal tiene como punto estrella la conversión del impuesto de ventas del 13 % en uno de valor agregado (IVA) de la misma tasa pero que gravará los servicios y, de manera diferenciada, algunos productos que antes estaban exentos.

También incluye cambios en el impuesto sobre la renta, en la renta de capital, la renta global y medidas para reducir el gasto público, como por ejemplo la disminución de pluses salariales.

El Gobierno asegura que en ingresos tributarios frescos la reforma recaudará cerca del 1,2 % el producto interno bruto (PIB) y, que de esos ingresos nuevos, el 57 % provendrá de impuestos sobre la renta y el 43 % del IVA. EFE

Más noticias

1 COMENTARIO

  1. Tomado del muro de una persona como nosotros (yo pienso parecido):
    ¡No apoyo la huelga! Tengo, como ciudadana, todo el derecho de decirlo sin que nadie me ofenda, porque yo no ofendo cuando expreso lo que pienso como lo estamos haciendo todos los costarricenses de uno u otro pensar.
    Y, estoy al lado de un Presidente a quien respeto. Don Carlos, ni en campaña ni ahora negó la gravedad del problema fiscal. Y, siempre ha expresado su deseo de ayudar a que Costa Rica pase por este dificilísimo momento.
    Entró a Zapote prácticamente solo, sin verdaderos aliados. Un romántico, creo yo, que trató de crear un gobierno de unidad para el cual Costa Rica no estaba preparada después de los eventos de la campaña. Sin embargo, don Carlos sabía a lo que se estaba enfrentando: muchísimos costarricenses no votaron por él, sino para detener a Fabricio Alvarado. Tomó las riendas de este gobierno con 10 diputados en la Asamblea y recibió a una Costa Rica fracturada.
    La gente que no lee, que repite lo que oye, que no se informa, que cree que Costa Rica se arregla con solo creencias religiosas, que no tiene verdadera empatía por los demás, ni verdadero amor por su país, los filibusteros éstos lo responsabilizan solamente a él de esta larga cadena de malas decisiones y de entidades corruptas de más de tres décadas. Esto quiere decir que don Carlos habría empezado a ser responsable de este descalabro cuando era apenas un niño, mientras reinaban los Arias, Figueres, Rodríguez, Calderón, y Chinchilla. ¡Qué ignorancia!
    Deberíamos estarlo ayudando nosotros y no volvernos contra él. Los señores diputados, para posiblemente ganar puntos en las elecciones del 2022, tampoco han sido leales. Eso ya lo esperábamos.
    Respeto a mi Presidente. Se mantiene firme en esta difícil coyuntura. Cree firmemente en lo que propone. No tiene una actitud de veleta. Me gusta y me da esperanza su firmeza. Tal vez no será un gran político por falta de experiencia y su juventud. Pero tiene una mirada decente. No hace aspavientos. No grita en tarimas. No gesticula. Es su estilo y este estilo me da confianza.
    Le dí mi voto a Carlos Alvarado después de seguirlo y estudiarlo, preguntando por aquí y por allá. Creo en su amor por Costa Rica, así como creo en su deseo de ayudar a este país y ayudarnos a todos, no por vanidad, sino por responsabilidad.
    Hoy continúo con Carlos Alvarado. Es mi Presidente. Creo en él. Lo respeto. Y, quiero ayudar en todo lo que pueda, lo cual implica tener que pagar más en este país, que todos, sin darnos cuenta, dejamos caer en la bancarrota.
    Adelante señor Presidente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias