lunes 30, enero 2023
spot_img

Lavrov dice maniobras OTAN en Noruega son una amenaza y lamenta fin pacto INF

Madrid, 6 nov (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, consideró hoy una «amenaza» las maniobras de la OTAN en Noruega, prácticamente en sus «fronteras», y lamentó, al igual que su homólogo español, Josep Borrell, el anuncio del abandono estadounidense del acuerdo de misiles de alcance medio (INF, por su sigla en inglés).

En rueda de prensa en Madrid tras visitar al rey Felipe VI y entrevistarse con el ministro español de Asuntos Exteriores, Lavrov rechazó de nuevo las acusaciones de injerencia en los procesos electorales de los países occidentales.

«Por supuesto estamos preocupados» señaló al ser preguntado por las maniobras de la OTAN Trident Junction 2018 en Noruega y los despliegues militares en «los países Bálticos o las bases en Rumania y Polonia».

Sobre la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de denunciar «los acuerdos balísticos de media y larga distancia» aseguró que es una decisión que Washington «ya ha tomado», pero avisó de que «Rusia siempre responderá».

Borrell por su parte coincidió en que esa salida del acuerdo es un «nuevo y grave error» de la Administración de Donald Trump que afecta a la seguridad global.

El ministro ruso, sin embargo, volvió a ofrecer el diálogo a la Alianza Atlántica y sostuvo el interés de su Gobierno en «desescalar la situación», que consideró «no nos deja tranquilo a nadie».

«Son vanas fantasías», consideró el jefe de la diplomacia de Rusia en relación a las acusaciones de Washington de violaciones de las restricciones balísticas de ese tratado.

Sobre las elecciones legislativas de hoy en Estados Unidos, Lavrov negó la existencia de datos nuevos sobre interferencias e insistió en que «no existe ningún argumento sobre hechos reales».

«Serán los electores americanos los que decidan» hoy en las elecciones de medio mandato de Estados Unidos, aseguró Lavrov, que instó a Washington a superar «las perturbaciones internas que afectan a las relaciones con Rusia».

«Vamos a esperar a que se anuncien los resultados y Washington se tranquilice», ironizó el diplomático.

También invitó a sus colegas británicos «a sentarse y ver la información contrastada», pero lamentó que el Reino Unido ni siquiera les deje «ver y hablar con una ciudadana de la Federación Rusa» so pretexto de que es «un asunto de seguridad nacional del Reino Unido».

El ministro ruso se refería así a Yúlia Skripal, hija del exespía ruso Serguéi Skripal, ambos envenenados en marzo pasado en la ciudad inglesa de Salisbury mediante un agente tóxico de fabricación rusa llamado «Novichok», un ataque del que los dos se recuperaron.

Consideró «altanera» dicha negativa y subrayó que aunque «no hay que hablar por los micrófonos, no queremos que se callen sus preocupaciones sobre hechos reales».

Mencionó como ejemplo de cooperación el acuerdo con España para dialogar sobre la seguridad cibernética.

Lavrov por otra parte advirtió de que las «medidas unilaterales de Estados Unidos contra Irán no son legítimas» y sostuvo que infringen los acuerdos adoptados por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que advirtió «siguen en pie».

Asimismo rechazó «las exigencias y los ultimátum», que subrayó «no son aceptables», al igual que el titular español de Asuntos Exteriores quien dijo que «pertenecen a otra época», aquella en la que se plantean las decisiones «conmigo o contra mi».

Ambos ministros consideraron igualmente necesario el diálogo para recuperar las relaciones entre Moscú y la Unión Europea, aunque Lavrov lamentó el silencio comunitario sobre las discriminatorias leyes contra los rusos parlantes en Ucrania, a criticó que en Moscú «No sabemos que piensa la Unión Europea». EFE

Más noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias