martes 30, noviembre 2021
spot_img

Huelga nacional y educadores

La huelga nacional feneció. Los educadores no quieren admitirlo. Siguen en vacaciones pagadas, en lo que ya llevan casi dos meses. Así terminarán el año lectivo.

Si algo en este país anda mal, es el sistema educativo. El individuo de allí no sale formado tal cual se requiere. El sistema educativo nuestro es el que produjo la transformación del labriego sencillo en el pura vida que hoy revolotea feliz por estos lares.

Los educadores, con el aprovechamiento que están haciendo de las debilidades de nuestros políticos (que sin embargo ya no son tantas como hace poco) y con los espeluznantes defectos, conscientemente buscados, del novedoso y altisonante régimen de Derecho Colectivo del Trabajo, entronizado por la llamada Reforma Procesal Laboral, apoyada por todos los políticos y (en un principio) hasta por los empresarios (que se despabilaron muy tarde), están haciendo fiesta. Produjeron el milagro de transformar una huelga en vacaciones pagadas indefinidas, con el apoyo de todos y de todo, hasta la fecha.

Son tales las vacaciones que hasta se van al extranjero a despejar el stress que les producen estos conflictos colectivos. Lo que de paso supone que no ganan mal. Dicen que Cancún se transformó en la Meca de nuestros educadores. Dicen que hay agencias especializadas en llevar educadores huelguistas a ese precioso destino. Dicen (siempre hay cabrones intrigantes) que el paquete standard incluye no solo el hotel, el pasto y las tours, sino también factura timbrada legalizada por honorarios de consultas médicas de especialistas galletones, de los que aquí todavía no hay. O sea, ñatos corrongos, que los ticos educadores huelguistas turistas vuelven hasta blindados contra cualquier cosa que se le pueda ocurrir al MEP, como sería acusarlos de “abandono”, por no haberse quedado queditos en las casas  (esto, porque ya ni mejengas en las calles hay). En realidad y para ser lo más objetivo posible, ni siquiera está claro cuál es la “conducta” apropiada de un educador huelguista. Consulten a unos tres abogados y recogerán por lo menos una docena de opiniones en todas las direcciones imaginables. En todo caso, se anuncian procesos; dentro de algunos años se sabrá algo.

Sigamos así. Vamos bien. Ya el país se está dando cuenta de lo que es aprobar leyes solo para satisfacer los apetitos de los sindicatos. Ahora de lo que se habla es de reformar la Ley de Reforma Procesal Laboral. Y eso que hace apenas 15 meses que entró en vigencia. Al final todos tenemos lo que merecemos. Arréyele, puej.

(*) Mauro Murillo A. es Abogado

Más noticias

3 COMENTARIOS

  1. Hasta el cansancio se ha hablado y se hablará más. Pero nadie se ha referido a los docentes que sí están trabajando, a media máquina o menos porque la modorra provocada por la huelga hasta en eso afecta, pero sí hay docentes con ganas de trabajar y ganarse el salario dignamente.

  2. Claro, la culpa total la asume los valientes educadores, donde hemos visto el declarado obstinamiento y terquedad de Charly y compinches, los cuales se ha hecho monumental, a tal grado, que de feria nos aplican, dizque con disimulo, un impuesto trasnacional a todas las mayorías, como es, devaluar el colón en grandes proporciones. Pero de seguro «adivinarán» los economistas del INCAE, a quienes benefician, no por unos billetes de los supuestos privilegios sindicales, sino por cientos de miles de millones. No estimados promotores del paquete fiscal, bien esconden un fatal encadenamiento adicional para empobrecer a todo el pueblo, sin incluir por supuesto, a los ricos del dólar. Seamos realistas, este complot, vía OCDE, es montado precisamente para tenernos atrapados por siempre, viviendo de prestado. Vaya sometiendo a un país, supuestamente democrático, camuflando hasta las corruptelas. El diablo nos está pagando, llevándonos a los infiernos. Por ello, los educadores siguen en tan medular y principal lucha.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias